Cómo seguir dando pecho sin morir en el intento (Parte I)

jueves, 15 de febrero de 2018

Este post habrá a quien le haga gracia, le guste o no, pero es la pura realidad. 

Se que la lactancia para muchos es ese estado idílico donde se crea un vínculo muy especial entre madre e hijo. Ejem, ejem.

No digo que no sea un buen momento, pero jolines, me gustaría ser realista. Contar lo que nadie cuenta, que se sepa de una vez por todas que la lactancia es perfecta siempre y cuando tengas tiempo y paciencia, paciencia y tiempo. En fin.


Ya os conté que los comienzos fueron duros, pero por fin conseguí establecerla definitivamente. El caso es que cuando ya teníamos el ritmo cogido, tuve que reincorporarme al trabajo. Y, ¿Ahora qué? 


Todo el mundo me preguntaba si pensaba dar lactancia mixta, si iba a dejar el pecho... Vaya por delante que yo soy de las que piensa que la lactancia tiene su tiempo. Respeto todas las opciones pero quizá yo no aguantaría más allá del año.


Total que yo me reincorporé la semana pasada. Desde enero comencé a sacarme leche y a llenar el congelador de bolsitas para mi pequeña. Empecé a echar cuentas y necesitaba tres bibes al día. Aunque no lo creáis es mucho. Reconozco que me agobié, pero quería intentar llegar mínimo hasta los seis meses (lo que la dichosa OMS recomienda).


El caso es que la idea era sacarme leche en el trabajo. Pues allí me planté, con mi sacaleches, mi bolsa isotérmica y mis pocas ganas de ir al baño a ‘ordeñarme’ cada tres horas.


De repente, me vi metida en uno de los servicios, con todos mis bártulos a cuestas, sacándome toda la leche posible. Os aseguro que la situación es cómica cuando alguien entra  en el baño contiguo y solo se oye: güi güi güi güi... Imagino que se preguntarán qué es lo que hago. También es cierto que más de una me mira con lástima mientras lavo todos los cachivaches. No me extraña, esto es un no parar.


Pero hoy, hoy ha sido el gran día, aquel en el que pensé que se me había olvidado en casa una parte del sacaleches y he tenido que usar el método más ancestral: Las manos. Si, tal cual. No os podéis imaginar qué situación, cual vaquita desesperada, sentada en el inodoro y deseando que mi pequeña comience a probar otros alimentos ¡Por Dios! Por que si, en ese momento lo deseaba.


Ahora entiendo perfectamente a todas aquellas mamás que deciden dejar el pecho cuando se reincorporan al mundo laboral. Dar de mamar es bonito, pero con calma, sin estrés, no dentro de un servicio público.


Intentaré llegar a los seis meses pero no puedo mentir, dar de mamar así no mola. Mola llegar a casa y cogerle y darle tu misma de comer, eso sí que es genial. Aunque he aprendido a dar el pecho mientras con una mano juego al Monopoly con mi hijo mayor y con la otra repaso el email. Cosas de la bimaternidad.

Aprovechad las que tengáis la inmensa suerte de disfrutar de esas dos preciadas cosas de la vida, paciencia y tiempo. Yo paciencia intento tener pero el tiempo me puede. Ojalá los días tuviesen diez horas más, ¿Verdad? Ya os contaré cuando comencemos con el destete (visto así, ahora me da pena) jeje.


¡Feliz jueves llamamemamistas!





EL ULTIMO DIA

jueves, 8 de febrero de 2018

Cierto es que no pensaba retomar el blog hasta no volver a mi rutina, al trabajo, pero me he puesto sentimental y he dicho, ¿Por qué no? Además, estoy segura de que hay muchísimas mamás y también papás que están pasando por lo mismo que yo, y hablarlo, ayuda.

Pues si, hoy, después de una noche de gastroenteritis múltiples en mi hogar, ha sido el último día de mi baja maternal. 

Se acerca una realidad que lejos de asustarme, me inquieta. Me da una pena terrible cerrar esta etapa de mi vida. Petite Adriana ha crecido, pero no lo suficiente como sentirme aliviada, sigue siendo mi bebé.

He tenido la inmensa suerte de disfrutarle al máximo. Adriana me ha dado más en cinco meses que muchas personas en años. Me ha enseñado que cuando eres bimadre, el amor hacia los hijos no se divide, se multiplica, e incluso se eleva al cuadrado.

Adriana me ha hecho conocer gente que jamás hubiese pensado. Gente que de verdad importa, de esas personas que suman y que aportan muchísimas cosas buenas a tu vida. 

Adriana me ha enseñado a relativizar, a priorizar y a sentirme aun mas orgullosa de mi familia.

Adriana me ha abierto los ojos, me ha dado en parte, esa bofetada que necesitaba para decir, YO PUEDO.

Adriana me ha regalado largos paseos, cafés provechosos, de esos en los que crees arreglar el mundo y que sientan tan bien. Conversaciones diferentes y enriquecedoras.

Adriana me ha mostrado la maternidad desde otro punto de vista, quizá desde el lado femenino, dulce, tierno, bondadoso.

Puedo decir que he aprovechado cada milésima de segundo de su compañía, de sus sonrisas, de su piel, de su respiración.

Es posible que sólo aquellos que seáis madres o padres me entendáis, pero una tristeza inmensa hoy recorre mi cuerpo, quizá el estar pachucha es sólo una señal de lo que siento.

Por que no es suficiente. No es suficiente una baja maternal de dieciséis semanas, ni quince días de lactancia, ni cinco semanas para el padre. Las cuentas no me salen.

La OMS recomienda seis meses de lactancia materna exclusiva. Yo tengo la inmensa suerte de poder dar LME, sin embargo llevo meses congelando bolsitas para que mi hija pueda, al menos llegar al sexto mes.

Petite Adriana se ha adaptado perfectamente a la guarde y le quieren y le miman, pero aun le veo tan pequeñita, tan indefensa, aunque se que ella es fuerte y buena y eso me hace irme trabajar un poquito mas tranquila.


En fin, que no quería liarme demasiado que me quedan las últimas horas de libertad y por supuesto pienso pasarlas como hasta ahora, en familia. Pero no podía dejar de mandar todos mis ánimos y solidaridad a esas mamás y papás que se reincorporan y que comparten este sentimiento de tristeza conmigo.

Foto: llamamemama 






Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground