Odio el parque

miércoles, 24 de mayo de 2017

Esta reflexión llega así, de esta manera, sin anestesia. Odio el parque, señores. Lo reconozco abiertamente.  A veces pienso: 'Una nube...mmm...con un poco de suerte llueve y corremos a casa, sin mirar atrás'

No se si esto me convierte en mala madre, pero desde luego soy realista. He decidido hablar de ello para alertar a todas las mamás y papás primerizos que por el momento, viven en la ignorancia del 'lugar', del 'afamado lugar'. Ese dichoso lugar que a veces es una jungla de fieras, y no solo de niños, también de padres (que es lo peor).

El caso es que cada día me sorprendo/estreso más cuando voy al parque. Seguro que muchos os sentiréis plenamente identificados con mi relato y otros muchos, quizá se ruboricen, pero os hablo de mi experiencia y mi opinión. 

Muchos días, cuando hace bueno, salimos del colegio y nos dirigimos cual rebañito al parque más cercano y con mas árboles y menos sol. La verdad es que charlar con los padres y abuelos es una terapia estupenda, sana y gratuita. Los niños pasan un buen rato, se desfogan y mientras pues compartes el día a día con mas iguales en tu misma situación. 

Peeeero, a mi que me gusta observar, llevo una semana topándome con distintas clases de padres y madres que yo he reclasificado en mi mente y que me hacen ver el parque de otra manera.

1. La mamá o papá pasota: Se dice de aquel o aquella que se apalanca en un banco, y sin apenas respirar, habla, y habla sin parar sin percatarse en absoluto de la presencia de su hijo. ¿Hijo? ¿Qué hijo? Ya puede el susodicho niño pegar, amenazar, coger cualquier cubo, pala o instrumento que no sea suyo, que su madre/padre jamás se percatará.

2. La 'ni mires ni toques a mi hijo': Si, señores, hay padres que piensan que sus hijos viven en una burbuja continuamente y que no consentirán jamás de los jamases que ni un granito de arena llegue a la cabeza de su retoño. Cuidado si se percatan de que alguien invade la burbuja...¡Rayos y truenos caerán sobre tu cabeza! Y es que yo diría que vienen muy estresados. ¡Ay angelitos, la que os espera!

3. La detective: Aquel ser cuyo objetivo es claro, no quitar un ojo a su pequeño. No importa si habla, come, o estornuda. Jamás quitará uno de sus ojos (da igual derecho o izquierdo) de la presencia del niño.

4. La pregonera: Dícese de aquella o aquel que se pasa la hora del parque gritando de un lado a otro cual pregonera/o. Quien mas, quien menos, se sabe el nombre del niño mejor que el de su hijo. Y os aseguro que el nombre se graba en la mente durante horas.

5. La 'pío pío que yo no he sido': Esta es la 'especie' que mas gracia me hace. Y es que, ¿Quién no ha visto alguna vez a una mamá o papá recogiendo los juguetes, tranquilamente, y con gran disimulo y perspicacia se ha agenciado de alguno que no era de su propiedad?  Sorprendente pero tan cierto como la vida misma. Vamos que parque tras parque te haces con el ajuar completo para la playa.

Pero, ¿A qué algunos os resultan familiares? ¡Preparaos primerizos, yo que vosotros iría entrenando!

La verdad es que entre el calor asfixiante, mi dolor de espalda, las taquicardias y esta barriga de seis meses... Ir al parque está siendo un auténtico calvario. 

Y vosotros, ¿Sois de los que adoráis el parque o por el contrario deseáis como yo que caiga un chaparrones? ¿Con qué 'especie' o sentís mas identificados?

¡Feliz jueves llámamemamistas!

   Foto: Google.es

1 comentario:

  1. Jajajaja, tengo un post tb sobre este tema y la verdad es que son ya muchos años de parque y es un aburrimiento. Lo único que ha mejorado es que ahora ambos se entretienen jugando al fútbol haya o no haya niños conocidos. Antes era un tostón, te daban la brasa para bajar y si llegaban y no había nadie eran incapaces de jugar ellos. Se sentaban y se quedaban ahí. Así que después de haber bajado tocaba subir con dos niños muermos... A mi lo que m egustaría es que hubiese algo de variedad durante la semana, chica, unos días parque, otros días un paseo, otro día en casa, qué se yo.... Porque hay semanas que es de lunes a domingo echar las tardes en el parque y pierdo vida, te lo juro, jajajajaja. Y sí, los padres son muchas veces lo peor. Hemos tenido aquí peleas en las que, incluso, han tenido que llamar a la policía... Muy surrealista todo. Y tu con la barriga no me extraña que te apetezca cero y más con este calor. Yo lo pasé muy mal en ese sentido, el calor, el cargar con el niño, las nauseas... Pffff. Aunque quién sabe, igual en un futuro hasta lo echamos de menos jajajajaja. Ánimo

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground