Parto de Xisca: ¡Daniella ya está aquí!

lunes, 14 de abril de 2014

Cuando quieres a alguien lo demás pasa a un segundo plano. Hay situaciones complicadas en la vida que sólo estando al lado de quien quieres, puedes superar. El embarazo de Xisca fue un soplo de aire fresco en sus vidas. Fue un regalo, un respiro para pensar que todo merece la pena y que las cosas buenas, también ocurren.

Deseaban con todas sus fuerzas que llegase noviembre para poder abrazarla. Todo había pasado muy rápido y se sentían felices, preparados y deseosos de conocer a Daniella.

Los días pasaban lentos. Poco a poco había dedicado su tiempo a tener todo listo y colocado para cuando llegase su momento.

Xisca ansiaba sólo una cosa antes de que su pequeña decidiese salir, la llegada de sus padres. El Mediterráneo se interponía entre ellos. Aunque les sentía cerca, su corazón anhelaba tocarles, verles, poder aferrarse a sus manos para ser valiente y estar fuerte para su día.

Hacía frío. Mallorca se prestaba otoñal y revuelta. Todo ocurrió de madrugada. Xisca se sentía extraña, diferente y pronto descubrió el motivo de su rareza, acababa de romper aguas, su momento había llegado. Era el día en el que por fin podrían llamarla mamá y eso le hacía estar feliz y asustada al mismo tiempo.

Ilusionados llegaron al hospital. Pasaban las horas y el dolor cada vez era más intenso. Quería verla, su afán era llegar hasta su princesa, por eso cerró los ojos e imaginó ese instante. Estaba tranquila pero dolorida. El tiempo corría y aún no la veían preparada, les tocaba esperar.

Cuando menos lo esperaba, una enfermera le avisó, tenían que llevarle a paritorios, ya estaba lista.
Por su mente pasaban miles de cosas, de imágenes, de recuerdos, de sentimientos guardados que afloraban por segundos como si quisiesen apoderarse de su cuerpo. Pedía al cielo que todo saliese bien, que su final fuese feliz.

La matrona fue sincera, Daniella quería mirar a su mamá, como Xisca dice, y venía boca arriba. Tenían que ayudarle a encontrar el camino hacia su madre. Todos los médicos colaboraron, dieron lo mejor de sí. Pero si hubo un protagonista en esta increíble historia, fue Toni. Él puso su alma, su fuerza, su rabia, su tesón apoyando a su mujer en todo momento. Nunca la dejó sola y quería protegerla de todo sufrimiento. Todo pasó de una manera imprevista, diferente, delicada. Daniella no salía, quería seguir sintiendo de cerca a su mamá y se negó a salir. Los médicos estaban preocupados y Xisca se dio cuenta. Empujaba, y nada. Volvía a empujar, no salía. Finalmente y ayudada por una ventosa Daniella encontró su camino, su destino, a sus papás.

Xisca lloraba agotada. Su cuerpo se encontraba inerte en ese frío espacio, pero las lágrimas de felicidad caían por sus mejillas. Toni la miraba ensimismado y orgulloso de ella, lo había conseguido pese al inmenso dolor.

De repente, algo no iba bien. En ese momento, Xisca pensó en Bruno. ¿Quién es Bruno? Es el ángel de Daniella. Es quien le protege, quien le cuida. Es quien vela por sus sueños y los de su mamá, es quien desde lo más infinito empujó a la pequeña para que llegase a sus brazos. Siempre tan cerca, siempre tan presente.
Xisca nunca imaginó ese parto, "su parto". Apenas vieron a su niña, casi no pudieron abrazarla porque enseguida se la llevaron a la UCI. Disfrutó de ese intenso segundo a su lado y lo guardó en su corazón. Quería darle el pecho y no pudo. En la UCI sólo le daban biberón y por más que lo intentó le resultó imposible. Con todo el dolor de su corazón tuvo que renunciar a ese momento.

Me gustaría poder contar que aquella noche fue la más feliz de su vida, pero no fue así. Sus ojos vidriosos, su corazón desazonado luchaba contra todo por estar con ella. Nunca pensó que tendría que hacerse fuerte, que tendría que dejarla, sola, en aquella incubadora. Deseaba que la luz del alba asomase por esa triste ventana, que alguien se le acercase para comunicarle que por fin era suya, que todo iba bien y que jamás nadie las separaría.

Y así fue. Esa misma mañana pudieron abrazarla, tocarla, disfrutar de su rosada carita. Besar sus mofletes y repetirle una y otra vez lo mucho que la querían. Sin embargo, esa noche también durmieron separadas, necesitaban verificar que todo estaba bien. Toni estaba a su lado, y juntos se sentían capaces de todo.

Fueron días intensos, cargados de emociones buena, malas, de llantos, de lágrimas de felicidad. No fue como ella soñaba, no fue el parto perfecto, pero cuando pudo llevarse a su pequeña a casa, sintió que todo había merecido la pena. Mirarla era su medicina, sentirla cerca le hacía estar en paz. No dormía observándola y en cada beso quería transmitirle su felicidad. Había logrado superar una vez más un obstáculo que el destino le había puesto. Se sentía plena, realizada, completa, por fin se había convertido en una súper mamá.


Como siempre, Xisca se ofreció a contestar unas preguntas:

*¿Qué fue lo mas bonito de tu parto? 

Ver a mi pequeña por primera vez, mi hija,  ¡¡ya era mamá!! Y a mi marido, que estuvo ahí en todo momento, el verle la carita de felicidad viendo a nuestra hija. Aunque nos duró muy poco el tenerla en nuestros brazos.


* Que parte cambiarías de ese día?

Que mi niña no sufriera como sufrió!! Podían haber hecho una cesárea en vez de alargarlo tanto como lo hicieron y no hubiera sufrido.



* Describe en una palabra tu parto.

Inolvidable 


* ¿Qué pensaste cuando la viste por primera vez? 

Que era lo mas maravilloso que la vida me podía dar!! 


* Un consejo que darías.

Que vivan todo al máximo desde el minuto uno. Es lo mas maravilloso que le puede pasar a una familia, ser padres!!

 Ahora se como se sintió mi madre con mis hermanos y conmigo. ¡Una inmensa felicidad! 
Gracias Mamá y Papá por ser mis padres, ahora se lo que sentísteis.



Quiero decirle a Toni y mi niña Daniella, que son lo mas grande para mi y lo mejor que podía pasarme en la VIDA,  mis dos amores!! Os Quieroooooo!!

5 comentarios:

  1. Ireeeneeee, que manera de llorar!! Es precioooosooooo!! Nos ha gustado muxisimo. Eres una pedazo de artistaaa!! Mi pekeña tendrá un recuerdo precioso gracias a ti. Se ke le hará feliz tenerlo!! Millones de gracias, es muy bonito tal cual lo hiciste. Nos ha emocionado muxo a los dos! Gracias y mil veces gracias! Muxos besotes y abrazos desde Mallorca para ti, mi niña, eres una graaan profesional!! Toni, Xisca y Daniella. Muuaaaa

    ResponderEliminar
  2. Se que me repito una y mil veces pero eres una gran escritora transmites muchisimo al escribir eres fantastica y me emocionas con cada uno de los partos. Y a Xisca millones de felicidades por su preciosa Daniella ahora solo a disfrutar de esa maravillosa personita.

    ResponderEliminar
  3. Ohhh que precioso!!!!! Y me siento muy identificada en muchos aspectos!! ahora sólo queda disfrutar de esa preciosidad, que por cierto... tiene un nombre precioso jajaja ;)

    ResponderEliminar
  4. Q bonito!!!!q recuerdos!!!enhorabuena xis x la familia q habeis formado!!q se nota q sois buenisimas personas y teneis una nena preciosa!!!
    Irene q buena mano tienes!!felicidades!!
    Besitos guapisimas!!!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por tu relato es muy bonito todo merece la pena por un Hijo Irene y ati por la sesibilidaz y el cariño como lo cuentas besitos

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground