¿Discriminación maternal?

lunes, 15 de diciembre de 2014

Esta semana leía un curioso artículo en Huffington post sobre un más que admirable movimiento que ha surgido en una cafetería al sur de Inglaterra. Blog Mama Bean Parenting

Se trata de acoger a todas esas mamás que quieran amamantar a sus pequeños en un lugar acomodado, relajante, práctico y  lejos de miradas indiscretas.

Aunque me parece una idea estupenda, aún sigo pensando que es increíble que en siglo XXI sigamos luchando con uñas dientes por hacer de lo más natural del mundo, algo normal para el resto de la humanidad que sigue cuestionando como criar a los hijos.



Hace poco, leía una carta de una mamá indignada que tuvo que soportar que le llamasen  la atención por dar de mamar a su bebé en un reconocido centro cultural de Valencia. 

Parece ser que su 'acto' estaba prohibido en dichas instalaciones y se vio obligada a dejar de dar de comer a su pequeño, obviamente, con la consiguiente reclamación.

Lo que me parece más increíble aún es que sea algo 'normal' , 'divertido' y nada obsceno (perdonadme la ironía) que haya programas en horario infantil donde aparezcan parejas desnudas intentando encontrar a su media naranja y sigamos mirando raro a aquella madre, que además discretamente, amamanta a su hijo.

Y no es que desnudarse me parezca mal, ¡Ni mucho menos! Pero si tenemos la mente tan abierta para unas cosas, no entiendo por qué nos empeñamos en cerrarla para otras que simplemente significan sustento, y quienes quieran verlo de otra manera, ¡Allá ellos! Creo que tienen un problema.

Pero al hilo de lo que cuento, la realidad desgraciadamente y como siempre, supera a la ficción. Son muchas las amigas que aún me cuentan como la gente las mira si dan el pecho o cuestiona que pasado el año sigan amamantando a su bebé. Lo he dicho mil veces y lo repetiré hasta la saciedad, cada uno, con sus hijos hace lo que libremente puede o quiere. Nos puede parecer mejor o peor, pero, ¿Qué más nos da? Cada uno sabe como quiere cuidar o educar a sus pequeños y no tiene por qué sentirse juzgado.

Por el contrario, y desbancando los positivos pasitos que vamos dando, alabo enormemente y adoro las salas de lactancia de infinidad de centros comerciales públicos. Decoración exquisita, intimidad, comodidad. Sofás independientes, microondas, cambiadores e incluso algunos incluyen revistas para hacer mas amena la estancia. ¡Quedé encantada! Sin duda, te hacen sentir como en casa.

Sin embargo, aún nos queda mucho por andar, por crecer y por avanzar. ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la mayoría de los cambiadores se encuentran en el baño de señoras? Quiza es que piensen que los papás no cambian pañales, y eso, me indigna, y mucho.


Foto: Centro Comercial La Vaguada (Madrid)

Yo he tenido la suerte de no vivir ningún momento discriminatorio mientras amamantaba a mi pequeño. Y vosotras, ¿Os habéis sentido frustradas por este tipo de situaciones?


4 comentarios:

  1. Desgraciadamente así es!! He visto como madres dejan llorar a sus bebés por no darles el pecho en público...
    En mi caso mi pequeña tenia mucha hambre y estaba comiendo en un restaurante que por suerte o por desgracia estaba vacío, así que gasa al hombro y a dar de comer! ( no se veía absolutamente nada) era como si llevara a mi nena en brazos. Pues bien, no nos sirvieron la comida!!! Según el camarero le daba vergüenza... vergüenza me da a mi estar tapándome mirando a todos lados que no me vea nadie dar de comer a mi hija que es lo único que toma, pecho! Y que luego como bien se comenta en el post no les de vergüenza ver a dos desnudo "buscando el amor"... pero en fin esto algún día cambiará, lo que no se es si llegaremos a verlo.

    Aprovecho para dejaros el link de un blog que acabo de crear hace unos días donde desde mi experiencia hablo de lo que es ser mamá con 20 años. Contando experiencias y como me ve la sociedad.

    Mamajovenyporqueno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me parece ridículo que no se sirva la comida por vergüenza a ver amamantar. Supongo que esas personas no irán a la playa por no ver top less o no verán la tele por si sale algún pecho de más. En fin, creo que la mentalidad española se ha quedado en la época de Paco Martínez Soria.

    Allá que voy a pasarme por tu blog y...un ole por ti y por tu valentía siendo mama tan joven!

    Besos Cristina !

    ResponderEliminar
  3. Yo a mi peque, Martina le sigo dando el pecho con 13 meses, normalmente donde me da la gana y si bien hay gente que me cuenta que les ha pasado, yo tengo que reconocer que jamás me ha ocurrido.
    Tampoco estoy muy pendiente la verdad, quizás alguna mirada pero no soy consciente, cuando estoy dando el pecho sólo me preocupo de mi momento.
    Lo que sí que me tiene ya cansada es el tema de que ya es muy mayor y que me esta dejando muy delgada. Ok, mañana le doy la independencia. ¿Con un año mayor?. Yo, medio en broma medio en serio, les digo que me mantiene delgada sin necesidad de dieta.

    ResponderEliminar
  4. De verdad no puedo enterder esa mentalidad . Tengo gente cercana que critica eso y no son personas mayores lo que mas me sorprende es que estan buscando bebe y lo ven mal , no lo puedo entender . Ojala yo pudiera dar el pecho hasta el año pero mi hijo ya no quiere y me da mucha pena me encantaba ese momento de tranquilidad

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground