Y llegó el último día

miércoles, 29 de junio de 2016

Como siempre, planeo hacer un post y termino hablando de otra cosa totalmente distinta. ¡Ea! Supongo que me gusta improvisar, o que vienen cosas importantes a mi cabeza que no puedo dejar de contaros o de compartir.

Hoy es el último día de guarde de Petit Manuel. 

Quizá para vosotros esto no sea algo relevante, pero para mi sí.

Iba yo en el coche, sola, pensando y recordando cuando hace dos años le dejaba gateando, comenzando una nueva etapa en aquella sala llena de niños que ya andaban y corrían.

Era el más pequeño. Apenas llevaba unos meses a cuatro patas recorriendo cual ratoncillo toda habitación que se le pusiese por delante. Siendo sincera, confiaba en él y no tenía miedo. Le veía seguro y muy rápido logró adaptarse.

Es lógico tener ese sentimiento de...llamémosle temor a lo desconocido, que sufrimos las madres, en especial las primerizas, cuando dejamos a nuestros cachorros en manos ajenas.
Son nuestro bien más preciado, nuestro tesoro. Sólo nosotras les entendemos (o eso creemos) pero en realidad son ellos mismos los que a base de confianza se hacen entender y respetar.

Los meses pasaban y él crecía a una velocidad vertiginosa. Creo que hasta que no eres padre no te das cuenta de lo rápido que pasa la vida y de lo importante que es no dejar de disfrutar cada instante. En el momento en el que tus decisiones giran entorno a una personita, comienzas a ser consciente de que cada segundo cuenta.

Llegaban las primeras 'notas', los primeros progresos, los primeros amigos, las primeras novietas, los arañazos, los resfriados, las regañinas, los cumpleaños, los disfraces, las celebraciones de Navidad, y de verano. Sin apenas darnos cuenta, había superado el primer año. Comenzaba a hacerse mayor, (o eso decía él)

El segundo año estaba chupado y volvía con unas ganas tremendas de ver a sus compañeros, que poco a poco se convertían en sus primeros mejores amigos. Su independencia me abrumaba, pero hacía que me sintiese tranquila porque en el cole se sentía, simplemente feliz.

Hubo un momento en el que estaba centrada en mis metas profesionales, sin embargo, un día me paré a pensar. El tiempo pasaba y deseaba poder formar parte de todo lo que estaba sucediendo alrededor de mi hijo. Quería llegar a recogerle y que me abrazase, saber qué era lo que hacía, leer su libreta de notas, revisar el menú diario, hablar con su profesora en persona y no sólo por whats app, quería involucrarme. Por ello, me reduje la jornada.

No os puedo mentir, me ha costado mucho tiempo hacerme a la idea de que el trabajo no lo es todo, que lo que verdaderamente importa es vivir la vida, y disfrutar de la familia, saborear esos momentos tan especiales y dejarse llevar. Ha habido momentos duros, en los que no sabía si mi elección había sido la correcta. 
Hoy puedo decir con la cabeza muy alta y el corazón bien lleno de amor, que fue la mejor decisión que  he podido tomar.

---

Matricula echada. Libros comprados. Primeras reuniones. ¡Ya estamos en el cole de mayores!

Creo que estos últimos meses han sido un tumulto de cosas, de idas y venidas para que nos den plaza en el centro elegido, de jornadas de puertas abiertas, de intercambiar sensaciones...Ha pasado tan rápido todo que creo que no me había parado a pensar en lo que eso suponía.

Mi Petit Manuel se hace mayor, y ahora de verdad. Septiembre será un mes de numerosos cambios. Conocerá nuevos compañeros, nuevas profesoras, nuevas situaciones en las que deberá aprender a resolver él solito. ¿Me asusta? No. Simplemente me inquieta. 

Una nueva etapa se aproxima Petit Manuel, mi pequeño, y yo estaré allí para levantarte cuando te caigas, para regañarte cuando lo requieras, para guiarte cuando lo necesites, pero sobre todo allí estaré para animarte a que sigas creciendo sin límites, siendo tú.

    Esta foto se la hice a mi Petit Manuel poco antes de empezar su primer año de guarde, con su mochila nueva, cargada de ilusiones

Tips del veranito

miércoles, 22 de junio de 2016

Bueno...¡Señoras y señores, ahora si, parece que el veranito ha llegado para quedarse!

He de decir que tengo un sentimiento contradictorio. Por un lado, los días son inmensamente largos y podemos disfrutar mas tiempo de nuestros peques. Las piscinas ya están abiertas y con el buen tiempo te apetece hacer miles de planes (cierto es que hasta las 20.00 por lo menos, en Madrid no hay quien se meneé)
Por otro lado, no me gusta el verano. Siempre sudando de un lado a otro. Pero tambien con una chaquetilla  para cuando se pasan con el aire acondicionado y mueres de frío. En el verano nos sentimos más cansados, vuelven los dolores de cabeza y por si fuera poco, este año la alergia está alcanzando niveles insospechados.

Pero bueno,  ¡Ya es verano! Y eso también implica ¡¡¡Vacaciones!!!

Nuestros hábitos cambian y los de nuestros hijos por consiguiente, también. 

Aquí van algunos  tips típicos de estas fechas, pero que viene muy pero que muy bien tenerlos en cuenta.

1. Lleva siempre agua fría en el bolso. Siempre debemos beber agua aunque no tengamos sed. Esto es algo de lo que tenemos que hacer partícipes a los más pequeños de la casa, porque es súper importante estar bien hidratados para evitar las olas de calor. Tampoco viene mal llevar siempre unas galletas o algo que contenga azúcar, ya que en el momento mas inesperado, las altas temperaturas pueden provocarnos una bajada de azúcar.

2. Comer mucha fruta. Reconozco y confieso que me cuesta muchiiiiiiiiiiísimo comer fruta. Pero en verano apetece una rodaja de sandía o melón, que refrescan y al mismo tiempo nos aportan agua. Para los niños es fundamental, y no cuesta mucho llevar unos trocitos en un tupper por si les entra de repente el hambre.

3. Protección solar. Al principio yo no hacia demasiado caso a esta advertencia, pero he visto que mi hijo se pone rojito con facilidad, y eso que es moreno de piel, pero de estar en el parque, del mismo aire, puede quemarse, por ello ya he comprado protección solar factor 50 para aplicársela desde por la mañana. He comprado una pequeña de Mercadona (incluyo foto) que me costó 6 euros para llevar en el bolso. También he comprado una de marca más específica para usar también por el cuerpo en playa y piscina.

       Para el cuerpo. Avène. PVP. 10,97 euros

                          

             Crema solar Mercadona: 6 euros
        
4. Evitar horas puntas de máxima radiación solar. Desde las 12.00 a las 16.00 debemos evitar la exposición continúa al sol. Yo diría que con niños por lo menos hasta las 18.00 (igual soy un poco exagerada) pero de verdad que por ejemplo, en Madrid es infernal salir a la calle antes de esa hora.

5. Llevar tiritas en el bolso. ¿Tiritas? ¡Pues si! Primero porque los pies se hinchan y las propias sandalias tienden a hacernos molestas rodaduras que pueden estropearnos el día y segundo, y más importante, por que todas las extremidades están al aire libre ¡Desprotegidas! Y son carne de cañón para las caídas. Mi Petit ya estrenó su impecable rodilla derecha al suelo, ¡Y las que nos quedan!

6. De vez en cuando refrescarnos y cubrirnos la cabeza.En muchos parques hay fuentes municipales donde poder mojarnos un poquito la nuca, frente y muñecas. Los peques se lo pasan pipa y evitamos así golpes de calor. Las gorras y sombreros son otros básicos que deben acompañarnos cada verano para no sufrir insolación. Cuando está nublado nos confiamos, creemos que no es necesaria la protección, pero nos confundimos, igualmente debemos ser cautelosos y recordar los pasos a seguir.

Desde que soy madre, y sobre todo este año, me lo estoy tomando muy en serio, porque veo que puede desembocar en un problema grave, ya que los niños no paran quietos, se sofocan, sudan, y es fácil sufrir una bajada de tensión. Y vosotros, ¿Qué medidas de protección soléis tener en cuenta?

Por cierto, no puedo adelantar nada, y todo va más rápido de lo previsto, pero a la vuelta del verano os tengo preparadas muchísimas sorpresas. Llámamemamá va a sufrir un lavado de cara, mucho más profesional, más interactivo, más creativo, en definitiva, creo que ¡Os va a encantar! Sin perder la esencia, pero todo más organizado y tratando de crecer y mejorar. ¡Se admiten sugerencias!

Día de malamadrear

jueves, 16 de junio de 2016

Siempre que hay algún evento me pongo nerviosa. Me encanta pensar que voy a reunirme con bloggers que sigo o que voy a conocer a personas que como yo, son malasmadres en potencia. Porque si, soy malamadre y de las buenas.

Para los despistad@s que aún no sepan que significa eso, os diré que malamadre es aquella que tiene sueño, que no sabe hacer croquetas pero te lleva a la luna, aquella que haría un monumento a la chica de 'Toys on the Go' (me chifla ese tip del día) pero que sobre todo ama a sus hijos por encima de todo (aunque a veces quisiera desaparecer y perderse en una isla desierta para disfrutar del silencio)

El caso es que, por segundo año consecutivo, allí estaba. Había visto las ponencias que nos esperaban y estaba deseando que llegase el día.



El evento de nuevo tuvo lugar en el Palacio de Santa Coloma que para quien no lo sepa ocupa un lugar privilegiado a los pies de la imponente Castellana. ¡Y es precioso!

El ambiente, al igual que el año anterior fue súper especial de principio a fin. Lo primerito decir que estaba súper contenta de poder ponerle piel a Estefania del blog Unamamaarquitecta. A veces este tipo de eventos son la excusa perfecta para poner caras y parlotear sin parar.

El caso es que hacia un calor horrible y deseábamos entrar cuanto antes. La sala impoluta y bien decorada. Las malasmadres entrábamos deseosas de que diese comienzo el encuentro y poniendo mucha atención a todo lo que acontecía.

Hubo varios momentos en los que me emocioné y uno de ellos fue cuando Yodona, de la mano de su directora Marta Michel, abrió con un video de todas las madres trabajadoras de la empresa que explicaban diferentes puntos de vista sobre la maternidad.

Pero como una imagen vale mas que mil palabras he decidido seleccionar las fotografías más representativas de lo que fue ese diferente 10 de junio.


Poco a poco fuimos entrando al patio del Palacio donde las marcas colaboradoras nos ofrecían sus mejores galas y nos amenizaban el día.




Una de esas marcas era LIDL. Cada día más presente en mi casa. Me encantan muchos de sus productos y la calidad y el precio son la mejor combinación. Frutas frescas con diferentes tipos de chocolates y zumos naturales nos refrescaron durante el descanso.


Escalinata ya típica del pistoletazo de salida al evento.


Stand de Malasmadres: siempre acabo comprando algo. El año pasado la camiseta era para el buen hijo, pero esta vez ¡me tocaba!




Tuve la suerte de llegar pronto y coger sitio dentro de las cinco primeras filas para no perderme ni un detalle.


Laura Baena, malamadre jefa y creadora del Club, acompañada de Isabel García Zarza, incondicional del evento y parte del equipo YoDona.


Seguramente ya habréis visto en Facebook y Twitter mi foto con Estefi (Verdeliss). Fue el plato fuerte del día y acudió junto a sus mellizas Anne y Eider. Reconozco que llevaba días pensando, ¿Qué es lo que hace esta chica aquí? No es malamadre ni mucho menos. No trabaja y a sus treinta años su vida gira en torno al cuidado de sus seis hijos...Pues bien, he de decir que ella misma se catalogó como ñoña pero explicó muy bien, que hay muchos tipos de madres, pero sin duda, el fin nos unía a todas. ¡Tiene razón!


Marcas como LG amenizaron el evento y nos animaban a participar en diferentes actividades.





Cuando llegué a casa cargada como una mula me puse a hacer algo que sin duda, a todas nos encanta ¡Ver los regalitos que nos han dado! 
Mi sorpresa fue máxima con LIDL. Yo llevo tiempo usando su crema de día Cien Q10 varios meses y os juro y perjuro que ha sido la única que me ha dado resultado. Quien me conoce lo sabe y sabe que allá donde voy la llevo conmigo y la recomiendo, por lo que cuando vi los ¡Dos botes! Casi lloro de alegría.


Seguro que todas conocéis la firma Dolores Promesas, a mi me encantan sus vestidos. Fue una grata sorpresa verles en el evento y me gustó probar en primicia sus perfumes. Además como recuerdo me llevé esta cookie tan genial, ¿Os gusta?


La alergia no me permitió quedarme hasta el final, pero sin duda había aprovechado al máximo la tarde. Tomé notas, y como siempre, me entraron muchas ganas de darle un lavado de cara al blog, (que por cierto, estamos en ello) ¡Hasta me planteé entrar en el mundo Video Blog!

Fue una tarde magnifica, divertida, en buena compañía y rodeada de buenas marcas y malasmadres ¿Qué más se puede pedir?





















La bonita locura de llamarse mamá

miércoles, 8 de junio de 2016

No se que está pasando este 2016 pero está siendo un año repleto de buenas nuevas. La cigüeña creo que está llamando a las puertas de muchas casas y me siento muy pero que muy emocionada porque alguna que otra me pilla cerca ( y no es la mía, no penséis ☺️)

El caso es que me encantan estas noticias y compartirlas es genial. Sin embargo, la maternidad no siempre es un camino de rosas, y todo ello me ha llevado a recopilar aquellas cosas que echo de menos, que han cambiado, que me sacan de mis casillas (frase madre in mi madre), en definitiva la cara B de tener un hijo.

1. El número uno, sin duda alguna, y ganando por goleada...(trrrrrrrrrr.....) la falta de sueño. Nunca he sido de dormir hasta las mil, y por eso pensé que no me afectaría tanto, pero reconozco que para mi ha sido el cambio mas duro. Petit Manuel estuvo tomando pecho hasta los ocho meses, así que podéis imaginaros lo que dormía. A veces me recostaba en su cuna, apoyada en la barandilla y lloraba agotada sabiendo que en pocas horas sonaría el despertador para ir a trabajar.
Algunas veces me hago la remolona, pero no cuela. Todo el mundo me decía...'tranquila Irene, esto al año se pasa...' No recuerdo quien me lo aseguraba, pero si me acordase le díria cuatro cositas... :)
No estoy a favor ni en contra del colecho, pero tanto mi marido como yo teníamos claro que no pretendíamos hacerlo...Pues bien, como todo en esta vida...llevamos dos años que noche si y noche también, termina durmiendo con nosotros.

2. El segundo punto que añoro es comer o cenar tranquila. Ahora todo se resume en querer comer lo que mamá tenga en el plato, subirse a mi espalda mientras trato de beber agua sin atragantarme para hacer el caballito...Todo un espectáculo diario...¡Pasen y vean!

3. Hace poco intentábamos tomar algo con unos amigos en una terraza. Misión imposible. Mi cerveza se calentó, no lograba coincidir con mi marido en la mesa. Intenté recurrir a algo básico y vital en la vida de cualquier madre o padre al bordedeunataquedenervios, Youtube, pero nada. Mi hijo se había propuesto no dejarnos tranquilos, y nuestros amigos y futuros papás, nos miraban asustadillos (lógico y normal) ante aquella situación.

4. Ir tranquila a una tienda. Si, señores. Por mas que lo intento he llegado a la conclusión de que es IMPOSIBLE ir a una tienda con mi hijo. Lo primero quiere montarse en un carro y...¡Madre como no haya carro! Le compramos una silla, un pastizal de silla de paseo que ha usado...¿Dos veces? Si la sacamos se empeña en 'conducirla' él, así que ya podéis haceros una idea de la que monta atropellando a toda buena persona que se cruza en su camino. 

5. ¿He dicho dormir?

6. Poder ver algo distinto en la televisión que no sea el Clan.

7. Muchas sabéis que yo no puedo correr porque tengo una minusvalía en las piernas, así que echo de menos no hacer el ridiculo intentado ir como loca detrás de mi pequeño. No corro, pero tampoco ando..,nueva modalidad olímpica sin duda.

Madre mía...visto así...son muchas cosas. Cosas, que pese a que las echo de menos, no cambiaría por nada del mundo mundial porque si, lo se, tengo un hijo travieso que cada día me recuerda la barriga de mas que tengo, que me pone de los nervios, que a veces agota mi paciencia, pero que me da besos como nadie, me dice lo guapa que estoy y lo happy que se siente. Me despierta por las mañanas dándome besos y llamándome MAMA (la palabra más increíble del mundo). Me paso el día pensando en él, en sus travesuras, en sus achuchones, en sus te quieros hasta la luna... 

A las futuras primeras mamás les diría que no es fácil, que lloraran y reirán a partes iguales, y que a veces echaran de menos cosas que han cambiado, pero que sin duda alguna, cada día tendrán la mejor recompensa esperando.

   Foto Google.es

El verano ya llegó

miércoles, 1 de junio de 2016

Madre mía, casi sin darnos cuenta nos hemos plantado en el verano. Bueno, los más puristas diréis que hasta el veintiuno no eeeentra... ¡Cierto! Pero ya huele a calorcito, a terracitas, a playa y sobre todo a ¡vacaciones!

Los días son más largos...(para los padres a veces demasiado) y pronto los pequeños dicen adiós al cole para disfrutar de un merecido descanso.

Y ahora, ¿Qué hacemos? En mi caso diré ¡benditos abuelos! Admiro a la gente que los tiene lejos y hacen triquiñuelas para apañárselas. Yo sin ellos no serrín nada. 
El caso es que, como es lógico y normal, muchas personas tienen que buscar campamentos, ludotecas, guarderías que les suplan las horas laborales para poder 'compaginar' (que no conciliar) la vida personal y laboral.

Ahora la oferta educativa es excesivamente amplia y tenemos un gran abanico de posibilidades (previo pago eso sí) pero, ¿Qué opción es la mejor?

Os he seleccionado alguna de ellas para ayudaros en la elección.

CAMPAMENTOS DE INGLES: Aquí podemos volvernos locos porque son los más demandados con diferencia y también los que más variedad disponen.

La empresa Talking point se encarga de la organización y coordinación de campamentos multiaventura donde el principal atractivo es la posibilidad de aprender inglés de una forma divertida y sana.

El campamento Talking Point se diferencia por la reducción de alumnado de entre 7 y 17 años. Los profesores son nativos y con la titulación adecuada para poder gestionar y educar de la manera correcta el campamento.

Además, cuentan con un entorno de naturaleza privilegiado donde poder disfrutar de las actividades deportivas y de aventura que tienen preparadas



Os adelanto que el precio ronda los 1.050 euros la quincena e incluye todos estos beneficios:

   (Fotos: web Talking Point)

Podéis informaros en www.campamentosdeingles.es y sobre todo, ¡contarnos vuestra experiencia!

CAMPAMENTOS GOURMETS: Como bien sabéis ahora está en auge eso de que nuestros hijos se pongan el delantal y nos deleiten con cualquier suculento manjar ( eso sí, que nos dejen recogida la cocina por favor) y parte de sana culpa la tienen programas como el archiconocido Master Chef Junior.

Así que si, papás y mamás ya podéis apuntar a vuestros expertos culinarios a los campamentos Master Chef.

La verdad es que tienen una pinta estupenda y lo mejor de todo es que los hay por toda España! Cádiz, Burgos, Valencia, Ourense, Girona...

Disfrutando de un entorno natural privilegiado al mismo tiempo que aprenden a cocinar de una forma divertida.

Os dejo el enlace para que podáis informaros. En él aparecen precios, actividades y fecha. No os lo perdáis! http://www.campamentosmasterchef.com/


Y vosotros, ¿qué planes tenéis este verano?

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground