Mamá JR al habla

jueves, 19 de noviembre de 2015

Tengo que comenzar diciendo que no os podéis perder el post especial de mañana acerca de una correcta nutrición, donde os hablaré de Blevit Biberón y todas sus cualidades.

Y una vez puestos al día, estoy convencida de que os preguntaréis, ¿Qué es JR? Mamá JR, ¿Lo seré yo? - os cuestionaréis.

Pues bien, no voy a hacerme más de rogar. Yo SI soy una mami JR (Jornada Reducida) :)
Cuándo nació Petit Manuel debo reconocer que nunca se me pasó por la cabeza. Supongo que necesitaba airearme, coger aliento, dedicarme más al mundo profesional y evadirme de pañales y demás.
Mi mente desconectaba y así podía llegar cada día con las pilas cargadas. Sin embargo, poco a poco he ido sintiendo la necesidad de crecer a su lado. Desde que nació todo se mueve muy rápido. Mi mundo avanza a pasos agigantados y a veces he llegado a tener el sentimiento de estar perdiéndome algo.

Quienes me conocéis sabéis que no soy madre hipermegaprotectora, y que además abogo por tener nuestro amplio espacio. Pero hace un tiempo todos mis pensamientos se han alineado y han dado paso a buscar un remedio. 
Tengo la inmensa suerte de contar hoy en día con el apoyo de mi empresa. Es una multinacional, pero siempre me han considerado y jamás me han juzgado por ser madre.
Reconozco, y me da un poco vergüenza que cuando decidí solicitar mi reducción sólo pensaba en qué opinarían de mi. Se que puede sonar machista, pero debo ser sincera y la situación me incomodaba. Sin embargo,hace apenas un mes, llegó una nueva jefa. Sabia que no iba a tener problemas antes de su llegada, pero descubrir que también era madre, de tres retoños y además disfrutaba de su 'jornada reducida' ( lo pongo entre comillas porque os imaginareis que siendo jefa de proyecto pocas veces la cumple) Pero era mamá JR, lo era.

Así que comprendí que se puede ser madre y súper jefa al mismo tiempo, y conciliar la vida laboral y personal. Y se puede. Ahora estoy en otra etapa, una etapa en la que disfruto plenamente de mi maternidad, de mi hijo. 
Ir a buscarle a la guarde, darle la merienda, jugar en el parque, dibujar, construir ilusiones, contar historias, reír juntos y también desesperarnos ( porque no es todo color de rosa)

Tan sólo he reducido una hora, pero tengo el privilegio de hacer jornada intensiva. Así que aunque madrugo horrores puedo acabar mi jornada a las tres de la tarde.

Pero soy consciente de que no todo el mundo lo tiene tan fácil. De hecho, por desgracia, la gran mayoría de las mujeres siguen teniendo problemas en sus puestos por ser madres.

Hace unos días, sin ir más lejos, una conocida comentaba que desde que su hija había nacido hace dos años, sus jefes le estaban haciendo la vida imposible, tanto que se encontraba en tratamiento psiquiátrico. Yo, alucinaba. Era surrealista y sentí rabia y desconcierto. ¿Por qué? Nadie se da cuenta de que se puede compatibilizar, que ser madre nos da una fuerza extra de la cual deben tomarejelo y potenciarla. Pero lamentablemente, la realidad es la que es.

Ahora soy más feliz. Y lo soy de verdad. Puedo decir que me encuentro en paz con mi ego maternal y sobre todo me siento realizada.

Y vosotr@s, ¿Sois JR?

   Foto: Google

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground