Parto de Miriam: ¡Bienvenido pequeño Lucas!

lunes, 17 de marzo de 2014

A veces la vida da una tregua. Piensas que todo se vuelve en tu contra y de repente un regalo con lazo azul llama a tu puerta.
Eso es lo que debieron pensar Lucas y Miriam. Llevaban años juntos, quiriéndose, conociéndose y pese a su juventud, amándose en lo bueno, pero aún más en lo malo.
Se aventuraba frío el mes de febrero, la próxima llegada del bebé lo volvió cálido. Aún  quedaban meses de dudas, de miedos, de ilusión. La vida les mandaba un guiño de felicidad.

Parecía premonitorio, Miriam estaba convencida que el 30 de octubre nacería su pequeño. Había estado ultimando todo, ilusionada, nerviosa, y aunque ella lo negaba creo que estaba preparada.

Lucas se fue a trabajar. Era de madrugada. Nada hacía presagiar que ese día se convertiría en uno de los mejores de su vida.

Pero ella era consciente de que pronto dejarían de ser dos. Empezó a sentir molestias, poco a poco recibía señales de su interior. Su bebé estaba listo, había llegado el momento y no podía esperar. Las contracciones se repetían cada tres y cinco minutos. Recordaba con añoranza las respiraciones y era la hora de ponerlas en práctica. LLamó a Lucas. Pronto se dirigieron hacia el hospital.
Era madre primeriza y sin embargo tuvo la templanza de volver a casa y darse un largo baño caliente. Si, necesitaba relajarse. Su cabeza iba a mil por hora, pero sabía lo que le convenía y quería hacer las cosas bien. Pero ya no podía más. El dolor angustioso se acentuaba con cada contracción.

Avisaron con una nota a la familia..."Mamá, no vendremos a comer, vamos al hospital". En ese instante su vello se erizó y un escalofrío recorrió su espalda. La próxima vez que les viese ya sería madre, era extraño.

Estaban solos en aquella habitación de hospital, las horas pasaban y el dolor nublaba sus pensamientos. Sólo quería verle, tocarle, sentirle. Sólo quería que por una vez las cosas saliesen bien.
Todo fue rápido. Había sido una valiente y no podía creer lo que estaba a punto de suceder. Se miraban, se daban la mano. Él la animaba y la calmaba, la besaba y sufría su dolor. La epidural ayudó a que se relajase y de una vez por todas pudiese disfrutar de su momento.

"Ya está. Miriam, tranquila, pronto estará con nosotros"- Se repetían una y otra vez mientras los médicos observaban, anotaban y decidían.

¡Empuja, empuja!, pero Lucas no podía salir. Valiente pequeño. Miriam no podía más, lo intentaba una y otra vez con todo su corazón y su alma. Eran tantas las ganas que tenía de conocerle...
Pequeño y travieso Lucas. Se acababa la tarde y decidieron ayudarle instrumentalmente. Él no la dejó, permaneció nervioso pero convencido a su lado, dándole fuerza y energía. Todo iba a salir bien y lo sabían.

Y allí estaba. Blanquito, guapo, suave. Miriam no podía dejar de llorar, lo habían conseguido. Habían logrado sentirse completos, formar su propia familia. Las lágrimas empañaban la imagen mientras un bebé de 3,160 kg le saludaba con su llanto fuerte y esperado. Donó el cordón, era algo que siempre pensó hacer.

Se lo pusieron al pecho y entonces sintió que ya era mamá. Debía cuidarle, velar por él. No podían dejar de mirarle, era tan perfecto... Nada podía estropear aquella magia que en esa sala ellos habían creado. Sus chicos, era todo mejor de lo que jamás había imaginado.

Pronto subieron a planta y allí esperaban impacientes para conocerle. Era emocionante. Aquella primera noche apenas pudo dormir. Sólo quería mirarle, alimentarle, sentir su nueva piel, tocarle, simplemente oirle respirar. Era mamá, ya era madre y estaba preparada para todo lo que estaba por venir. No esperaban nada más de la vida, a veces dura, y otras tan espontánea que te regala la felicidad de una manera sobrehumana.

La noche era gris, gris oscura casi negra, y a lo lejos, dos estrellas brillaban con tanta fuerza que iluminaban el firmamento. Sin duda, era festivo en el cielo. Bienvenido pequeño Lucas, siempre te cuidaremos.



Después de contarme su parto, Miriam contestó a unas preguntas que me atreví a hacerle, espero os sirvan de ayuda.
*¿Que fue lo más bonito de tu parto (además de ver a tu bebé)?
Miriam-Lo más bonito de mi parto además de ver a Lucas fue ver a Lucas papá como se le veía de feliz, que creo que más que nadie lo merecía. Y me sentí genial de formar parte de su felicidad. Y el poder sentir el piel a piel con Lucas, olerle, abrazarle ya que cada día me imaginaba ese momento.

*¿Qué parte cambiarías de ese día?
M-NADA. Porque sino no sería mi parto jeje a pesar de pasé dolor fue el día más especial de mi vida, pensaba que cada dolor era un paso para estar más cerca de Lucas.
*Describe con una palabra tu parto
M-¡¡IMPRESIONANTE!!
*¿Qué pensaste cuando le viste por primera vez?
M-No me lo creía que estaba viviendo ya ese momento que tanto ansié e imaginé. Se parecía a cuando le vimos en la 4D. Y lo vi muy blanquito que yo lo esperaba colorao jaja. Y pa mí guapisimo!! Perfecto de tamaño y todo lo que yo pedía.
*Un consejo que darías
M-Lo típico, que se disfrute da cada segundo que es único.

AGRADECIMIENTOS

Gracias a Miriam y a Lucas, por dejarme contar su historia y sobre todo gracias por haber formado esta bonita familia. Gracias al pequeño y travieso Lucas porque eres la viva imagen de la felicidad.

11 comentarios:

  1. Jo Irene me a gustado mucho yo me identifico con este parto si no ya lo vereis. Un beso para esta peazo de familia bonita y para la escritora de esta historia muack

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, chicas!!! Lucas tiene muchas razones para ser un niño feliz :-) Bravo por donar el cordon!! Irene, me ha encantado. Un beso a las 2!!

    ResponderEliminar
  3. Irene mil gracias!!!x ste regalo. Me has vuelto ha emocionar. Lo lei a las 7 y algo pro queria volver a leerlo bien despierta jaja. Lucas tb lo acaba d leer y le ha encantado. Dice q sto hay q sacarlo jeje. Gracias, gracias y gracias!!!te quiero guapa!!!y gracias a mis supermamis jiji. Un besazo

    ResponderEliminar
  4. K manera de llorar, se me puso la piel de gallina!! Enhorabuena a Miriam y Lucas x el bombon k teneis!! Y ENHORBUENA una vez mas Irene!! Eres increible!! Besotes..

    ResponderEliminar
  5. Gracias a vosotras por valientes, aventureras y sobre todo por dar la oportunidad a otras mamás de sentirse identificadas con cada parto.Un beso emorme!

    ResponderEliminar
  6. Millones de felicidades a Miriam y Lucas por eso bonito regalo de la vida. Y como no a mi querida pequeñaja por saber transmitir este mensaje que lo mas bonito que te puede pasar en la vida la llegada de ese pequeño y gran regalo .
    Cada parto que leo mas ganas tengo de que llegue el mio , poder verle la carita a mi pequeño milagro, gracias por compartir cada semana con nosotros estos bonitos e intimos momentos de la vida.

    ResponderEliminar
  7. Es una historia.muy bonita me ha gustado enhorabuena a esos papas y a ti tambien por escribirlas tambien eres genial y una buena redactora besitos guapa

    ResponderEliminar
  8. Ayyy, precioso como siempre. Me encanta leerlo porque me hace recordar la magia de ese día concreto cuando nos iba contando todo y la felicidad de ver la primera foto!! Y Lucas es que es para comérselo, tan tierno y chulito a la vez jaja La foto es una preciosidad!!!

    ResponderEliminar
  9. Soy una admiradora tuya desde q empezaste a escribir tus relatos me encantan tienes q ser una buena pediodista por lo bien q lo cuentas besitos sigue asi tu admiradora

    ResponderEliminar
  10. Hola! Yo soy padre tambien y he conocido tu pagina por casualidad. Gracias por contar todas estas historias muy útiles y de una forma tan bella. Te sigo!

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todas!!
    Irene a mi madre y a mi cuñada tb las has emocionao!!! Mi madre decia q hay q ver la xikiya q bonito scribe qm ha hecho llorar d recorda ese dia y cuando esperaban. Aunq ellas no stan en las nuevas tecnologias pa felicitarte jeje. Pro les ha encantao. Y a mis amigas tb. Un beso

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground