Reflexión de una mamá prometida

domingo, 30 de noviembre de 2014

Pues si amigas, os parecerá mentira, o no, pero aquí estoy escribiendo mi reflexión de mamá prometida.
No os penséis que tengo anillo alguno en mi mano izquierda, ni mucho menos, ¡Eso ya no se lleva! (Esto es lo que me dijo mi futuro marido). Así que yo asentí, y me resigné a no tener esa pedida soñada, frente a la Torre Eiffel, con una cena romántica a la luz de las velas...Nada más lejos.

Realmente todo empezó cuando nació mi bebé. O quizás antes, cuando era una niña y jugaba con mi prima a estar casadas y tener nuestros hijos, nuestra familia... Siempre había estado en mi mente, aunque en la realidad finalmente haya empezado la casa por el tejado.

¿Creéis que el matrimonio puede llegar a ser para toda la vida? Seguramente las que estés separadas pensáreis lo ilusa e ingenua que soy, pero dejadme soñar. Dejadme creer que existe y que en muchas ocasiones esto sucede. Supongo que el matrimonio es mucho más que decir es mi marido o mi mujer,  el matrimonio es cuidar el uno del otro, intentar que la llama no se apague y para ello ambas partes dar el 100%. Si es así, obviamente yo ya me considero casada.

Pero la sociedad te obliga a 'demostrar' que estáis juntos. ¿No creéis que tener un hijo es motivo suficiente como para que te consideren matrimonio? Pues no. No vale compartir facturas, casa, hijo, tareas, que además tienes que firmar unos papeles para que quede constancia. En fin.

Últimamente, me pregunto si el amor de verdad existe o si con el paso del tiempo aflora el desamor. No es que me de miedo, porque además yo soy muy de vivir el momento, pero te paras a pensar, miras a tu alrededor y te das cuenta que hasta los matrimonios más estables, se tambalean (que se lo digan a Antonio y Melanie)

El caso es que desde que nació mi pequeño nos hemos planteado más seriamente embarcarnos en esta apasionante aventura.

Y digo apasionante, porque lo es. Siempre me ha encantado organizar cosas, viajes, planes, cenas y por fin toca ¡Mi boda! A veces creo que es un sueño y no quiero despertar.
Vivo ilusionada con cada detalle. Cada cosa que hará de ese día un momento único me hace sentir agradecida y pletórica.

Soy consciente de que no se puede controlar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, pero confío en que sólo con que la gente que nos quiere, los de verdad, estén allí y disfruten con nuestra felicidad, merece la pena.

He de confesar que nada tiene que ver con lo que siempre imaginé. O quizás si y no lo quería ver. Últimamente está de moda casarse en 'modo rural', hacer una boda desenfada, yo diría una 'hipster'boda. Así que pensé que la mía también lo sería. ¡Qué equivocada estaba! Finalmente me casaré de blanco, de princesa y por ¡la Iglesia! Y, ¿Sabéis qué? ¡Me encanta la idea!

¡Qué más da cómo sea! Creo que la esencia primera es que será con él, con el príncipe que siempre soñé.

Ya os iré contando detalles....nerviossssss....

Y vosotr@s, ¿Creéis en el matrimonio? ¿Desde qué habéis sido madres os planteáis formalizar vuestra relación?



2 comentarios:

  1. Hola acabo de descubrirte pero no quería dejar de comentar. Precisamente tengo pensada una entrada para esta semana muy similar porque hace días que pienso en esto. Yo creo firmemente en el amor eterno, pero también creo que a veces no tiene porqué ser necesariamente con la primera persona con la que nos casamos, depende del caso. Yo tengo 40 y llevo con mi marido desde los 18 y estamos mejor que nunca, así que en nuestro caso sí que es para siempre o al menos durante mucho tiempo, aunque claro, no es fácil y la relación hay que cuidarla que con los hijos siempre se deja un poquito de lado.
    También tengo amigas que en su primer matrimonio han fracasado y luego han conocido al amor de su vida y llevan mucho tiempo felices, y otras que siguen con su primer novio, el de los 16 años, depende de muchas cosas.
    Tú difruta de tu momento, de tu boda, de tu hijo y deja que las cosas fluyan, porque seguramente será una historia de amor para siempre, y si por lo que sea no es así, al menos te quedará un buen recuerdo si lo has saboreado. Un besín y perdona por el rollo pero es que el tema me ha venido como anillo al dedo y nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Y lo primero de todo bienvenida! La verdad es que el amor yo creo que ha de vivirse en el momento, en el hoy y disfrutar al máximo. Obviamente, puede haber contratiempos que pueden superarse, pero si no es así, creo que se debe seguir buscando el amor. Yo me caso profundamente enamorada y feliz y ojalá ese amor sepamos cuidarlo para siempre, pero si no es así, intentaré quedarme con todos los días bonitos vividos, entre ellos el nacimiento de mi hijo.

      Jajajajaj lo de como anillo al dedo, nunca mejor dicho!

      Bienvenida amiga y te espero cada lunes y jueves.

      Un besote!

      Eliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground