¡Bienvenido Señor Frío!

jueves, 29 de octubre de 2015

Hola amig@s!

¿Qué tal va la semana? La verdad es que da pereza salir de trabajar y ver tanta oscuridad. El otoño es una época que me gusta, lo reconozco.  Se que es gris, lluvía constante, hojas que invaden las calles y pintan de marrón y ocre las aceras. Pero ese olor a mojado me devuelve a la niñez.

Botas de agua, las mejores compañeras para saltar en los charcos. Paragüas molones, transparentes, con encanto. Chubasqueros cada vez más a la moda, de esos que apetece ponerse incluso sin lluvia.



    Botas de agua H&M (19,90 euros)

Chubasquero de corazones rosa de H&M (19,90 euros)

Paragüas originales de la tienda Pisamonas (11,95 euros)


Prácticamente ya hemos realizado el cambio de temporada. Hemos guardado shorts y bañadores y ahora la manga larga y los abrigos cobran protagonismo.


Plumas Unisex Kiabi (20 euros)

¿Tenéis una abuela, tía, prima o vecina de esas a las que se le da de maravilla eso de hacer punto?

Pues aquí os dejo esta monada de gorro-bufanda que sin duda no sólo abrigará a nuestros pequeños si no que además les dará un toque muy amoroso.

   Foto: Google.es

Pero si buscamos algo más tradicional, podemos recurrir a las bufandas, gorros y manoplas que infinidad los escaparates de las tiendas infantiles.


 Kit de invierno de Tuc Tuc (24,95 euros)

Aunque esta es una de las estaciones más 'odiadas' por todos, yo siempre intento ver su lado positivo. Me encanta abrigarme y abrigar a mi pequeño. Tenemos mil y un complementos para conjugar. Botas militares con vaqueros, parkas con gorros de pelo, faldas de tul con chupitas de cuero, bufandas kilométricas y deportivas molonas. 
Por mucho frío que haga, podemos sacar mucho partido al otoño. ¿Os animáis?


Por una conciliación real

miércoles, 21 de octubre de 2015

Estos días estoy segura de que mas que nunca estáis viendo por las redes sociales un movimiento que viene pisando fuerte, el movimiento #yoconcilio o #yonorenuncioavercreceramihijo.

Para quien no lo sepa, esta manifestación surge del Club de Las Malasmadres y de la necesidad de todas las mujeres de hacernos oír. Porque una humilde bloguera puede hacer ruido pero cuando se juntan tantas mamás, se convierte en una firme propuesta al Gobierno.

Se acercan las elecciones y eso conlleva a reivindicar. 'Porque reivindicar no es quejarse' es luchar por tus derechos, por nuestros derechos y por los derechos de nuestros hijos.

Algo pasa en España. Algo sucede y nadie se da cuenta. Señores, con toda la tecnología que nos rodea es imposible que hagan oídos sordos a algo tan básico como la maternidad o la paternidad. Por que no nos olvidemos de ellos, de los padres. Aquellos que ni se plantean una reducción de jornada porque les resulta 'obvio' que sus jefes no se lo pondrán fácil.

Hace unos meses un compañero me decía: 'Irene, ten claro que si solicitas jornada reducida tendrás que olvidarte de cualquier promoción o ascenso' él me lo decía sintiéndolo en el alma y consciente de que por desgracia, tendría razón.

¡Y ya está bien! ¡Se acabó! Debemos unirnos. Madres y padres, personas en general contra algo que directa o indirectamente nos afecta a TODOS.

Nos pasamos la vida criticándonos, sacando lo peor de nosotros, cuando el objetivo es el mismo: Ser felices.

Me niego a renunciar a ver crecer a mi hijo. A disfrutar del tiempo a su lado. No es cuestión de calentar  silla en la oficina. Hay que incentivar a los empleados y facilitar la tan ansiada CONCILIACIÓN. Porque si, se puede ser eficiente con una jornada intensiva. Se puede rendir mas porque iríamos mucho más contentos y motivados al trabajo..

Pero como nos queda mucho camino por recorrer os propongo que os unáis a esta genial iniciativa que esta cogiendo mucha fuerza y aceptación y que esperamos la propuesta llegue al Congreso.






Mi mamá se mima

miércoles, 14 de octubre de 2015

Han pasado casi dos años desde que di a luz y reconozco que aún no me he recuperado al 100% físicamente.

Los cambios hormonales y la naturaleza en si hace que el cuerpo y su forma cambien, a fin de cuentas llevamos un bebé durante cuarenta semanas que no deja de crecer.

No nos vamos a engañar, los años pasan y debemos cuidarnos al máximo para evitar un envejecimiento prematuro en nuestra piel.

Cuando me enteré de que estab embarazada, una de las primeras cosas que hice, además de volverme medio loca fue leer mil artículos y pedir a mi farmacéutico de confianza un buen consejo.
Hace algunos o varios posts, mejor dicho, os contaba que me decanté en su momento por Velastisa de Isdin. No se si la conocéis pero fue genial. Ni una estría.

Cada vez que salía de la ducha me aplicaba cantidad abundante por todo el cuerpo, haciendo hincapié en muslos, nalgas, pechos y barriguita. Si seguimos este ritual cada día, es muy probable que las estrías nunca aparezcan y que recuperemos más rápidamente nuestra figura.

Hace relativamente poco se puso en contacto conmigo el equipo de Lookfactastic. Para ser franca, no les conocía de  anda y ni si quiera había oído la marca, pero la verdad es que su propuesta llamó mi atención. 

Todo lo que sea ayudar a mamis y futuras mamis, ¡me encanta! 

Resulta que Lookfactastic ha creado una nueva línea de productos enfocada y diseñada para las mamás todoterreno que quieren sentirse guapas y renovadas. Mama Mío es una amplia lía de belleza para mamás y para niños.

Como ya os adelantaba, yo he tenido la oportunidad de probar la Loción corporal y abdomen Skincare The Tummy Rubgo ¡Y sigo con ella por supuesto!

Enriquecida con los ácidos grasosos esenciales de las omegas 3,6 y 9 para desarrollar la fuerza y la elasticidad de la piel y para aliviar la sensación irritante. Con manteca de karité, aceite de almendra dulce y aceite de coco. Su fórmula, con aceite de escaramujo orgánico ofrece la mejor protección y el aceite de argán nutre y protege la piel contra estrías. La manteca intensifica la creación de colágeno y acelera la renovación de las  células.



Cuando confiaron en mi para testar su producto les dije que sería sincera y que mi propósito no es vender productos ni webs, si no servir de ayuda, por lo que dentro de mis posibilidades trataría de ser objetiva.

Por eso he dividido la prueba en tres partes: Olor, textura y resultado.

Olor: Cuando abrimos un producto por primera vez, lo primero que hacemos es olerlo, ¿A qué si? El olor, el perfume es fundamental porque nos acompañará el resto del día. La mayoría de las cremas anti estrías tienen un olor peculiar, similar al pescado, por su contenido de Omega 3.
La crema tiene un olor muy agradable, y lo digo de verdad. Ni rastro de olor raro a pescado, es ligera,ente perfumado y esa fragancia perdura durante bastantes horas.

Textura: Es suave y fresca. No es para nada pastosa, si no que se extiende perfectamente y de manera uniforme.

Resultado: He de decir que aún estoy oliendo su perfume. Es complicado poder valorar en una semana sus efectos respecto a la aparición de estrías, pero a su favor diré que la piel queda extremadamente fresca e hidratada. 

Contras: Algo a reseñar como punto negativo es su precio. Recuerdo que mi crema era carilla, unos 25 euros, pero en este caso el precio es de 33,46 euros.

Por la compra de dos botes, además Lookfactastic nos regala esta Body Lotion que completa nuestra hidratación.



Y vosotras, ¿Qué crema soléis usar para manteneros cuidadas?

Al mal tiempo, ¡La mejor cara!

miércoles, 7 de octubre de 2015

Tenía muchas ganas de hacer este post!! Y... ¿Por qué? Pues porque aunque este es un blog de niños siempre viene bien hablar un poco de nosotras, ¿No creéis?

De hecho, estoy pensando hacer una sección sólo para mamis inquietas, emprendedoras, optimistas, con ganas de comerse el mundo.

Reconozco que hay días que siento que el mundo me come a mi, pero cuando me vienen esos pensamientos a la cabeza, de inmediato me paro, pienso (o en su defecto lloro un poco) y vuelvo a sonreír. Porque la vida se trata de eso, caer y volver a levantarse sufriendo el menor daño colateral posible. C' est la vie!

Cuando paso por esas etapas rarunas que no sabes si vas o vienes, si quieres blanco o quieres negro, si te apetece reír hasta tener dolor de barriga o a los cinco minutos te hartas de llorar, me hago un cambio. Cambio de pelo, de estilo. Cambio de alimentación, cambio de hábitos. No de una manera radical, (aunque lo del corte de pelo si) pero si intento cambiar un poco.

Diréis que es una tontería, y lo admito pero tengo esa sensación extraña de que cuando hago un cambio deshecho lo malo y atraigo lo bueno. Que rompo de raíz con algo que no me beneficia en absoluto para dar paso a cosas mejores.

Últimamente me he sentido bastante agobiada laboralmente hablando. Por suerte, llegaba a casa y encontraba mil y un motivos para salir de esa tristeza que poco a poco estaba acabando con mis energías y con las energías de los que me rodeaban. Pero por fin me he plantado y he decidido hacer una lista. ¿Una lista? Sí, efectivamente, una lista.

A la gran mayoría del mundo mundial le cuesta horrores planificarse, les da pereza o no saben por donde empezar. Muchos insisten en vivir sin planificar absolutamente nada, pero qué queréis que os diga, ¡A mi me encanta! 

Me encanta elaborar planes, ponerme metas u objetivos a corto o medio plazo. Ello me ayuda a sobrevivir y cuando estoy en uno de esos instantes de desesperacion máxima, me atrevo a pensar en mi próximo plan, y os aseguro que mi actitud cambia por completo.

No creáis que son grandes planes, pero son cosas que me apetece hacer y que me alegran el momento. Unas cañas con amigos, una cena romántica, una mañana con mi hijo...no se..pequeños privilegios de vivir.

El caso es que tras esta racha inesperada de cansancio mental, he elaborado mi lista de futuros propósitos que espero cumplir antes de Navidad. Todos sabemos que las listas se hacen para no cumplirlas, pero esta vez pienso hacerlo.

1. Viaje en familia. Este se va a producir muy muy pronto. Buena comida, mejor gente, la buena abuela dispuesta a regalarnos tiempo libre, unos paisajes que quitan el sentido...Galicia Calidade! (Prometo fotos).

2. Ser más optimista. Realmente soy una persona muy positiva, pero tengo que serlo aún más si cabe. Estos días mis chicos han tirado de mi y verles deseando dibujar una sonrisa ha hecho replantearme muchas cosas.

3. Aprender trucos de belleza, saber elegir. Las mujeres, y cada vez más hombres, nos volvemos locas cuando vemos productos de belleza. He decidido aprender a cuidarme. Llevo semanas usando la crema anti manchas Bella Aurora y me va de maravilla. Como hidratante usaba la marca Mary Key, pero los resultados no fueron como esperaba. Ahora uso la marca Crea-m. La conocí por casualidad y me gusta.

    (Fotos Llámamemamá)


    (Fotos Llámamemamá)


4. Hacer mas deporte. Apenas hago deporte y trabajar en una oficina mil horas sentada ayuda mas bien poco. No sólo quiero ponerme en forma sino que pretendo no oxidarme.

5. Cerrar el año con un viaje familiar. No sé dónde ni cuándo, pero me muero por perderme con mis chicos en cualquier lugar de Europa o incluso algo más lejos.

No se si cumpliré mis cinco planes, pero sólo pensarlos me motiva a ello. ¿Cuál es vuestro truco para escapar de una mala racha?

Miedo al parto

jueves, 1 de octubre de 2015

Este post ha venido inspirado por una curiosa historia que me contaba hace unos días una compañera de la oficina.

Aunque no nos conocemos de hace mucho, creo que es de esas personas con la que encajas, te sientes identificado y además te apetece hablar de otros temas que no sea el dichoso trabajo.

Te pido perdón por 'robarte' tu experiencia, pero con esto, además de ayudar a otras mujeres como tú, estoy segura de que te animará.

Ella desea ser madre, le encantaría. Hace poco tiempo que se ha casado y de vez en cuando fantasea con ser mamá. Tiene una sobrina, ella le sirve de inspiración, le motiva. Pero tiene un problema. Un problema, que muy probablemente no sea tan anormal como piensa. Tiene miedo al parto.

Cuando me lo contó me costaba creerlo. Le daba miedo quedarse embarazada por el hecho de que si lo consigue, tiene que dar a luz.

A toro pasado, todas estaréis pensando: ¡Pero si es el mejor momento! ¡Si todo se olvida!

¡Mentirosas! :) Estoy totalmente convencida de que todas y cada una de vosotras habéis sentido miedo no, ¡Pánico! Al momento parto. Yo la primera, lo reconozco. Pensé que por mi problema de cadera en resorte sería necesario una cesárea, pero el traumatólogo me confirmo que no era necesario. Ahí me entró el pánico escénico y soñaba y pensaba en cómo saldría ese momento.
Después de pasarme meses dándole vueltas al asunto...Resulta que mi pequeño nació por cesárea porque venía de nalgas.

Con esto quiero decir, que no merece la pena adelantar acontecimientos, y debemos vivir el momento. Durante nueve meses pasan infinidad de cosas preciosas que no tienen por qué condicionarnos.

Las mujeres nacemos y crecemos preparándonos para estar fuertes ante tal situación. Nuestros músculos y nuestras entrañas están listas para dar vida y superar ese momento.

El parto es duro, por supuesto que si. Como ya sabéis, lo comparan a un fuerte dolor de muelas, o a la rotura de varios huesos a la vez. Sólo pensarlo duele. Yo no lo he vivido como tal, pero he contado muchos partos y cada uno de ellos es completamente distinto. Unos rápidos, otros largos y pesados. Unos inesperados, otros que se hacen de rogar. Unos respetados y tranquilos y otros de urgencia. Pero todos, absolutamente todos se acaban convirtiendo en el mejor momento de tu vida.

Con este post quiero animar a todas las mujeres que como mi compañera, tienen miedo a ese momento, a dejar sus temores a un lado. Hay tanto bueno en dar a luz que no os podéis perder ese proceso.
¡Somos valientes y todopoderosas! Tener miedo es humano, natural y respetable, pero poco a poco tenemos que saberlo llevar, controlarlo y usarlo a nuestro favor.

Ser madre, os aseguro, significa tener miedo a tantas cosas que eso si que asusta. Lo mejor es ¡Disfrutar!


Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground