Feliz Día del padre, en especial para ti

miércoles, 16 de marzo de 2016

Este post va dedicado a todos los papás, en especial a uno de ellos, que lucha cada día por reencontrarse con su pequeño.

Dicen que el amor de madre es inigualable. Que una madre sabe en cada momento lo que siente su hijo, porque ella también lo siente. Ella le lleva nueve meses, o mejor dicho, cuarenta semanas en su interior y ese vínculo indescriptible les une desde el minuto uno.

Pero nadie se acuerda del buen padre. Aquel que te apoya, comprende y me atrevo a decir, aguanta, durante todo el embarazo. El que mira embelesado a esa futura mamá que deja caer su baba frente a la primera ecografía.
Aquel que pese a sus temores decide entrar al paritorio y hacer lo que puede y lo que le dejan, con valentía y emoción.

Aquel que torpemente intenta coger entre sus manos esa nueva vida que acaba de llegar para desordenar cualquier sentimiento.

Aquel que te acaricia porque sabe que estás agotada y que te premia diciéndote lo buena madre que eres.

Aquel que se considera secundario e intenta no pisar tu papel y dejarte respirar.

Pero también se lo dedicamos a aquel que por las mañanas combina el rojo de la chaqueta con el verde del pantalón.

A aquel que a un grado bajo cero decide cambiar de ropa a su hijo en el parque (este es mi marido, una historia larga que contar...)

A aquel que es incapaz de desenredar el pelo de las pequeñas, pero que les da besos tan grandes que les hace sentir princesas.

A aquel que no da una jugando al fútbol , pero intenta coordinar sus piernas para jugar en el parque como el mejor.

A aquel que le da chuches a escondidas de la madre, y el que se tira sin vergüenza por cualquier tobogán que se cruce.

A aquel padre que se pasa meses ahorrando y privándose de caprichos para poder llevar a sus hijas a Disneyland.

A aquel padre que sufre por no poder ir al festival de Navidad, que se lamenta por no poder conciliar.

A aquel padre que cocina espinacas con bechamel y que lleva a su hijo al fútbol sintiéndose orgulloso de cada progreso.

A todos aquellos maridos, novios, amigos y papás solteros que se esfuerzan por demostrar al mundo que ellos también pueden y que si buscamos igualdad, empecemos por darles los mismos derechos que a las madres, y no sólo las mismas obligaciones.

Pero en especial hoy me acuerdo de ti. No diré tu nombre, ni quién eres. No necesito hacerlo, porque si lees este humilde post te darás cuenta que formas parte de ese grupo de buenos padres que viven por y para sus hijos. Cuando este mundo sea más justo, cuando la Justicia empiece a funcionar como debe, te darás cuenta de que la vida pone a cada uno en su sitio.
Aunque no lo creas te admiro. Admiro todo lo que estás sufriendo en silencio y todo lo que ansias que el día tan esperado, por fin llegue.
Quizá no tengas ningún regalo el Día del Padre, pero sí de algo te sirve quiero decirte que el mejor regalo es saber que todos los que te queremos, te apoyamos y creemos en ti, nunca te dejaremos. Feliz día del Padre, porque te lo mereces y porque algún día verás que él también lo siente así.

Por todo esto y mucho más FELICIDADES PAPÁS!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground