Odio el parque

miércoles, 24 de mayo de 2017

Esta reflexión llega así, de esta manera, sin anestesia. Odio el parque, señores. Lo reconozco abiertamente.  A veces pienso: 'Una nube...mmm...con un poco de suerte llueve y corremos a casa, sin mirar atrás'

No se si esto me convierte en mala madre, pero desde luego soy realista. He decidido hablar de ello para alertar a todas las mamás y papás primerizos que por el momento, viven en la ignorancia del 'lugar', del 'afamado lugar'. Ese dichoso lugar que a veces es una jungla de fieras, y no solo de niños, también de padres (que es lo peor).

El caso es que cada día me sorprendo/estreso más cuando voy al parque. Seguro que muchos os sentiréis plenamente identificados con mi relato y otros muchos, quizá se ruboricen, pero os hablo de mi experiencia y mi opinión. 

Muchos días, cuando hace bueno, salimos del colegio y nos dirigimos cual rebañito al parque más cercano y con mas árboles y menos sol. La verdad es que charlar con los padres y abuelos es una terapia estupenda, sana y gratuita. Los niños pasan un buen rato, se desfogan y mientras pues compartes el día a día con mas iguales en tu misma situación. 

Peeeero, a mi que me gusta observar, llevo una semana topándome con distintas clases de padres y madres que yo he reclasificado en mi mente y que me hacen ver el parque de otra manera.

1. La mamá o papá pasota: Se dice de aquel o aquella que se apalanca en un banco, y sin apenas respirar, habla, y habla sin parar sin percatarse en absoluto de la presencia de su hijo. ¿Hijo? ¿Qué hijo? Ya puede el susodicho niño pegar, amenazar, coger cualquier cubo, pala o instrumento que no sea suyo, que su madre/padre jamás se percatará.

2. La 'ni mires ni toques a mi hijo': Si, señores, hay padres que piensan que sus hijos viven en una burbuja continuamente y que no consentirán jamás de los jamases que ni un granito de arena llegue a la cabeza de su retoño. Cuidado si se percatan de que alguien invade la burbuja...¡Rayos y truenos caerán sobre tu cabeza! Y es que yo diría que vienen muy estresados. ¡Ay angelitos, la que os espera!

3. La detective: Aquel ser cuyo objetivo es claro, no quitar un ojo a su pequeño. No importa si habla, come, o estornuda. Jamás quitará uno de sus ojos (da igual derecho o izquierdo) de la presencia del niño.

4. La pregonera: Dícese de aquella o aquel que se pasa la hora del parque gritando de un lado a otro cual pregonera/o. Quien mas, quien menos, se sabe el nombre del niño mejor que el de su hijo. Y os aseguro que el nombre se graba en la mente durante horas.

5. La 'pío pío que yo no he sido': Esta es la 'especie' que mas gracia me hace. Y es que, ¿Quién no ha visto alguna vez a una mamá o papá recogiendo los juguetes, tranquilamente, y con gran disimulo y perspicacia se ha agenciado de alguno que no era de su propiedad?  Sorprendente pero tan cierto como la vida misma. Vamos que parque tras parque te haces con el ajuar completo para la playa.

Pero, ¿A qué algunos os resultan familiares? ¡Preparaos primerizos, yo que vosotros iría entrenando!

La verdad es que entre el calor asfixiante, mi dolor de espalda, las taquicardias y esta barriga de seis meses... Ir al parque está siendo un auténtico calvario. 

Y vosotros, ¿Sois de los que adoráis el parque o por el contrario deseáis como yo que caiga un chaparrones? ¿Con qué 'especie' o sentís mas identificados?

¡Feliz jueves llámamemamistas!

   Foto: Google.es

PRIMEROS REGALITOS +ORGANIZACION+NUEVOS VLOGS

jueves, 18 de mayo de 2017

                     



¡Por fin os puedo enseñar el Vlog de los primeros regalitos y las primeras compras de Princess Adriana!

Poco a poco la casa se nos está llenando de rosa y cada día tenemos más ganas de verla. De hecho el último regalito que nos han hecho y que no aparece en el video porque lo grabé antes, fue la Eco 5D en Babylive Móstoles, de la mano de mis queridísimas Sole y Ceci...¡Morimos por verla de nuevo!

Escribiendo desde el hospital (nada malo llamamemamistas)

miércoles, 10 de mayo de 2017

Aunque os quiero hacer un vídeo con todas las cositas que estamos preparando para Adriana, hoy ha sido imposible terminar de grabarlo y editar porque estoy en el hospital. (Hoy miércoles)

Tranquilos!!!! Nada grave, pero os cuento. Por cierto, escribo desde una sala bastante angosta con más de veinte personas que no dejan de toser, estornudar y difundir virus a tutiplén que miedito me están dando. 
En fin, el caso es que yo tengo extrasistoles en el corazón. Y qué es eso? Diréis. En principio nada grave. La gran mayoría del mundo mundial las tiene, el problema es que yo las noto en exceso. Sin estar embarazada también las noto, pero con un bebé dentro y todos los órganos prácticamente anidando en mi garganta pues la cosa se pone más complicada. Lo normal es que el corazón tenga un ritmo continuo pero en mi caso a veces es como si se parase, o me me diese un vuelco y acto seguido recuperase latido de una forma rápida. Esto lo que produce es una sensación de agobio y angustia brutal. Noto que me quedo sin fuerza, mucha presión en el cuerpo y como si el oxígeno no me llegase de manera correcta a la cabeza. Os aseguro que es una sensación desagradable.

En el embarazo de Petit Manuel también lo tuve pero fue casi al final, de 30 semanas. Esta vez la enana viene pisando fuerte como buena fémina que es. Lo que más me asustan son los mareos y el pensar que la niña pueda notar algo, aunque en principio parece ser que no afecta al bebé. 

Esta semana, cuando le comentaba a la gente como me sentía todos coincidían... Vaya mesecitos duros que te quedan!! Y la verdad es que hasta ahora no lo había empezado a asimilar. Como Petit Manuel nació en noviembre, no me pilló el verano muy avanzada y pude sobrevivir, pero ahora...Ay ahora... Solo pensar que puede adelantarse y sorprendernos en agosto ( cosa que espero no pase) me echo a temblar.

Yo no soy de venir al hospital tan alegremente, pero quería asegurarme de que la cosa no se estaba desmadrando demasiado porque no me puedo permitir flaquear ahora.

De momento, electro al canto y a esperar y se decide verme la matrona, cosa que yo diría que sería lo normal, pero ya sabemos cómo funciona esto... (os informaré)

Pero me quedo un poco triste por no haber podido ofreceros el vídeo, donde os contaba los primeros regalitos de Adriana, las compras y lo que tenemos pensado para su habitación, pero prometo acabarlo y publicarlo lo antes posible.

Alguna ha vivido un embarazo de verano? Necesito consejos para sobrevivir a estos meses tan calurosos que me esperan, me apuntaré todos!!!

Feliz jueves llamamemamistas!!


Lo difícil de la bimaternidad

jueves, 4 de mayo de 2017

¡¡Hellouuuu llamamemamistas!! ¿Qué tal ha ido ese puentazo? La verdad es que nosotros hemos aprovechado para descansar y también para hacer compritas, porque ahora que sabemos que vamos a tener una princess en nuestra vida, tenemos que empezar a renovar vestuario (os juro que va a ser nuestra perdición)

El caso es que hoy he llegado a casa después de un laaaargo día y sólo pensaba en contaros cómo me siento. Creo que agotada puede ser la palabra elegida, o saturada, o incluso a veces me da la sensación de que mi cerebro va tres pasos por detrás de mi cuerpo, con la lengua fuera, e incapaz de alcanzarle.

Después de trabajar, e ir corriendo a recoger a Petit Manuel que venía de excursión de la Granja Escuela, tener un mini percance camino del medico, llegar al ginecólogo agotada, bajar al parque, arrastrar (y cuando digo arrastrar es literalmente) a Petit Manuel hasta el coche, recoger a Papá Manuel, ir a comprar, baños, lavadoras, cenas...en fin... ha llegado la hora de sentarme.
He de reconocer que Papá Manuel es el delantero centro del equipo y siempre está ahí para rematar el córner, pero...estoy agotada. Y eso que la semana acaba de empezar.

El caso es que tenía que ir a revisión, (todo bien) apenas he cogido 2 kilitos en todo el embarazo, y eso que no me corto ni con un cristal, pero os aseguro que el secreto no es otro que el tener un hijo de tres años y medio con energía suficiente como para parar un avión sin pestañear.
Adriana está creciendo perfecta y es una campeona, pero se mueve bastante menos que su hermano y llevaba un par de días que apenas le notaba alguna patada, algún movimiento, así que aproveché y se lo comenté al doctor. Algo normalísimo, parece ser, y que sólo debemos preocuparnos si en la semana 28, 29 más o menos nos pasa, así que, de momento todo en orden.

Pero, ¿Cómo voy a sentir a la pobre si no he parado ni un segundo? Cuando estaba embarazada de Petit Manuel tenía la inmensa suerte de trabajar desde casa, levantarme a las nueve menos veinte, tranquilamente, sin estrés. Terminaba de trabajar y hacía lo que me parecía, descansar, salir a dar paseos tranquilamente, limpiar, o mirar al techo, pero ahora...Ay ahora... Ahora eso es historia.

Mi despertador suena a las seis y media de la mañanita, sigo levantándome con alguna nausea que otra, cojo el coche y conduzco media hora hasta la oficina. Sal de trabajar, recoge al incansable del hermano mayor, cumple con las actividades, o en su defecto con el parque. Llega a casa, y continua con las tareas...Cuando nos sentamos, Papá Manuel y yo nos miramos suplicando un nuevo puente, unas vacaciones al Caribe o simplemente silencio. Así que, veintidós semanas después, tengo clarísimo que este embarazo se me está pasando volando.

Admiro a las bimadres, trimadres y mejor no sigo porque sois mis heroínas indiscutibles. Según escribo estas lineas, en el poco rato que tengo libre, los párpados me empiezan a jugar malas pasadas y siento que necesito dormir, soñar, perderme en mis pensamientos, relajarme aunque sea hasta que el despertador vuelva a sonar a las malditas seis y media de la mañana.

El jueves que viene os  prometo video con los primeros regalos, muy especiales y las primeras compras para la pequeña de la casa.

Os mando un besote bien fuerte llamamemamistas y mucha Energy (aunque me quedo con una poca para poder cerrar el día ;)

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground