Hasta el año que viene!

lunes, 22 de diciembre de 2014

La realidad es que no pensaba cerrar por vacaciones, y quien me conoce lo sabe. Sin embargo después de una semana de médicos y hospitales, he pensado que quizá me vendría bien unas mini vacaciones.

Desconectar de todo e intentar relajarme y disfrutar de mi bebé.

Hace unos días el médico me dijo que tenía agotamiento y yo añadí el 'crónico'.
Así que aunque muy a mi pesar, he decidido descansar estos días de Navidad. 

El próximo 8 de enero volveré con las pilas cargadísimas y pasaré lista, os espero a todos y cada uno de vosotros.

Pero no quería irme sin aprovechar el momento y desearos una muy Felices Fiestas y un Próspero Año Nuevo.

Estoy convencida de que este 2015 viene cargado de nuevos proyectos, de bonitas ilusiones, de puntos seguidos y de puntos aparte. Pero sobre todo, empezamos una nueva etapa que debemos empezar a disfrutar desde el primer segundo.

Gracias por cada momento de este ya casi acabado 2014 que habéis dedicado a leer, a seguir, o a comentar Llámamamemamá.

Feliz Navidad!! Nos vemos en enero familia!


¡Feliz y felices! Porque todos nos lo merecemos

jueves, 18 de diciembre de 2014

Escribo esta entrada desde el Hospital. ¡No os asustéis! Hemos venido a hacerle la provocación de la proteína de la leche de vaca a mi petit Manuel y os adelanto que todo ha ido a las mil maravillas, ¡Menos mal!

Quien haya hecho esta prueba sabrá que te pasas toda la santa mañana en una sala, aburrida y deseosa de que todo pase. Pues bien, dada la situación de aburrimiento, oí a las enfermeras hablando sobre los juguetes que tenían que encargar a Papa Noel para todos esos niños y niñas que pasarán la noche del veinticuatro de diciembre ingresados. Y por supuesto, los que lo harán la noche mágica de Reyes, esa en la que todos los niños deberían estar en su camita esperando los ansiados presentes.

Lo hacían con tanto amor y cuidado que yo, curiosa, sentía una profunda pena.

¡Qué injusta es la vida! ¿Verdad? La infancia debería ser un periodo feliz, el más feliz y disfrutarlo con amigos y con la familia y no encerrados en una habitación de hospital, por muy bonita que sea.

En estas fechas donde salir a la calle significa alegría, gorros de Papá Noel, luces que guían a la multitud, debemos pararnos a pensar en todos aquellos valientes que luchan día a día por ganar la batalla a todos esos 'bichos malos' que les impiden salir a disfrutar de la Navidad.

Se que muchos pensáreis que es lo típico cuando nos acercamos a estas fechas señaladas, pero es que creo que a veces es necesario hacerlo, sea cuando sea, y si es ahora, mejor.

El Hospital Niño Jesús de Madrid es uno de los más activos en la genial labor de facilitar y hacer más agradable el día a día de los pequeños ingresados.
Los propios trabajadores cada año forman parte de su particular Cabalgata. Futbolistas, ONG's y personajes muy conocidos se ofrecen año tras año voluntarios a conseguir sacar los mejor de cada niño, su sonrisa.

A la mente me vino Juegaterapia ¿Sabéis qué es?  Durante unos días, varios medios de comunicación se hicieron eco de una mágica y admirable iniciativa que llevaba a cabo el Hospital madrileño de La Paz.

Algo que me resultó tremendamente curioso y generoso es que reciben donaciones de consolas, de videojuegos, ordenadores y tablets. De esta manera todos los niños pueden disponer de una en su habitación. Además cada aparato tiene impreso el nombre del donante, de esta forma el propio niño puede mandarle un mensaje de agradecimiento, un dibujo o lo que pase por su mente ( que estoy segura de que serán muchas cosas bonitas) a la persona que decidió entregarlo.

Tenían una azotea desaprovechada. Un buen día pensaron ¿Por qué no hacemos algo que ayude a todas las personas que se encuentran durante un largo periodo de tiempo en el hospital? Tenían que conseguir que la estancia en aquel lugar les diese un soplo de aire fresco, respirar, jugar, soñar y vivir de la mejor manera posible, y así nació 'El jardín de mi hospi' (http://eljardindemihospi.org).





Empezaron por el Hospital de La Paz, seguirán con el Doce de Octubre e irán azotea por azotea creando ilusiones y vistiendo las sonrisas de los más pequeños. 

No sólo hay que ser solidarios en Navidad, eso lo tenemos claro, pero ya que son unas fechas en las que los sentimientos afloran debemos concienciarnos, y de paso concienciar a nuestros hijos de que el mejor de los regalos, sin ninguna duda, es nuestra salud.

¡Salud para todos!




¿Discriminación maternal?

lunes, 15 de diciembre de 2014

Esta semana leía un curioso artículo en Huffington post sobre un más que admirable movimiento que ha surgido en una cafetería al sur de Inglaterra. Blog Mama Bean Parenting

Se trata de acoger a todas esas mamás que quieran amamantar a sus pequeños en un lugar acomodado, relajante, práctico y  lejos de miradas indiscretas.

Aunque me parece una idea estupenda, aún sigo pensando que es increíble que en siglo XXI sigamos luchando con uñas dientes por hacer de lo más natural del mundo, algo normal para el resto de la humanidad que sigue cuestionando como criar a los hijos.



Hace poco, leía una carta de una mamá indignada que tuvo que soportar que le llamasen  la atención por dar de mamar a su bebé en un reconocido centro cultural de Valencia. 

Parece ser que su 'acto' estaba prohibido en dichas instalaciones y se vio obligada a dejar de dar de comer a su pequeño, obviamente, con la consiguiente reclamación.

Lo que me parece más increíble aún es que sea algo 'normal' , 'divertido' y nada obsceno (perdonadme la ironía) que haya programas en horario infantil donde aparezcan parejas desnudas intentando encontrar a su media naranja y sigamos mirando raro a aquella madre, que además discretamente, amamanta a su hijo.

Y no es que desnudarse me parezca mal, ¡Ni mucho menos! Pero si tenemos la mente tan abierta para unas cosas, no entiendo por qué nos empeñamos en cerrarla para otras que simplemente significan sustento, y quienes quieran verlo de otra manera, ¡Allá ellos! Creo que tienen un problema.

Pero al hilo de lo que cuento, la realidad desgraciadamente y como siempre, supera a la ficción. Son muchas las amigas que aún me cuentan como la gente las mira si dan el pecho o cuestiona que pasado el año sigan amamantando a su bebé. Lo he dicho mil veces y lo repetiré hasta la saciedad, cada uno, con sus hijos hace lo que libremente puede o quiere. Nos puede parecer mejor o peor, pero, ¿Qué más nos da? Cada uno sabe como quiere cuidar o educar a sus pequeños y no tiene por qué sentirse juzgado.

Por el contrario, y desbancando los positivos pasitos que vamos dando, alabo enormemente y adoro las salas de lactancia de infinidad de centros comerciales públicos. Decoración exquisita, intimidad, comodidad. Sofás independientes, microondas, cambiadores e incluso algunos incluyen revistas para hacer mas amena la estancia. ¡Quedé encantada! Sin duda, te hacen sentir como en casa.

Sin embargo, aún nos queda mucho por andar, por crecer y por avanzar. ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la mayoría de los cambiadores se encuentran en el baño de señoras? Quiza es que piensen que los papás no cambian pañales, y eso, me indigna, y mucho.


Foto: Centro Comercial La Vaguada (Madrid)

Yo he tenido la suerte de no vivir ningún momento discriminatorio mientras amamantaba a mi pequeño. Y vosotras, ¿Os habéis sentido frustradas por este tipo de situaciones?


Navidad: La magia de la inocencia

jueves, 11 de diciembre de 2014

Huele a Navidad. Si. Ese ese olor especial que puedo reconocer a kilómetros. Castañas asadas bailan al son de villancicos y esperan impacientes saciar el hambre de cualquier viandante.

Se que no me entenderéis, pero me gusta la Navidad. Comprendo que es esa época triste y llena de recuerdos para la gran mayoría que desean con todas sus fuerzas que pasen volando. Pues a mi me gusta.

Es el primer año que habrá una silla vacía en la cena. Y es cierto que algo cambia. Sin embargo, me resigno a perder la alegría, la ilusión, a que la palabra Navidad y su significado giren en torno a cosas tristes. Durante todo el año hay tiempo para el recuerdo, no lo asignó a unas fechas concretas si no a que cada día cuente.

Total, que me desvío. Cuando hay un niño en casa, la Navidad cobra aún más sentido, y sinceramente es así como quiero que mi hijo lo viva. Quiero que al llegar diciembre comience a sentir esas hormiguitas que yo sentía en el estómago.

Cada año tengo en mente cómo vivía esta época de pequeña. Solía irme al rastro con mi padre y después poníamos rumbo a Cortylandia. ¿Sabéis qué es Cortylandia? Para las que sois de fuera de Madrid e incluso de España, se trata de un reclamo publicitario de unos grandes almacenes españoles. Para ello, usan una pared del centro comercial y la llenan de muñecos parlanchines que cuentan cada año una historia. Al finalizar, todos los niños ( y no tan niños) cantamos la famosa canción ( que más de uno ahora mismo está tarareando) "Cortylandia , Cortylandia , vamos todos a cantar..." Este año la temática eran los pingüinos musicales.



Los más pequeñitos suben a los hombros de sus entregados papás para no perder detalle. Después, tengo en mi memoria llegar a la inmensa Plaza Mayor.  Mis ojos no daban abasto para observar todas las luces, personajes curiosos, y tenderetes hasta los topes de figuritas para el Belén. Mi padre siempre buscaba musgo para decorar y no podía faltar el famoso caganet.

Pero ahora me toca a mi llevar a mi hijo. El sábado cogimos los abrigos, bufanda, guantes e incluso paraguas y decidimos dar la bienvenida a la Navidad. 

Paseamos entre gotas de lluvia por las pobladas calles de la capital. No cabía un alma, os lo aseguro, pero el ambiente era acogedor, caliente, entrañable pese a los pisotones, empujones y demás. Todos estábamos deseosos y entusiasmados de disfrutar de todo lo mágico de estos días.

Noches en familia. Para mi es un recuerdo que jamás borraré. Llegaba la Nochebuena y todos nos íbamos al pueblo con los abuelos. ¡Éramos ciento y la madre! Después de una copiosa cena de marisco y cordero mi abuela, mi madre y mis tías sacaban los turrones, polvorones y mazapanes. Mís tíos cogían las panderetas y zambombas y mi abuelo se atrevía con una antiquísima guitarra desaliñaba que le daba los acordes perfectos para no dejar de cantar. A veces, los vecinos eran partícipes de esta celebración y tras echar infinitas partidas a la brisca, nos íbamos a la cama, felices y agradecidos de haber compartido un año más.

Entenderéis que para mi, y hasta este año en el que nadie ha faltado a cenar, han sido siempre Navidades de alegría de felicidad y de familia. Este año, diferente, daré gracias por haber tenido la suerte de haber compartido 27 navidades a tu lado abuela, y eso me hace afortunada.

Y vosotros, ¿Cómo celebráis la Navidades? ¿Os gustan estas fechas o preferís que pasen desapercibidas?




De lo bueno, lo mejor

lunes, 8 de diciembre de 2014

Hoy es fiesta en España. Así que he decidido haceros una recopilación de los post más leídos en los últimos meses en Llámamemamá.
Porque cuando es festivo nos relajamos y dedicamos tiempo al silencia (si se puede ejem, ejem) a leer, a disfrutar del tiempo en familia, de los niños y ¡Qué narices! De nosotr@s mism@s. Por eso, os dejo disfrutando de los mejores 

Soy malamadre, ¿Y qué?

Uno de los post más realistas, donde quedó claro que ser mamá o papá no está reñido con tener inquietudes, sueños y cuidarnos no sólo como padres si no también como personas.


Para ti, mi petit MANUEL. ¡Feliz cumpleaños!

Para mi sin duda uno de los mejores post y más íntimos. Creo fundamental compartir todos y cada uno de los sentimientos con vosotros. Aquellos que me seguís, que cada lunes y jueves dedicáis un ratito de vuestro preciado tiempo os merecéis conocerme cada día un poquito más.



¡Pon una doula en tu vida!

Este post fue uno de los más leídos. ¿Sabéis qué papel ocupa una doula en la vida de la embarazada? Os invito a que os deis un paseo por esta entrada y descubriréis los pros y contras de esta controvertida profesión.



Inseminación artificial e In Vitro: Dos caminos hasta la paternidad

Muchas parejas se encuentran inmersas en el, a veces, duro proceso de ser padres. Sentimientos encontrados, dudas, miedos, inseguridades. En Llámamemamá quisimos demostrar que no estáis solos y que hay luz al final de túnel.



Bancos de leche: Una forma natural de crecer

Sin duda, una de las entrevistas más leídas del blog. Por su labor en el cuidado de bebés. Por su dedicación, cariño y esmero, este espacio se lo concedimos a los profesionales del Hospital Doce de Octubre de Madrid.



Lo cierto es que han sido tantos los posts que han llamado vuestra atención que he decidido seleccionar sólo algunos de los más leídos en las últimas semanas, pero hay partos, entrevistas y nuestra nueva sección Kidsclothes que se que no habéis querido perdéroslo.

Pero, ¿Cuál ha sido vuestro post favorito?




Embarazada y a la moda ¡Se puede!

jueves, 4 de diciembre de 2014

Cuando te quedas embarazada asumes enseguida que tu cuerpo poco a poco y mes a mes comenzará a cambiar. Es obvio que a partir del cuarto mes, más o menos, la tripa comenzará a crecer y será prácticamente imposible usar la ropa habitual.

Yo recuerdo que decidí no obsesionarme y comprarme muchísima ropa premamá que de sobra sabía que tan sólo la utilizaría unos meses.

He de decir que mucho tiene que ver la estanción en la que nuestra barriga comienza a ser prominente. Si en el último trimestre nos pillan meses como diciembre, enero y febrero, tendremos que  adquirir al menos un abrigo una o dos tallas más grande de lo habitual. Por el contrario, el verano nos da mucho más juego y las camisetas de algodón cómodas, anchas y desenfadadas nos salvarán de más de un apuro.

Una de las tiendas que primero ojeé fue Mit Mat Mamá (www.mitmatmama.com) Ropa práctica, a la par que femenina y elegante. Porque estar embarazada no significa dejar de ir a la moda.

Se acercan fechas de cenas, reuniones, comidas y festejos. Por ello, os propongo estos dos vestidos que sin duda combinan buen gusto y comodidad.




Vestido corto rojo: 119 euros



Vestido largo gris y negro:155 euros

Pero sin duda, para mi, marca fetiche durante mi embarazo fue H&M. Me encantaban sus prendas, su calidad, su textura y lo que es mejor aún, su precio. Las que estáis comenzando en este loco mundo de las premamás os empezaréis a dar cuenta de lo cara que es la ropa para embarazada. 


Los primero meses reconozco que los leggins fueron mis principales aliados. Leggins normales de mil colores y con goma manejable y suave. Pero poco a poco me di cuenta de que era necesario hacerme con unos para futuras mamá. En H&M encontraréis una gran variedad que estoy segura formarán parte de vuestros básicos.


Parca aconchada con cinturón: 49,99 euros


Leggins modelado: 24,95 euros


Jersey largo Burdeos: 19,90 euros



Vestido de fiesta con encaje: 24,99 euros




Jeans pitillo: 24,90 euros




Sudadera tachuelas: 24,90 euros

Y para las que no os asusta lo de las compras online no dudéis en daros una vuelta por www.asos.com. Es ropa muy ponible, juvenil, práctica y a la última.



Vestido Burdeos encaje: 68,59 euros




Vestido blanco y negro cuadros: 78,59 euros

Como podéis ver, estar embarazada no significa dejar de lado nuestra forma de vestir. Digamos que se trata de adaptar nuestro nuevo cuerpo a nuestros gustos. Lo más importante de todo es sentirnos agusto, vernos guapas y sobre todo cómodas con esta nueva etapa.

Y vosotros, ¿Dónde solíais o soléis comprar vuestra ropa premamá?







Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground