María y la fuerza de la positividad

lunes, 30 de junio de 2014

Conocer a María podría decirse que fue uno de mis primeros pasos hasta llegar a la maternidad. Nos conocimos (aunque nunca físicamente) en enero de 2013.
Algo mágico nos unió. Compartíamos el deseo de ser mamás y estábamos dispuestas a ir de la mano.

Al mes de conocernos yo me enteré que estaba embarazada. Me sentí feliz, pletórica, aunque incrédula aún. Lo compartí con mi 'compañera de viaje' y desde entonces cada mes deseaba que ella también me diese la esperada noticia.

Pasó marzo, abril, llegamos a mayo, junio, y apenas me atrevía a preguntarle. Sabía que algo pasaba pero jamás perdí la esperanza de que ese instante en el que ella lograse su positivo llegase.

Cada vez, y por desgracia, es más común la dificultad en las parejas para concebir. La tasa de infertilidad en España se encuentra entre el 15 y el 17% de la población. Nuestra calidad de vida, ritmo de trabajo, estrés y malos hábitos suponen un handicap a la hora de poner en marcha el proceso de concepción. Otro de los motivos es la edad de la mujer. Nuestra situación económica y laboral hace que la maternidad se postponga cada vez más y la fecundidad, por lo tanto, disminuya.

Sin embargo, en otros casos, como el de María, el factor natural y genético pueden suponer un obstáculo en el momento de querer conseguir ser padres.

Cuando le propuse a María que nos contase su historia, estaba entusiasmada, ¡Y yo también! He de decir que pese a todo lo que ha vivido, luchado y sentido sigue siendo la positividad personificada. Mi reto, y por supuesto el de María, es dar ánimos, fuerza, ilusión a todas esas parejas que se encuentran en proceso de búsqueda.

-----

Llevaba unos seis años tomando anticonceptivos y en enero de 2013 decidimos que ya era hora de convertirnos en padres. Lo lógico es que en  una pareja de nuestra edad (treinta años) se tarde una media de unos seis meses pero, en realidad, eso es pura estadística. 

Llevábamos seis meses de búsqueda y ese ansiado positivo no llegaba. Algo me decía que no iba bien. Mis reglas eran de lo mas irregulares, aunque yo siempre había sido así, sin tomar anticonceptivos mi media era desde 28 días de ciclo hasta unos 40 . 

A día 43 del ciclo yo seguía sin regla y sin positivo, así que decidí ir a mi ginecólogo para ver que pasaba, ya que tenía antecedentes familiares que habían tenido muchos problemas a la hora de ser papás.

Sabia que yo podía ser uno de ellos, aunque siempre es difícil hacerte a la idea. En el día 47 del ciclo me hicieron una eco y se dieron cuenta de que aún no había ovulado. Ese ciclo se alargo hasta los desesperantes 63 días. La ginecóloga me mandó hacer analíticas para ver las hormonas y un  espermiograma para mi marido .
En el espermiograma era perfecto y estaba por encima de la media, lo cual eso era muy bueno, pero mi progesterona estaba más  que por los suelos y eso desencadena a que el óvulo no se forme, se enquiste en el ovario y como consecuencia sea imposible quedarse embarazada. 

En ese momento todo mi mundo cayó y pensé ¿Por qué a mi?  No lo entendía. Es muy duro que te digan que así no te vas a quedar embarazada. Mi ginecóloga me dijo que el siguiente paso era una histerosalpingografia (se utiliza para saber si las trompas son permeables si no lo son el espermatozoide no puede pasar).

Llegados a este punto, después de ese jarro de agua fría, decidimos coger el toro por los cuernos y afrontar la situación de la mejor manera. Mi médico de cabecera nos derivó a infertilidad y nos dijo que podía ser puntual, que no nos preocupáramos, así que nos  volvieron a hacer otra vez todas las pruebas mas la histerosalpingografia y si , llego el momento de recoger los resultados . 

La cosa empeoraba por momentos. Seguía con la progesterona por los suelos, con lo cual no ovulaba, mi trompa izquierda estaba totalmente obstruida y era como si sólo tuviera un ovario.
Pensaréis que con una trompa es suficiente y  tenéis razón, hasta que me hicieron una eco y vieron que el ovario derecho, que era el que la trompa funcionaba perfectamente, ¡Tenia 16 quistes!

Todo se complicaba por momentos. La suerte que tuvimos es que mi marido estaba perfectamente y eso ayudaba un poco . 
Cuando la ginecóloga tuvo todos los resultados me dijo que mi única opción era INVITRO (se estimula los ovarios con inyecciones para intentar madurar el mayor número de óvulos. Cuando están maduros se extraen y en una capsula se agrega el esperma y se utilizan los mejores embriones, implantándote hasta un máximo de tres.

Como somos relativamente jóvenes decidieron hacernos una IA ( Inseminacion Artifial) Este proceso es mucho menos agresivo porque te inyectas menos cantidad de hormonas para controlar la ovulación y con una jeringa se introduce el esperma en directamente en el útero.  

Ese fue uno de los peores momentos de mi vida  cuando te dicen que tu unica opción es en manos de médicos y que no hay otra manera de ser padres. Tu mundo se viene encima y  no entiendes el porqué.

Pero aquí sólo se tiene una opción, no caerse nunca y si  te caes te levantas a la de ¡¡¡ya!!! porque la única manera es pelear y luchar hasta el final.
Nosotros teníamos bien claro que juntos todo se puede conseguir y que con positivismo todo se logra así que ¡ánimo y "pa' lante como los de Alicante!

Me dieron el tratamiento a seguir y cuando me viniera la regla, el siguiente mes tenía que comenzar a inyectarme y avisar en la consulta.
Por otro lado en ese mes de espera  había oído hablar de la medicina alternativa y de Nico Ruso, osteópata.

No tenía nada que perder y me decidí a ir. Me hizo un masaje para alinear el cuerpo y que todo mi peso no cargase en el lado izquierdo y que esa presión que se palpaba en el ovario desapareciera ( diréis que parece imposible pero yo antes era la primera incrédula ) Me dio unas vitaminas naturales para ayudarme a ovular.
Puestos a librarme de inyectar medicación en el cuerpo, estaba abierta a cualquier cosa y comenzamos tanto mi marido como yo con el tratamiento natural.

Esperar la menstruación cada mes era un auténtico suplicio. 

Otra vez se había vuelto a retrasar, pero pronto llegaría ya que me dolía muchísimo el pecho. Decidí hacerme un test de ovulación y dio positivo. ¡Vaya por Dios! Me tenía que venir y ahora iba a ovular. Así estuve cuatro días seguidos. 
Mis amigas de un foro me convencieron para hacerme un test de embarazo aunque yo sabía que iba a dar negativo ¡Aún no había empezado el tratamiento! Pero, por ellas lo hice y cuál fue mi sorpresa que allí tenía mi ¡¡¡¡¡¡¡¡POSITIVO!!!!!!!!!!
Yo no sabía si gritar de alegría, de incredulidad, de satisfacción... ¡No nos había hecho falta ningún tratamiento!¡Lo habíamos conseguido!
Yo creo que el positivismo, y Nico que nos ayudo muchísimo nos hicieron relajarnos para lograrlo.

Dentro de apenas dos o tres semanas, nuestro pequeño garbancito estará a nuestro lado. Por eso he decidido contar mi historia.
Para todas esas personas que están es una situación parecida y los médicos no dan esperanzas, decirles que ¡Se puede! ¡Por supuesto que se puede!

Nunca tuve miedo porque con todos mis familiares a la larga o corta lo han conseguido y con casos peores que los míos y si ellos podían, nosotros también.

El apoyo de vuestras parejas es fundamental. Yo he tenido el apoyo incondicional de Alvaro. No pude encontrar ni un marido mejor, ni un padre mejor para nuestro niño. Después mis padres , mis hermanos y familia, en especial a mi hermana Raquel, que se ha convertido en mi máximo apoyo, en alguien incondicional y vital para mi. Cristina, Elena y Laura  , y por supuesto unas chicas que conocí en un foro que después se han convertido en amigas con las cuales tengo contacto telefónico a diario; Irene (Llámamemamá),  Mary, Isa , Pao,Ari, Eva, Ana , Chiqui, Lis , Lorena , Macarena, las dos Saras , Karly y Vita, sin todos ellos habría sido mas complicado llevarlo, con ellas todo se ve fácil.

Por eso os invito a que busquéis personas que pasen por lo mismo. Que lo contéis. Que no os avergoncéis de ello, porque es algo natural y ocultarlo sólo puede hacer que os frustréis aún más.

----

Leer la historia de María me hizo emocionarme. He revivido todo por lo que pasó. La incertidumbre que tenía por saber cada mes si lo habría conseguido, y ahora estoy a punto de conocer a su pequeño. La vida siempre compensa, tarde o temprano, todo llega y María es buena muestra de ello.
Hay miles de opciones y todas ellas válidas y respetables, pero como María bien dice, el positivismo, el apoyo, el tesón sirven de tremenda ayuda a conseguir esa meta.

Gracias María, valiente. Gracias por no tener temor a contar tu historia, por querer ayudar a tantas mujeres que en silencio están pasando por lo mismo que tú pasaste. Gracias por no dejar de sonreír y por preocuparte de todas pese a no haber estado en tu mejor momento. Gracias por ser amiga, siempre, gracias.

¡Animo, ánimo y ánimo! Nunca dejéis de soñar, porque los sueños se acaban cumpliendo y desde Llámamemamá os enviamos todas nuestras fuerzas.



Aprendiendo a ser mamá

jueves, 26 de junio de 2014

A veces en la vida, cuando tienes tiempo (yo eso del tiempo hace mucho que no se lo que es) te pones a hacer repaso de los últimos acontecimientos vividos.

Hace poco, veía emocionada/llorosa/apenada unas fotografías del nacimiento de mi pequeño gran gordo. ¿Por qué desde que él llegó el reloj parece haber cogido carrerilla? Los días se han convertido en segundos, y como bien os digo, apenas tengo tiempo ni de mirarme al espejo.

Haciendo ese, más que recomendable, repaso me he dado cuenta de tantas cosas... Seguro que os reconocéis en muchas de ellas, porque misteriosamente, cuando eres madre, a todas nos suceden situaciones demasiado parecidas.

¿Tus relaciones sociales cambian?

Digamos que en parte si. Comenzaré siendo sincera, antes de empezar a despotricar . He de confesar que en mi caso el cambio ha sido a mejor. Muchas de las que me leéis lo sabéis. Quedarme embarazada me acercó a muchísimas personas que, por unas circunstancias u otras, la vida nos había alejado. Y me he sorprendido gratamente, ¡Sí Señor!
Como decía un gran comentarista deportivo...¡Por qué la vida puede ser maravillosa! Y ya lo creo que si.
Soy afortunada de sentirme querida, arropada, de haberme reencontrado conmigo misma  y de poder compartir mi vida con tantas personas geniales que hoy por hoy las considero parte de mi día a día (aunque no hablemos a diario, se que están).

Y ahora...¡A despotricar! No, en serio, creo que he aprendido a abrir el paraguas y dejar que todo resbale, pero...Aviso, ser padre incluye tener-un-virus-no-reconocido-que-aleja-a-personas.

Lo veía de lejos y pensaba...'no, imposible, no creo que nadie se aleje de nadie por el mero hecho de ser padres' ¡Error! No es que se alejen, es que a veces desaparecen directamente. Obviamente, aquellos que se esfuman es porque hacía tiempo que deberían haber sido 'reseteados' de tu vida, pero joroba.

En mi caso no han sido muchos, pero los suficientes como para saber que una vez que tienes hijos, no es que dejes de encajar (reconozco que a mi desde que soy madre me apetece más una buena 'party' que a un tonto un lápiz), pero...ellos solos te desencajan, sin más.

Seguro que ahora os está viniendo a la mente más de un 'amig@' huidizo, de esos que se van sin hacer ruido y a la que te das la vuelta ¡A correr!. Ellos se lo pierden, sin ninguna duda.

Siempre digo que los amigos tienen que estar en los malos momentos, pero aún más en los buenos, alegrarse de nuestra felicidad y si no lo hacen...Ya sabéis 'reseteo' inmediato.

¿Os sentís más enérgic@s?

Os resultará extraño, pero esto de no dormir hace que me sienta con ganas imperiosas de no parar de hacer cosas. No tengo ni un minuto libre y aún así me exijo más que nunca. Necesito sentir que puedo con todo, aunque la realidad sea que muchas veces eso resulta misión imposible.
Os contaré una anécdota. Este fin de semana, la feliz familia se disponía a comer cocido, cuando el pequeño regordete cayó de espaldas (estando sentado) y dio contra el suelo (en ese momento pasó por mi mente todo lo aprendido sobre primeros auxilios). Con el susto me atraganté con los fideos y de los nervios se cayó (o más bien tiré) el plato de sopa al suelo y como consecuencia y en cadena...manchó el sofá.
¡OMG! ¿Qué más podía pasar? He descubierto la gran paciencia que tengo. Intento hacer todo lo mejor posible, pero hay cosas que lamentable, pero lógicamente, se nos escapan de las manos. Como los fideos del plato.

¿Han cambiado tus prioridades?

Yo creo que en mi caso, más que cambiar, se han ordenado. De lo que sí me he dado cuenta es de que cada día me levanto un poquito más feliz. En serio, es que no encuentro un sólo motivo para no estarlo. Cada vez que abro un ojo y veo a ese ratón con cara de que va a romper muchas vajillas, siento un enorme agradecimiento a la vida. Y os diré (aunque suene fuerte) que esto me ha ido sucediendo con el paso del tiempo.
Ya os dije en el post 'Mi mamá también llora' que ser madre o padre no es sencillo y que empezar a querer a una persona desconocida, lleva su tiempo. La gente te dice...'Desde el día que le ví le amaba' Bueno...poco a poco y día a día, cuando empiezas a sentirte estable es cuando le amas por encima de todo y entonces te preguntas, ¿Cómo he sobrevivido veintiocho años sin ver su cara cada día?

¿Os han surgido nuevos miedos?

A mí sí. Antes de ser madre, como que no tenía miedo al fracaso. No me asustaba en absoluto, pero ahora pienso que debo hacer todo bien. Debo intentar no mostrarme débil, ni derrotada. Supongo que esa dureza que las madres tienen se adquiere con el tiempo y la experiencia, pero a veces quiero demostrar que yo ya me siento imbatible.
También tengo miedo de no estar a la altura. Creo que mi madre me ha dejado el listón demasiado alto, infranqueable, casi casi inalcanzable y por eso tengo el temor de no ser suficiente.

¿Habéis cambiado vuestro tono de voz por ese 'tonito' insoportable?

Lo pienso y hasta me río. Pero que bonitoooo que es mi niñoooo mareeeee, ma-má ma-ma,ma-ma....Y ya no os cuento nada cuando encima te grabas en el móvil con ese rin tin tín cotidiano que sólo tu bebé entiende, comprende y estoy segura de que en el fondo se parte de risa en su interior.

¿Las caquitas de tu peque son un 'must' de las reuniones de amigos?

Unas semanas antes de dar a luz, recuerdo estar cenando unas hamburguesas en un conocido restaurante de comida rápida. La situación era la siguiente: Unos papás primerizos con su recién nacida en brazos. Nosotros, con media hamburguesa en la boca y aquí llega el tema de conversación: "Cariño, por fin ha hecho una caquita marrón, así como liquidilla" Nosotros, tímidamente sacamos nuestra hamburguesa (ya poco apetecible) de la boca y nos miramos. Pero entonces, llegaron unos amigos de la pareja, y como si de una super noticia se tratase, volvieron a comunicarle los detalles del nuevo logro de la pequeña. Todos aplaudieron.

Nos volvimos a mirar. 'Nosotros nunca seremos de esos'- Nos juramos.

¡Ay Dios! ¡Lo que cambia la gente! Fue nacer el pequeñajo y hacer un master avanzado de deposiciones infantiles (texturas, colores, tamaños...) Ya no nos extrañaba nada y como era previsible... Nosotros ahora somos como aquellos papás novatos.


Y, es que siendo padres cada día descubrimos algo nuevo, no sólo de nuestros pequeños si no también de nosotros mismos, como personas. Estoy convencida de que dentro de unos meses volveré a hacer ese repaso necesario y seguro habrá millones de cosas que habrán cambiado en mi vida, cosas que sin duda forman parte de mi aprendizaje como mamá imperfecta ;)

Foto: Google.es

Papás por el mundo: Parte II

lunes, 23 de junio de 2014

Me parece muy interesante conocer cómo se vive la crianza de un pequeño en distintas partes del mundo y con distintas culturas, para de esta manera enriquecernos, no sólo como padres, si no también como personas.

Hace unos días nos trasladamos a New York y Francia, de la mano de Enrique y Macarena. Hoy tienen la palabra Juanita, una madre chilena y Karla, una mamá de Mexico D.F, que estoy segura que nos van a sacar de dudas en más de una cuestión.
Y como leí en un comentario de la primera parte de 'Papás por el mundo', es muy bueno saber cómo se vive la paternidad en distintos lugares, por si toca 'liarse la manta a la cabeza' y empezar de cero.

---
Juanita Salazar tiene 32 años y hace casi nueve meses se convirtió en la mamá de Isidora. Isi nació el 1 de octubre de 2013 en la capital de Chile, Santiago, y a las 00.15, una hora algo especial ya que fue a la misma que falleció su abuelita, por lo que para Juanita será un símbolo de que su mamá cuidaba de ella en aquel momento. Encantada de formar parte de Llámamemamá, nos contestó desde la distancia.

1. ¿Cómo es la asistencia sanitaria durante el embarazo en Chile?

En Chile hay dos sistemas de salud,  FONASA (Fondo Nacional de Salud) que es el sistema público y las Isapres, que es el sistema privado y que obviamente como en cualquier país es muchísimo mejor.
Mi experiencia fue la siguiente:
Desde que me enteré que estaba embarazada hasta las 34 semanas tuve control todos los meses con ecografía El ginecólogo recalcó que si era necesario hacerme una eco a la semana con tal de que estuviese tranquila, ¡Pues así sería!
De la semana 34 se transformaron las visitas en una cada dos semanas con eco y monitoreo. (Isi nació de 38 semanas)
Fue una cesárea programada para las 38+5 pero ella decidió llegar antes por cesárea también.

2. Después del parto, ¿con qué frecuencia hay revisiones pediátricas? ¿Y las vacunas?


Desde que Isi nació y fue dada de alta tuvo control a los 10 días y después al cumplir el mes, de ahí en adelante los controles han sido todos los meses y las vacunas cuando nació, a los 2, 4 y 6 meses. Acá hay vacunas obligatorias que son las mismas de todos los países me imagino y hay otras opcionales que pagas aparte como la del rotavirus.
Y de las obligatorias tienes también tienes dos  opciones: ponerle la del plan nacional que es gratuita o pagar la versión alternativa, que es una versión mejor y con menos efectos secundarios de la misma vacuna.
Isi ha reaccionado pésimo con las vacunas así que estamos un poco obligados a ponerles la opción alternativa.
Como te irás dando cuenta en Chile siempre hay que pagar por obtener algo mejor...


3. ¿Existe la conciliación laboral y paternal en Chile?

Acá tenemos lo que llamamos pre y post natal.
El pre natal es a partir de las 34 semanas hasta el nacimiento del bebe
Y el post natal es desde el nacimiento del bebé hasta los 6 meses.
En el papel suena maravilloso, pero lamentablemente no es para todas...
Cuando te tomas tu pre y post natal el estado paga tu sueldo, es por esto que para las mujeres que ganan un poco mas pues el estado tiene un tope y solo les paga hasta cierta cantidad de dinero... Por  lo que en las clases mas acomodadas con suerte se toman el post natal hasta los 3 meses.
En lo personal no tuve ni pre ni post natal porque con mi marido tenemos una empresa y no podía dejar de trabajar, así que me tomé los 3 días que estuve en la clínica y un par de días desconectada después.
De hecho, llevaba 4 días con contracciones y cuando no aguanté mas (un lunes) guardé todos los archivadores con los que trabajaba y llame a mi marido para decirle que me llevara a la clínica que Isi nacería porque estaba con contracciones seguidas... Como 6 horas después ya había nacido.
La ventaja es que yo trabajo desde una home office por lo que puedo cuidar a Isi 24/7 y cuando tengo que salir por el trabajo o se queda con ella mi marido o la llevamos. ¡Salió trabajadora desde pequeña!

Ahh se me olvidaba mencionar que también existe un permiso para los padres de una semana después que nace su hijo o hija para que este con la madre y su recién nacid@

4. Cuando eres padre, ¿El Estado aporta algún tipo de ayuda social?

El Estado te aporta con un montón de beneficios, pero sólo si eres de escasos recursos. De hecho, si tu bebe nace en hospital público te dan un ajuar completísimo y hasta la cuna, cojín de lactancia entre miles de cosas mas y la leche te la dan en los consultorios (lugares de atención publica). Los controles del bebe también son gratis, pero esto es solo si eres de bajos recursos. Para los que tenemos la suerte de que nos va un poco mejor pues nada.


 5.¿Cómo es la educación en Chile?

En Chile justamente ahora se esta dando toda una revolución a la educación ya que se peleó mucho tiempo por una educación gratuita y de calidad.
Acá los colegios privados son muy buenos y los públicos tienen una calidad bastante deficiente y las universidades son carísimas. Los que no pueden pagar la universidad deben tomar créditos que pagarán durante unos 20 años después de terminada la universidad.
Yo tuve la gran suerte de ir a un colegio privado y estudiar en la universidad sin ninguna preocupación y como no creo en el sistema quiero que Isi también vaya a un colegio privado en donde después pueda seguir la carrera que ella quiera y que tenga las mejores opciones.
En este momento te puedo decir que la educación es desastrosa si no pagas por ella.

6.¿Qué mejorarías en la crianza de vuestros hijos en Chile?.


Ufff mejoraría tantas cosas!! Pero principalmente aumentaría el tiempo que pueden pasar a diario las madres con sus hijos y mejoraría la igualdad de oportunidades... Me encantaría que todos los niños crecieran con las mismas posibilidades con las que crece mi Isi.
Creo tambien que en cuanto a crianza hay que cambiar el entregarle todo en bandeja a los niños... Ahora hay una generación de adolescentes entre 20 y 15 años flojos, holgazanes que creen que hay que darles todo solo porque respiran... cero esfuerzo!
Yo no quiero que mi hija sea así.  Quiero que conozca el valor de las cosas y el esfuerzo que hay detrás de todo lo que le entregamos.

Foto: Isi, feliz de vacaciones en Brazil


Karla tiene 34 años y celebró la llegada del 2014 dando la bienvenida a su pequeño Rodrigo, nacido en la capital, en México D.F. Karla ha querido compartir con todos nosotros cómo vive su maternidad y qué cosas cambiaría de ser madre en su país.

1. ¿Cómo es la asistencia sanitaria durante el embarazo en México? 

Si cuentas con seguro social ya sea porque tu trabajas o por parte de tu esposo, en cuanto tienes la sospecha de estar embarazada o lo tienes confirmado, en tu primera cita te mandan hacer estudios de sangre (para poder determinar tipo de sangre, niveles de anemia, VHI), así como de sangre para comprobar si estas realmente embarazada. 

Así mismo te mandan a recorrer las diferentes áreas del seguro para comenzar a controlarte como es: dental, trabajo social (para que te expliquen cuales son las señales de alarma en un embarazo, así como para programar una platica, para que te expliquen fases del parto, dieta durante embarazo, síntomas de alarma, así como a tramitar la incapacidad post parto y después del parto.

Una vez que determinan si tu embarazo es alto o bajo riesgo, semanas de gestación, por fecha de ultima menstruación. Las citas para el control son mensuales, en caso de que no asistas, te llaman para saber el motivo, ya que puede existir maltrato físico para las  embarazadas.  Son citas de rutina, te toman la presión, te reiteran signos de alarma, peso, miden tu abdomen, escuchan el corazón del bebe.  y te recetan hierro y ácido fólico.
Sólo una vez durante las 40 semanas te hacen un ultrasonido, donde confirman edad gestacional, así como si existiera algún problema de malformación, Síndrome de Down, etc...

A partir de la semana 36 las consultas son cada 15 días para vigilar más el embarazo. En mi caso mi bebé nació de 41 semanas, por tanto mi incapacidad llegaba a la semana 40 y a partir de ahí te dan nueva incapacidad por 7 días se llama incapacidad de enlace, y por lo mismo sólo pueden ser 2.

Te dan tu pase al hospital de ginecología para cualquier síntoma.


En servicio particular más o menos las consultas cuestan $200 a $800, algunas incluyen ecografía cada mes para llevar un mejor control, y las consultas son cada mes, igual a la semana 36 pueden citarte cada 15 días.

2.Después del parto, ¿con qué frecuencia hay revisiones pediátricas? ¿Y las vacunas?

   
Después del parto, en caso de ser por parte del seguro social, tienes que dar de alta a tu pequeño, para que sea beneficiario para poderle hacer su prueba de Apgar, así como sus vacunas. Una vez dado de alta el pequeño.

La primera cita a los 3 y 7 días de nacido. tuberculosis y  hepatitis.
Mes y medio de nacido le ponen Hepatitis H, Pentavalente, Rotavirus y Neumocócica.
2 meses y medio: Hepatitis B, Pentavalente, Rotavirus y Neumocócica.
3 meses y medio: Pentavalente, Rotavirus.

Son muy seguidas ya que es el sistema acelerado y después hasta el año de edad.
Y las consultas son mensuales chequeo general, reflejos, etc... Ahí mismo te dan una dotación de leche (3 latas), durante los primeros seis meses.


3.¿Existe la conciliación laboral y paternal en México?

Sólo tenemos el beneficio de una hora de lactancia. Esto quiere decir entrar una hora más tarde de tu horario laboral o salir una hora antes de tu horario normal. Con la idea de alimentar a tu bebé y esto dura 6 meses una vez que se acaba tu incapacidad por maternidad.

4. Cuando eres padre, ¿El Estado aporta algún tipo de ayuda social?

Económicamente, sólo beneficio al asegurar a tu pequeño, en caso de que el padre o la madre cuenten con seguro social.
La mamá tiene 42 días antes y 42 días después del parto con el 100%  del pago de su sueldo.
El papá solo tiene derecho a 5 días por paternidad una vez que nace el bebé, pagados al 100%.

5.¿Cómo es la educación en México?

La educación pública lamentablemente es deficiente, la escolaridad de pago es un poco mejor. A nivel mundial México tiene el nivel 55 en educación. Ocho de cada diez indígenas no tienen ni los estudios básicos. De cada 100 niños que entran a la primaria 66 terminan en tiempo normativo, 17 entran a la universidad y solo 2 o 3 entran a posgrado.

6.Qué mejorarías en la crianza de vuestros hijos en México?

Se podría mejorar: Inculcando valores, ya que en México se ha disparado la delincuencia, pasar más tiempo de calidad con nuestros hijos, mejorar la educación, platicar más con nuestros hijos.


https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
Foto: Rodrigo, un verdadero angelito mexicano


Quiero agradecer tanto a Juanita como a Karla el abrirnos las puertas de unas formas diferentes, aunque quizá en el fondo muy parecidas, de vivir la paternidad. Todas estas entrevistas enriquecen sin duda nuestros conocimientos y nuestra manera de ver y saber las mil y unas visiones de ser padres. Valores como el amor, el respeto, la educación son universales, y las metas que todo padre desea alcanzar durante la vida de sus hijos, sean de la nacionalidad que sean.


----

Para facilitar la conciliación laboral y familiar existen empresas dedicadas en cuerpo y alma a ayudar a todas esas familias que necesitan apoyo en el hogar o con los pequeños, y es el caso de NIDMI
Conocí a Ana Valenzuela por casualidad, pero enseguida conectamos. Me pareció una mujer implicada con su trabajo y dispuesta a mejorar todo lo posible empapándose de las necesidades de madres y padres del mundo.
Me pareció interesante y además muy a cuento con este post, entrevistarla para que todos conozcáis a qué se dedican.

¿Qué es Nidmi?

Nidmi es la solución para las familias que buscan servicio doméstico y apoyo familiar, como niñeras. ¿Quién no ha necesitado alguna vez que lo ayuden en casa?  Somos una plataforma especializada en servicio doméstico, niñeras, cuidadores para personas mayores y enfermos y cuidadores para mascotas. Y a través de la cual puedes contar con un equipo de recursos humanos y saber que los asistentes que se anuncian en Nidmi han sido validados por nuestro equipo antes de su publicación.

Somos una herramienta para familias y profesionales que combina las ventajas innovadoras de trabajar con un medio como es internet y los valores más tradicionales que necesitan las familias como es el caso de la confianza.

Ofrecemos la posibilidad de encontrar rápida y fácilmente a tu asistente ideal pero además, a través de los profesionales que se anuncian en Nidmi también ponemos a disposición de las familias TIEMPO, para que puedan realizar su trabajo, tiempo para disfrutar de su casa cuando llegan, tiempo para disponer de intimidad una noche, etc.

¿Qué servicios ofrecéis?

Desde el inicio hemos tenido muy claro que nuestra función era la de cubrir el sector de atención a la persona, donde ayudásemos a las familias en lo que es más importante para ellas: cuidado del hogar, cuidado de niños, cuidado de ancianos y enfermos, y cuidado de mascotas.

Nidmi se especializa en 4 categorías de trabajos distintas:
·         Cuidado de Niños:
o    Niñeras y Canguros.
o    Cuidadores para niños con necesidades especiales.
o    Profesores Particulares.
·         Cuidado de Mayores:
o    Cuidadores de ancianos.
o    Cuidadores de enfermos.
·         Cuidado del Hogar y servicio doméstico:
o    Empleadas/os de hogar internas.
o    Empleadas/os de hogar externas.
·         Cuidado de Mascotas:
o    Paseador canino.
o    Cuidadores de mascotas.
o    Estancias vacacionales.

Actualmente Nidmi tiene presencia en España, México, Chile, Panamá y Uruguay, dando servicio en estos cinco territorios y con una fuerte presencia en las principales capitales de estos países.


¿De dónde nace la idea de dar facilidades a todos aquellos papás que necesitan un profesional para el cuidado de sus hijos?

Nace de experiencias propias, Montse Piquer, fundadora de Nidmi, nos cuenta que después de observar durante años el problema que tenía mi madre cuando necesitaba encontrar una empleada de hogar, mi generación empieza a demandar ayuda doméstica o niñeras y nos enfrentamos a las mismas dificultades. Así, Nidmi surge para encontrar un profesional de forma rápida y con confianza. Y ofreciendo además el plus de tener más información previa y ser exigentes. Por ejemplo, que nuestra niñera tenga referencias, experiencia en el cuidado de gemelos o que hable inglés.

¿En qué se diferencia Nidmi de otras empresas de similares características?

En España actualmente existen otras plataformas para buscar servicio doméstico, todas son relativamente nuevas pero estamos consiguiendo diferenciarnos y gustarle al usuario, algunas mejoras que hemos aplicado son:
*Desde el primer momento vives una experiencia diferente, cuando entras en Nidmi.es pasas a formar parte de un ambiente y una estética muy tranquilizadora propia de un lugar donde te van a ayudar y donde contratarás un servicio que aumentará tu calidad de vida y te hará estar más tranquilo en lo que se refiere al cuidado del hogar y la familia.
*Hemos dado opciones que otros buscadores no aportan como que tanto asistentes como familias puedan anunciarse para agilizar el proceso de búsqueda. Los asistentes pueden subscribirse al anuncio de las familias y esta recibe un aviso con los interesados.
*Ofrecemos diferentes servicios dentro de las categorías de hogar, niños, personas mayores y mascotas, pero a diferencia de otras plataformas nosotros hemos querido dar un matiz de compromiso social muy importante ofertando profesionales que se dedican al cuidado de niños y mayores con necesidades especiales o al cuidado de enfermos.
*Nos diferencia también que realizamos la validación de los asistentes a través un estricto filtro que llevan a cabo un equipo de madres colaboradoras de Nidmi y solicitamos a los ofertantes que nos den acceso a referencias y recomendaciones de otros lugares donde estas personas han trabajado, copia de certificado de antecedentes penales y personales, curriculum, etc.
*Lo demás aún no lo podemos contar porque son mejoras innovadoras en las que estamos trabajando pero adelanto que tenemos previsto un ambicioso plan de expansión y la incorporación de nuevas herramientas que amenizan y agilizan los procesos de Nidmi




Quiero agradecer enormemente la participación de Nidmi en este post. Creo que puede ser de gran ayuda para todos nuestros lectores ya que, gracias a su impecable trabajo, nos dan la confianza necesaria para elegir lo mejor para nuestros seres queridos. ¡Siempre seréis bienvenidos!


¿Cómo actuar ante una emergencia con nuestros bebés?

jueves, 19 de junio de 2014

Era sábado por la mañana. Había sido invitada por Madresfera a un genial evento. Lo cierto es que me apetecía muchísimo ir, pese a haberme pasado la noche en vela con mi pequeño. Lo consideraba esencial en mi mundo materno-filial. Agradezco un montón que nuestros amigos de Valle36 hayan decidido compartir este curso de primeros auxilios con mamás  y papás bloggers.

La mañana pintaba interesante. Siempre he dicho que deberían enseñarnos en la preparación al parto todo aquello que debemos saber sobre cómo reaccionar ante distintas situaciones de emergencia.

Las caídas, los golpes, las heridas, forman o formarán parte de nuestro día a día si o si. Así que, lo mejor es que estemos preparad@s para cualquier imprevisto, de estos que suelen aparecer en cuanto el bebé empieza a dar sus primeros pasos.

Como os iba contando, llegué al lugar. Simplemente perfecto. En el centro de Madrid y podía cerrar los ojos y sentirme en plena sierra. El sitio era genial, se respiraba paz. Muy amablemente nos fueron enseñando todas las instalaciones, y no dejamos de sorprendernos.


Foto: Llámamemamá


Valle36 es pionero en cuanto a preparación al parto y recuperación post parto. Ginecólogos de la capital llevan años confiando en la profesionalidad de sus fisioterapeutas, y no es de extrañar.

Disponen de una 'súper' piscina con agua sin cloro, únicamente con oxígeno, por lo que tanto bebés como embarazadas pueden ser tratados sin sufrir ningún tipo de infección.
Para las y los más coquet@s, debéis saber que también ofrecen tratamientos estéticos que van desde acupuntura en agua hasta recuperación de cicatrices de periné y cesárea.

Empezamos volviendo a la infancia. En un jardín preparado para los más peques, aprovechamos en grupo para plantearnos varias cuestiones. ¿Qué haríais si vuestro hijo se ha metido una canica en la nariz y sólo disponéis de unas pinzas de depilar y un pañuelo?

Tic tac, tic tac... Os dejo pensar...

Ante todo lo que os cuente, lo primero que debéis recordar es el monosílabo PAS. ¿What is this?
Son los tres puntos 'must' para ser útiles en una circunstancia de auxilio.
1. Proteger: Debemos encargarnos de no empeorar la situación. Proteger al herido y evitar daños mayores.
2. Avisar: Mientras protegemos, debemos avisar a emergencias, o bien a alguien que pueda ayudarnos en la primera intervención.
3.Socorrer:  Dentro de lo posible debemos aplicar todo lo que sabemos para socorrer al herido hasta que llegue el servicio médico.



Imaginaos que estáis en casa y os despistáis un segundo y vuestro bebé se voltea y cae de la cama o del cambiador (es una situación que pasa de una manera más habitual de lo que creemos).
Lo primero, debéis mantener la calma, siempre. Lo segundo debéis valorar tres cosas básicas y fundamentale. Estado de consciencia, respiración y pulso.

Lo siguiente es buscar heridas, hemorragias y aflojar la ropa que puede entorpecer la ayuda.
Algo muy importante y que puede incluso salvar vidas es colocar al pequeño en posición lateral (tal y como muestran las imágenes).

Foto: Llámamemamá

Dicha posición facilita la respiración, evita que ante un ataque epiléptico puedan atragantarse con la lengua y a la vez puede evitar hemorragias internas.
Si observamos que nuestro hijo sangra por un oído (dicho oído debe quedar pegando al suelo en la posición lateral) debemos estar alerta ya que eso puede suponer fracturas del cráneos.

Pero las caídas, afortunadamente no suelen ser tan impactantes como la anterior. Los moratones y magulladuras son el pan de cada día. Por ello, siempre vienen bien algunas recomendaciones. Si hay tierra en la herida lo mejor es meter el brazo o pierna debajo del grifo para que desaparezca la arena y después con una gasa (nunca algodón) limpiar de dentro hacia afuera.
Cuidado con usar alcohol. El alcohol es más bien desinfectante para instrumental, pero para el cuerpo lo mejor es agua oxigenada o Betadine.
Si hay mucha sangre, comenzaríamos poniendo gasas en la apertura (una encima de otra) hasta que disminuya la hemorragia.

Foto: Llámamemamá

Pero también podemos encontrarnos con un dolor abdominal. En este caso, si no sabemos de dónde puede proceder, lo mejor es NO medicarnos. Nada de tomarnos la justicia por nuestras manos y si el dolor es muy intenso, lo mejor es colocarnos en posición fetal y esperar a ser atendidos por los facultativos.

Otro de los 'sustos' prefes de los niños son los atragantamientos. Y es que, en cuanto comienzan a llevarse todo a la boca, nada está libre de ser engullido. Por este motivo tenemos que conocer cómo reaccionar. Si es un bebé (hasta un año) lo mejor es cogerlo con un brazo, inclinándolo hacia delante y golpearlo en la espalda con el otro hasta que salga el objeto.

Foto: Llámamemamá

Según iba pasando el tiempo, os imagináis que las situaciones se complicaban. Desde mareos hasta amputaciones, y acabando con el RCP porque no respondía a ningún estímulo. El RCP en bebés (hasta 1 año) debéis recordar que se realiza con el índice y el corazón presionando dos puños por encima del ombligo (a la altura del esternón) y hacer 30 repeticiones, 2 insuflaciones y 4 tiempos. Esta maniobra es la última que debemos realizar (si no está consciente, si no respira y si no tiene pulso).

Foto: Llámamemamá


Las quemaduras de algún modo u otro también son típicas en edades tempranas. Cualquier quemadura infantil es considerada de gravedad. Es importante no aplicar ningún tipo de crema, ni la famosa pasta de dientes milagrosa.


Lo cierto es que todos y cada uno de los consejos satisfacían nuestras dudas. Poco a poco empezamos a entender la importancia de mantener la calma y mostrarnos tranquilos y cooperadores.

¿Aún seguís pensando cómo sacarle la canica a vuestro pequeño?
Pues bien la solución es NO HACER NADA. Dirigirse rápidamente al centro médico más cercano. Nunca demos intentar sacarla nosotros porque por el contrario podemos ayudar a que se introduzca aún más en las vías respiratorias. Tampoco debemos hacerles sonar porque eso puede provocarles heridas en las fosas nasales. Por lo tanto la solución es clara: Dejar trabajar a los profesionales.

Después de pasar una mañana entretenida, productiva, práctica y en buena compañía, nuestros amigos de Valle36 nos dieron las gracias con unos ricos aperitivos en ese genial jardín. Allí, pudimos intercambiar experiencias entre padres que siempre sirven de ayuda. Además, nos despidieron con un dulce y original detalle: Estas deliciosas y apetecibles galletas de Mami Town y Valle36.


Para cualquier cuestión, o si os apetece recibir información sobre todo lo que Valle36 ofrece, no dudéis en poneros en contacto conmigo.







 

Hasta siempre abuela

lunes, 16 de junio de 2014

No pensaba escribir un post así, ni tan pronto. Lo escribo, más que con tristeza, con añoranza. Lo escribo desde la pérdida de mi niñez. Este fin de semana se ha ido una parte de mi infancia.

Desde que nació mi bebé he conocido de cerca el valor de esas tiernas personas a las que llamamos abuelos.

He tenido la inmensa suerte de, a mis veintiocho años, disfrutar de los míos. Hoy me siento afortunada. Mi hijo ha podido 'conocer' a todos sus bisabuelos maternos y eso me llena de felicidad.

Y te replanteas lo que significan en la vida de los niños. Son esas figuras maduras, que consienten, que dan amor, que quieren sin condición incluso más que a sus propios hijos. Se sacrifican porque sus nietos sean felices, y se convierten en súper héroes cuando forman parte de la vida de esos papás trabajadores. Viven como abuelos lo que no han disfrutado como padres.

Muchas veces pasamos la vida preocupados por cosas banales, andamos inmersos en nuestros problemas cotidianos y simplemente dejamos pasar el tiempo. Llevo dos días llenando mi mente de recuerdos, recuerdos que forman parte de lo que hoy soy.

Crecí rodeada de primos, de tíos, pasaba cada verano deseando terminar el colegio para irme al pueblo, con mis abuelos, con mi familia. Hemos compartido tanto...Tenemos tantas anécdotas que contar, que revivir, y hoy he sentido que hacía mucho que no me paraba a pensarlo.

Les viese más o menos, sabía que estaban. Pero hoy, hoy eso ha cambiado. ¿Cómo es posible que pase tan rápido el tiempo? Parece que hace dos días que la abuela nos regañaba por romperle las plantas del patio, o por dejarle 'linajes' por toda la casa. Quien la conocía sabía de su carácter difícil, pero de su tesón y sacrificio por sacar adelante, junto al abuelo, a siete hijos, doce nietos y ocho biznietos. Sesenta y dos años de matrimonio, y algún que otro difícil momento.

Es ley de vida, lo se, pero duele. Siempre me he preguntado cómo reaccionaría cuando me faltase alguno de los cuatro, y he sentido una gran pena, un vacío, un cierre de etapa. No digo que debiésemos ser inmortales, pero si que desearía que todos los niños pudiesen vivir su infancia, rodeados de sus abuelos, como yo lo he hecho.

Perdonadme que este post lo quiera hacer recordando a todos los abuelos y abuelas del mundo. A los que están y a los que desde el cielo nos cuidan, hoy yo también tengo un ángel en el firmamento.

Abuela, por todas las veces que no te he dicho lo que te quería, de la mejor manera que se, hoy te entrego mi recuerdo, que con este breve escrito llegue hasta lo más lejos el sentimiento que todos tenemos, gratitud por haber formado esta bonita familia, este bonito legado. Las estrellas brillan con fuerza para darte la bienvenida, cuida de nosotros, porque sin duda, nosotros cuidaremos de que seas eterna en nuestros corazones.






¡Padres por el mundo!: Parte I

jueves, 12 de junio de 2014

Hace tiempo pensé que sería muy interesante y enriquecedor conocer una pequeña parte de la vida maternal y paternal de aquellos valientes que por gusto o por obligación han debido marcharse fuera de nuestras fronteras y crear su propia familia.

Y todo esto viene muy al caso con el post anterior, en el cual comparábamos la maternidad en España con la de países vecinos como Noruega o Alemania.

La verdad es que no ha sido complicado encontrar a esos valientes colaboradores dispuestos a demostrar que se puede sobrevivir viviendo fuera de España, lejos de las familias, de los abuelos...(aunque esto les provoque profunda tristeza).

Como son cuatro los papás decididos a contar sus diferentes historias, he decidido dividir el post en dos partes. En la primera contamos con Enrique y Macarena. Ambos españoles, una malagueña y un abulense, que viven desde lejos esta nueva e inquietante etapa.

----

Enrique, hace casi cinco años decidió instalarse en New York, en el corazón de Manhattan. Es profesor del Instituto Cervantes y tras haber impartido clases en Crakovia, Varsovia y Brasilia, decidió que su futuro estaría en la ciudad que nunca duerme. Junto a su mujer, Laura, una española mallorquina, han formado una bonita familia, en la que sin duda, el papel protagonista lo ocupa Daniela.
La pequeña Daniela nació en enero de 2013 en New York. Con apenas unos meses viajó hasta España para conocer las raíces de sus papás y disfrutar de los abuelos.
Enrique ha aceptado gustoso a contestarnos a unas preguntas que, desde Llámamemamá, queremos compartir.

1.   Como es la asistencia sanitaria durante el embarazo en EE.UU? (Revisiones, número de ecografías, diferencias con la sanidad en España?

La asistencia sanitaria en Nueva York es muy buena. Hay revisiones periódicas, mucho más frecuentes que en España. Recuerdo que el último mes teníamos que ir, cada semana, una vez a la ginecóloga y otra al hospital. 
Antes del parto, los hospitales suelen organizar visitas para los futuros padres, para que estos vean cómo son las instalaciones. No hay que olvidar que aquí la gran mayoría de los hospitales son privados, y te ven, más que como paciente, como cliente. Por eso mismo, es necesario tener un seguro médico estadounidense. Los costes del parto y la posterior estancia en el hospital son altísimos. La última factura que recibimos, en la que se incluía el parto y los dos días de estancia, fue de 18.000 dólares. A eso hay que añadir los costes del ginecólogo, que fueron de unos 10.000 dólares por el seguimiento del embarazo y el parto. Sin un seguro médico que asuma estos gastos, resulta prácticamente imposible tener un niño en Nueva York. Los hospitales siempre te van a atender, pero tú eres el responsable último de pagarles, ya sea pasándole las facturas a tu seguro médico o asumiéndolas personalmente (algo que está al alcance de muy pocos). En la visita en la que nos enseñaron el hospital, alguien comentó que Beyoncé había tenido también allí a su hijo, y que había reservado toda una planta del hospital solo para ella, para que veas.   

Después del parto, a nosotros nos llevaron a una habitación individual, pero tuvimos que adelantar el pago, que fue de unos 700 dólares por noche. Por lo que recuerdo, la estancia media después de un parto natural es de dos días, y de cinco si es por cesárea. Salvo que seas Beyoncé, que puedes quedarte ahí todo el tiempo que quieras :)

Después de nacer, tienes que rellenar una serie de papeles, como el nombre del bebé, sus apellidos (aquí puedes hacer lo que quieras,ponerle uno, ponerle los dos, ponerle solo el de la madre o el del padre… tú decides). Una de las cosas que tienes que hacer, antes de salir del hospital es dar el nombre del pediatra que va a atender al niño. Si no tienes, el hospital te adjudica uno (nosotros estamos muy contentos con nuestra pediatra, que fue la misma que examinó a Daniela en el hospital después de nacer).   

2. Despues del parto, ¿con qué frecuencia hay revisiones pediátricas?

Volvimos a los quince días y a partir de entonces una vez al mes, hasta que Daniela cumplió los seis meses y fuimos a España. A partir del año, las visitas al pediatra se hacen una vez cada tres meses.

Calendario de vacunaciones. El primer día que fuimos al pediatra, cinco días después de que naciera Daniela, nos dieron un cuadernillo de vacunación en el que se reflejan todas las visitas al médico, el peso y el tamaño del bebé.

3.¿Existe la conciliación laboral y paternal en EEUU?

 Respecto a la conciliación laboral, en mi caso yo dependo de España y no se muy bien cómo funciona en EE.UU. pero creo que no hay. 

4.Cuando eres padre, ¿El Estado aporta algún tipo de ayuda social?

Las únicas ayudas que yo conozco que concede el estado por nacimiento del niño son a través de desgravaciones fiscales. Así, cuando tienes que hacer la declaración, te dan bastante dinero, pero tienes que ser residente en Estados Unidos. Hay muchas personas que, por su tipo de visado, pagan impuestos en EE.UU pero no están considerados residentes, y para ellos no hay nada (es nuestro caso :( )

5.Vosotros mejor que nadie nos podéis contar, ¿cómo es la eduación en EE.UU?

Respecto a la educación, la verdad es que aquí hay muchísima oferta de guarderías y preescolar. El problema, como todo en Nueva York, es el dinero. Una guardería privada para niños de entre 12 y 24 meses cuesta unos 400 dólares a la semana. Y eso es de lo más barato que he encontrado. Hay guarderías en Manhattan que llegan a costar 2500 dólares al mes.
También hay un montón de «gimnasios» que ofrecen actividades y juegos para los niños. El otro día estuvimos en una que ofrece una clase de juegos, canciones… una hora a la semana, más acceso libre a las instalaciones una hora al día, y que cuesta 199 dólares cada cuatro semanas. Esta misma escuela existe en España y según pone en la página web, el precio es de 60 euros al mes, o sea, menos de la mitad!!
También hay academias de música, de pintura… todo lo que te puedas imaginar para bebés. 
Ya cuando el niño es mayor, accede al sistema de escuelas públicas de Nueva York, el más grande de todo el país. Depende del barrio, la escuela pública puede ser o muy buena, o muy mala. Por eso, mucha gente  se informa de qué escuelas son las mejores y se traslada a vivir a ese barrio, porque uno de los criterios de acceso es la cercanía. 
Pero también hay muchas escuelas privadas. Los precios varían mucho, pero alguna que conozco puede rondar los 30.000 dólares al año. 
Lo bueno de Nueva York es que hay infinidad de parques públicos con columpios. La ciudad tiene una especial sensibilidad hacia los bebés y los niños, y casi todas partes puedes encontrar baños preparados para bebés, con cambiadores. Todos los restaurantes tienen sillitas especiales para bebés y, en las aceras, los bordillos de los pasos de cebra están rebajados para que puedas pasear con el carrito cómodamente. 
Los museos siempre ofrecen actividades para los niños y en la ciudad también se organizan conciertos y actividades. El único inconveniente para disfrutar de todas estas actividades es el transporte, ya que el metro no esta adaptado para ir con un carro.

6. Ademas de la familia, desde que sois padres ¿qué echáis o habéis echado de menos de España para criar a vuestra hija?

Sin ninguna duda, lo peor de se padres fuera de España es estar lejos de los abuelos y de los tíos. De hecho, esa es la principal razón por la que nos estamos planteando volvernos. Porque yo creo que para el niño, disfrutar de los abuelos es muy importante (y al revés también, ¡que los abuelos disfruten del niño!). Nosotros nos hemos adaptado a ser padres fuera de España porque no teníamos nada con lo que compararlo. Para nosotros ser padres es esto, coordinarnos para que Daniela siempre esté bien atendida, organizarnos para que uno pueda trabajar por la mañana y otro por la tarde… 

Muchísimas gracias Enrique por toda esta información, por tus consejos y sobre todo por haber 'gastado' un poco de tu preciado tiempo en pasar un rato con Llámamemamá.

Foto Llámamemamá: Daniela contempla el puente Queensboro

----

Macarena, por su parte estudió Magisterio de Educación y Lenguaje y hace cuatro años decidió emigrar al país vecino, Francia. Tras pasar un tiempo en la capital, acabó formando una preciosa familia en Limoges, junto a su pareja Aurelien. En noviembre daban la bienvenida a Ernesto, un pequeño francés con corazón español.

1.   Como es la asistencia sanitaria durante el embarazo en Francia? (Revisiones, número de ecografías, diferencias con la sanidad en España?

En Francia eliges medico, especialista y demás. Cada visita la pagas, pero a los tres días la Seguridad Social te devuelve el 70% de la consulta, el otro 30% tu seguro medico.
En el caso del embarazo, a partir del sexto mes estás cubierta 100%, incluido el parto y las revisiones de después. Aun así pagas la consulta, y luego te lo devuelven.
Desde que sabes que estas embarazada debes enviar unos papeles a la seguridad social. Te hacen revisiones todos los meses con analítica de sangre y orina a cada vez. Las ecografías dependen del ginecólogo que tengas, aquí eliges el que quieres que lleve tu embarazo, si es obstetra y tiene ecógrafo te hará ecos en cada mes, sino, te mandara al hospital que hayas elegido para dar a luz y allí te las hacen. Cuando das a luz, puedes solicitar una ayuda de retorno al hogar y una matrona viene 2 veces a tu casa a ayudarte con los problemas que puedan surgirte con el bebe y a revisar tus puntos y tu estado general.

2. Después del parto, ¿con qué frecuencia hay revisiones pediátricas?

Las revisiones con el pediatra se hacen cada mes hasta el 6 mes. Después a los 9, 11 y 12, a no ser que tengas cualquier duda y quieras ir a verlo (el pediatra también lo eliges tu).
Las vacunas son a los 2 meses, 4, 11 y 12. 

3.¿Existe la conciliación laboral y paternal en Francia?

Si. Aquí la baja maternal es mas cortita que en España. A los 2 meses de parir te incorporas!! Pero si quieres puedes pedir una baja maternal o paternal creo que hasta de 2 años y recibes una ayuda de unos 600€/mes (teniendo en cuenta que los sueldos medios oscilan los 1500€, no es gran cosa).

4.Cuando eres madre, ¿El Estado aporta algún tipo de ayuda social?

El estado, mas concretamente el departamento de ayuda familiar, te da una ayuda de 183€/mes hasta los 3 años del niño. Esto varía en función de cuantos tengas. A partir del tercer hijo estás exento de pagar impuestos (aquí TODOS pagamos todos los años un sueldo entero en septiembre de impuestos).

5. ¿Cómo es la eduación en Francia?


Hay guarderías públicas, que no gratuitas, en las que conseguir plaza es una odisea. Cuentas también con asistentas maternales que están reguladas por el Ayuntamiento y que acogen en sus casas hasta 5 niños. Puedes solicitar plaza con una, visitarla y aceptar o no. El mismo departamento de ayuda a la familia se encarga de pagarles una buena parte del sueldo. Ellas llevan 1 o 2 días a la semana a la guardería a los niños para que se integren con otros, y tienes entrevistas periódicas con ellas. El listado de asistentas te lo dan en la maternidad, donde una empleada del Ayuntamiento viene a visitarte para informarte de todos los derechos que tienes una vez salgas del hospital.
(La estancia aquí para un parto normal es de 4-5 dias y para cesárea una semana o 10 días. Quieren sobre todo que salgas sabiendo el ABC de como dar de comer, cambiar, bañar, etc y sobre todo que te recuperes después del parto)
Cuando das a luz te proponen que las 2 primeras noches les dejes al peque en la sala de bebes para que puedas descansar, puedes ir a verlo tantas veces quieras y llevártelo de nuevo a la habitación, pero te aconsejan que descanses porque saben que luego sera muy duro si no duermes los primeros dias.

6.Ademas de la familia, desde que sois padres ¿qué echáis o habéis echado de menos de España para criar a vuestro hijo?

La verdad que solo hemos echado de menos a la familia. 



Muchas gracias a Macarena por habernos contado su experiencia maternal en Francia.
Foto Llámamemamá: Ernesto apoyando a la Selección


------

Tanto Macarena como Enrique han tenido que aprender a ser padres lejos de sus familias, de su país natal, de todo lo que ellos han vivido de pequeños, pero sin duda esta vivencia les ha hecho contemplar que hay muchas y diferentes formas de ser padres, de sobrevivir, de crecer personalmente y de tener la oportunidad de que sus pequeños vivan conociendo otra cultura distinta a la española.


Fotos Llámamemamá: Ernesto y Daniela

El próximo jueves, dos mamás, una mexicana y otra chilena, nos cuentan cómo se vive la maternidad en sus países. También os adelanto, conoceremos a NIDMI, una empresa que está entregada a ayudar a familias en el cuidado de sus pequeños.

¡Os espero!

Mamá y profesional, ¿Utopía o realidad?

lunes, 9 de junio de 2014

Comenzar con este título aún me da pena. Si. Eso de que la mujer deba preguntarse sí puede ser mamá y profesional me parece algo tan ancestral que me asusta pensar que hoy en día continuamos sin avanzar.

Algunos dirán, 'no, no, si ahora estamos mucho mejor que hace años' 'La mujer cada vez está más considerada en la empresa' 'Ahora hay muchas mas facilidades' ¡Ja, ja, ja y más ja!

La realidad sigue siendo la misma. Me gustaría decir lo contrario pero sintiéndolo mucho, aún no puedo. Los sueldos no son equiparables y por supuesto ser mujer implica que es-muy-probable-que-acabe-siendo-madre. Es cierto, muchos empresarios prefieren contratar a hombres por el mero hecho de que nosotras contamos con ese 'handicap'.

De antemano diré que yo he tenido la suerte de sentirme respetada y valorada no sólo como mujer, si no como profesional, y eso hace que no me sienta diferente a mis compañeros. Pero, ¿Quién no conoce a alguien que ha sido discriminada por el mero hecho de ser profesional y madre? 

Existen aquellos que creen que estos dos 'trabajos' no son compatibles. O eres madre, o eres trabajadora, pero ambas cosas...Imposible. He leído artículos y post que tratan de diferentes formas este tema. Y es que a todas nos preocupa. Intentamos buscar el mejor momento para decidir dar un paso tan importante en nuestra vida, sólo para planificarnos y organizarnos.

Cuando mi chico lea esto, sabrá que le doy (aunque aún no lo crea) la razón en muchas cosas. El es de una ciudad pequeña, y yo...de Madrid. Parece una tontería, pero ser madre y trabajadora es mucho más sencillo en una ciudad de menos de cien mil habitantes, a serlo en una gran urbe. ¿Por qué? Muy simple.

Es habitual ver como de siete a ocho de la mañana la puerta del portal de casa de mis padres se llena de coches en doble fila y padres aturullados, cargados con mochilas, carros, y bebés aún en pijama y con cara de recién despertados, listos para pasar un genial día con los abuelos. De la misma manera, y casi los mismos coches, nos encontramos a las ocho de la tarde (con cara de pocos amigos, sin rastro de maquillaje y deseosos de llegar a casa) para recoger a los pequeños.

Muchos padres que viven en una gran ciudad trabajan a más de una hora de casa, mientras que aquellos que lo hacen en pequeñas ciudades, en su mayoría, salen del trabajo y en pocos minutos están con sus familias. 

Vives con temor a que tu bebé se ponga malo, o tengas reunión en el colegio. En muchos sectores sigue siendo cosa de la madre. Ya lo dije en un post anterior, cuando nació mi pequeño me planteé darle parte de mi baja a mi pareja. Cosa que resultó imposible. 'Ni se te pase por la cabeza que lo consulte con mi jefe'. Ellos, también viven con temor a esa negativa. Que la madre falte al trabajo por un hijo, es 'más lógico' que si es el padre quien decide cuidar de su bebé . Esto, sí es la realidad.

Yo teletrabajo, y pienso que si las empresas cuidasen más de sus trabajadores, y valorasen que el rendimiento se mide, no por las horas que pasas frente al ordenador, si no por la calidad y profesionalidad que cada uno desempeña, la conciliación familiar y laboral dejaría ser cosa de locos.

Como todos sabemos los países nórdicos destacan por su flexibilidad laboral cuando tienes niños a tu cargo. En Finlandia y Noruega, las bajas por maternidad tienen una duración de 18 meses. En Alemania, tienen la posibilidad de acogerse a una 'parada' laboral de 14 meses percibiendo más del cincuenta por ciento de su salario.



En España, muchas mujeres deben volver al trabajo al cuarto mes de haber dado a luz (obviando que la OMS aconseja la lactancia materna durante los seis primeros meses de vida). Y para qué hablar de todas aquellas emprendedoras autónomas que casi con el recién nacido enganchado a la teta, han de volver a sus puestos para no dejar de estar al pie del cañón.

Hoy, la media de edad de las madres en España se sitúa por encima de los treinta años. La situación económica y la inestabilidad hace que retrasemos más y más ese momento. Todo esto, además del estrés, dificulta muchas veces conseguir ese objetivo, cosa, que puede ser bastante frustrante.

Por eso, ojalá pronto pueda escribir un post donde proclame a los cuatro vientos, que ser madre y profesional van de la mano. Que la positividad y vitalidad que nos aporta tener hijos podemos aprovecharlo para crecer en el trabajo. Que ya no hay temores a ser discriminadas por estar embarazadas o por tener que cuidar de nuestros pequeños, porque compartimos esta última tarea con nuestras parejas, sin que ellos tampoco se sientan diferentes.

La conciliación familiar y laboral beneficiarán sin ninguna duda, a nuestra labor maternal, pero también a nuestro empeño y dedicación profesional.

¿Habéis tenido algún problema en vuestras empresas?¿Os habéis sentido discriminad@s por vuestra labor de padre o madre? ¡Espero vuestras experiencias!


Foto: Google.es

Llámame PAPÁ

jueves, 5 de junio de 2014

Leía esta semana precisamente, una artículo en diario ABC titulado 'Cuidar a los hijos modifica el cerebro masculino' y que explica cómo el tener un bebé, aumenta el nacimiento de neuronas y potencia redes cerebrales que ayudan a que ellos entiendan las necesidades del pequeño.

Pero esto era algo que ya me imaginaba.

A veces, por no decir siempre, el hombre es la parte secundaria del embarazo. Las mujeres sufrimos los cambios hormonales, físicos y notamos a nuestro pequeño las primeras. Ellos en cambio han de esperar unos meses para poder sentir al bebé, y digámoslo claramente, para ser conscientes de la que se les avecina.

Pero el padre, aunque crea que no, es básico, fundamental e imprescindible desde le minuto uno. Sus ánimos, su templanza, el ver 'los toros desde la barrera' puede servirnos de gran ayuda en esos momentos de estrés, pánico, miedo, incertidumbre... Su función es la de protegernos.

Es normal que tarden en darse cuenta, y debemos darles su tiempo y su espacio para que piensen (y no piensen a veces) en todo lo que está sucediendo.

Debemos ser comprensibles. Cuando nosotras nos agobiamos, o tenemos alguna duda de esas existenciales (surgen bastantes desde que eres madre), ¿A quién recurrimos? Exacto. A las otras mamás de nuestro alrededor.
Sin embargo, ellos, cuando se sientes frustrados, cuando les surgen interrogantes durante esta difícil tarea de ser padres, ¿Recurren a otros papás de su alrededor? Sinceramente, creo que no.

A veces parecen torpes, nerviosos, inseguros, no saben cómo actuar/acertar con nosotras (¡angelitos!), pero cuando llega el momento... Es en ese preciso instante cuando comienzan a sentirse PAPÁS de verdad.

Recuerdo que mi chico jamás había cogido a un recién nacido, y cuando nació nuestro pequeño, fue él quien hizo el piel con piel. Tuvo que ser un momentazo (prometo que hubiese pagado por verlo). Pero su relato fue tan dulce, que me lo imaginé como si yo hubiese estado con ellos en aquella desconocida habitación.

Aprendió sorprendentemente rápido a todo. A bañarle (aunque al principio le asustaba un poco), a cambiarle, a vestirle, a acunarle. Pero también he de reconocer que el pobre se agobiaba cuando lloraba, y yo...pues yo también. Porque al fin y al cabo los tres nos estábamos empezando a conocer como familia.

Pero ahora les veo juntos y no puedo dejar de mirarles. No se si a mi chico le han aumentado las neuronas (supongo que también) pero de lo que estoy más que segura es que ha hecho que su corazón se abra aún más, que viese lo bonita que es la vida y la sonrisa tan especial que nos despierta cada mañana ( acompañada de tortazos a primera hora del día, mordisquitos, llantos, babás...jeje) Pero resulta mágico.

Muchas veces pedimos igualdad (sobre todo igualdad para la mujer), pero nos olvidamos de la dramática situación de los padres. Un papá es tan o más valioso en el cuidado de un hijo que muchas madres. Aún siendo así, la Justicia de este país se atreve a ponerles trabas en la custodia de los menores, pero, ¿Por qué?

Conozco a muchas mamás maravillosas, pero también a muchos papás extraordinarios, capaces de cuidar, educar, prevenir y mantener a sus hijos de la misma manera y con el mismo intenso amor. Por eso, aún me resulta más surrealista esta situación.

Otra cosa que intento comprender, pero me resulta imposible, es la baja por paternidad. ¿Baja por paternidad? Es injusto. Yo necesitaba a mi pareja más que nunca, y cuando empezábamos a funcionar, tuvo que comenzar a trabajar. Deberíamos exigir un equilibrio ya que ellos son fundamentales para nosotras y nuestros bebés en esos primeros meses de caos continuo.

Hablar de bebés, pañales, cremas, y puericultura en general, puede parecer cosa de mujeres, pero nada más lejos de la realidad. Cada vez hay más papás 2.0 que escriben blogs de su experiencia en el mundo infantil, y lo cierto es que no tienen desperdicio. Os dejó algún ejemplo para que les echéis un vistazo porque son geniales. Y papá también, ¡Y yo con estas barbas! ¡Un olé por esos padres valientes que deciden contar a los cuatro vientos todas sus súper - vivencias (que tienen tela)!

Quizá que una mujer te cuente su embarazo, parto, lactancia...Puede resultar interesante, pero ¿Y si los que lo cuentan son los papás? ¿Os habéis parado alguna vez a preguntar a vuestra pareja qué sintió durante y después del embarazo? Probablemente nos sorprendería saber que ellos pasaron más miedo que nosotras, que les asustaba no estar a la altura, que dudaban si lo hacían bien para con sus mujeres, que se hacían preguntas sin que nadie les pudiese contestar... Por eso y porque ser padres es cosa de dos, debemos exigir y exigiremos tener los mismos derechos desde ¡Ya!.

Gracias a todos los papás que se toman la molestia de leerme, de comentarme, de compartir sus ideas, su experiencias, sus miedos y sus alegrías con nosotros. ¡Siempre seréis bienvenidos!









Generación 'crisis'

lunes, 2 de junio de 2014

Antes de ser madre ya me lo planteaba. ¡Qué pena! ¡Cuántos niños nacerán en la generación 'crisis'! Aquella en la que nos obligará a una negativa, no a caprichos, no, si no a necesidades básicas.

Me entristece pensar en ello, pensar en cuántos bebés crecerán sabiendo que 'este mes no se puede', que tendrán que renunciar, a sueños, ilusiones, estudios, trabajos, en definitiva, independencia.

Y ahora será mi hijo el que se encuentre en esa situación, y me entristece aún más.

Pero siempre hay que sacar el lado positivo de las cosas. Tras la oscura capa de negatividad que nos imponen, debemos intentar ver la cara buena de la moneda. Es sorprendente observar como niños de corta edad son capaces de entender qué es el paro, qué consecuencias tiene un ERE, y sobre todo, son conscientes de que si papá o mamá les dicen que NO a algo, deben aceptarlo. Quizá y quiero pensar, que de algún modo, esta situación les llevará a ser mejores personas, más solidarios, más consecuentes con el valor del dinero, menos caprichosos y más trabajadores.

Quiero pensar, que probablemente esto algún día cambie, y los que ahora están viviendo entre recortes, el día de mañana puedan recuperar todas esas ilusiones que en su momento, a otros nos han hecho perder.

Pero todo este proceso hace que muchas empresas se movilicen, se solidaricen, hagan más llevadero este mundo injusto. Una de ellas es Kinder. Conocía esta promoción por la televisión, pero lo cierto es que hasta que no he hecho uso de ella, no me he dado cuenta del valor de esta genial iniciativa.

Actívate con Kinder ofrece la posibilidad de que comprando una tableta de su producto, puedas automáticamente participar en una de las muchas actividades que proponen. El éxito que están teniendo es tal, que han ampliado esta promoción hasta el 30 de junio. Hoy en día hay muchos niños que no pueden disfrutar de una actividad extra escolar. Muchos valores artísticos y pequeños genios, se perderán por la situación económica y social de nuestro país, por eso me pareció una idea tan interesante.

Ya que mi pequeño aún la única actividad que hace es la de dar guerra por las noches, decidí ceder este evento a una personita muy especial, Junior. 

Junior tiene apenas seis años, pero su madurez y su responsabilidad me abrumaron desde el minuto uno. El nació en los comienzos de la crisis y es treméndamente consciente de todo lo que sus padres hacen cada día por él y por su hermana.

Yo me imaginé que actividad elegiría, hip- hop. Le encanta, así que decidimos que fuese una sorpresa. Sus padres le acompañaron y cuando descubrió lo que se traían entre manos, alucinó.



Era media tarde, y caminaba contento de la mano de papá. Entró rápidamente por la puerta de la academia y esperó paciente. Unas chicas con tutús asomaron por el pasillo, ¿No querréis que yo baile esto? Decía mitad sorprendido, mitad asustado. Pero pronto descubrió que iba a hacer una de las cosas que más le gustaban, bailar hip-hop. Estaba nervioso y quería empezar cuanto antes.

Fotos: Llámamemamá



No dejó de bailar, de aprender. Compartió un rato divertido (que precisamente de eso se trataba) con muchos más niños, y no paró de sonreír.



Se sintió súper integrado gracias a la amabilidad de la profesora, que no dejó de ayudarle y de hacerle partícipe de todos los pasos que en la clase estaban realizando.


Junior puso todo su empeño. No pestañeaba. Pese a ser de los más pequeños, demostró que era grande. Se rió, se concentró, supo aprovechar la actividad al cien por cien, y yo estaba segura de que así sería.

La verdad es que me resultan tan positivas estas colaboraciones... Y no sólo porque además disfruté con uno de mis chocolates favoritos, que reconozco que también, si no porque me enorgullece saber que si entre todos ponemos nuestro granito de arena, la vida puede ser mucho más sencilla.

Puede parecer una tontería, pero últimamente no todos los niños sonríen, algunos incluso ahora que acaba el colegio, tendrán que renunciar a alguna de las tres comidas diarias básicas. Me produce pavor escribirlo, y más aún pensarlo. Por eso aplaudo a empresas que, como Kinder Chocolate, piensan en que los más pequeños tengan la posibilidad de olvidar, aunque sea por una tarde, la dichosa crisis que les está tocando vivir.

Foto: Llámamemamá

 Desde Llámamemamá quiero agradecer a Kinder esta genial y original oportunidad de disfrutar de cualquier actividad, que por cierto son muchas, y por el trato recibido.
Os animo a participar en esta experiencia, que si no tenéis hijos, podéis regalar a cualquier amigo o familiar que estoy convencida lo disfrutará tanto como Junior lo ha disfrutado.

Me gustaría que si algun@ decidís formar parte de esta iniciativa, me enviéis vuestras fotos y nos contéis cómo ha sido la experiencia. ¡Estaré encantada de publicarlo!

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground