¿Hablamos de sexo?

jueves, 8 de mayo de 2014

Empecemos por reconocer que hablar de sexo a veces, nos incomoda, nos da vergüenza. Sinceramente, me cuesta saber por qué. Estamos llenos de dudas. Cada día nos surgen situaciones que no sabemos con quién hablar o a quién preguntar. Ir al médico es una opción, comentarlo con las amigas, otra, pero por temor al qué dirán mantenemos nuestras cuestiones ocultas y sin resolver.

Cuando estás embarazada estas pequeñas dudas se multiplican y comienzan a florecer los miedos. Miedos lógicos, por supuesto, pero que si no se pone remedio pueden ayudar a no disfrutar por completo de nuestra relación.

A veces, nos puede incomodar el no saber cómo nos ve nuestra pareja, ¿Nos verá guapas?¿Le resultará extraña la tripa?¿Tendrá él también miedo a hacerle daño al feto?

Obviamente, si el ginecólogo considera que nuestro embarazo es completamente normal, podemos hacer nuestra vida cotidiana sin ningún temor. De lo contrario, es cierto que quizá la abstinencia sexual sea una de las principales medidas a tomar.

El sexo es mucho más que el acto en sí. El sexo es demostrar amor, cariño, respeto. Es disfrutar de la intimidad de la relación mediante caricias, besos, palabras bonitas...A veces tendemos a asociar sexo con penetración, sin pararnos a pensar que simplemente es un momento de los dos, único, de pasión.

Cuando tenemos hijos, sobre todo si son más de uno, las fuerzas al final del día flaquean. Nos notamos cansadas, sin ganas de nada, sentimos que ya no tenemos esa energía que nos hacía estar al 100%, sobre todo con nuestra pareja.

Por estos y otros motivos, en Llámamemamá hemos querido resolver algunas de las dudas que me habéis ido enviando durante días. Para ello, qué mejor que contar con una profesional que seguro resolverá todas estas cuestiones. Raquel Martínez, licenciada en Psicología y especializada en Sexología ha querido compartir sus conocimientos con nosotros.

Especialista en Terapia sexual, pareja y género por la Fundación Sexpol. Realizó prácticas en el Centro Jóven de Anticoncepción y Sexualidad de Madrid, y ha colaborado en talleres de capacitación de VHI/SIDA para la atención a jóvenes. Del mismo modo, ha impartido talleres de buenos tratos de manera voluntaria en el Instituto Calderón de la Barca, en Madrid.
Actualmente está vuestra entera disposición en  Qué placer de web, donde podéis encontrar curiosos artículos, referencias y por supuesto realizar vuestras consultas.

----

Llámamemamá: Lo primero de todo, muchas gracias y bienvenida a Llámamemamá. Como sabes, es un blog creado con el fin de intercambiar experiencias entre, no sólo madres, si no también padres y personas interesadas en la puericultura y la maternidad. Algunas de mis seguidoras me han ido mandando preguntas durante esta semana, de esas que todas nos hemos hecho en algún momento, y que seguro tú nos vas a poder aclarar.
Empezamos con aquellas relacionadas con el sexo durante el embarazo.

- ¿Es normal que durante el embarazo el hombre pierda el apetito sexual, bien por miedo a hacerle daño al bebé o bien porque el cuerpo de la mujer está en continuo cambio? ¿Qué les recomendarías a esas parejas que están ahora mismo en ese punto?

Raquel Martínez: Pues bien, sí es normal, muchas veces pasa. En mi opinión, sobre todo en el primer embarazo.
El miedo a hacer daño al bebé es algo que tienen muchas parejas, pero es más una leyenda urbana.
El bebé está en el útero y el pene del hombre no puede llegar hasta él. Por lo que es algo que no debe asustar. Si lo necesitáis y os sentís más tranquilos, podéis preguntar al ginecólogo, muchas veces necesitamos esa confirmación para sentirnos seguros al 100%.

En cuanto al atractivo físico, eso también puede pasar. Tanto ellos como vosotras seguro que estáis acostumbrados a veros de una manera y...¡El cuerpo cambia tan rápido!
Por otro lado, parece que la sociedad nos hace pensar que el sexo y el disfrute sexual es sólo para personas delgadas y atractivas ¡Pero eso no es cierto! Todos los tipos de cuerpos pueden dar y recibir placer.

A las parejas que están pasando por esto, les invito a que redescubran sus cuerpos.
Un ejercicio muy bueno es cerrar los ojos y que uno vaya acariciando al otro. No con el objetivo de hacerle disfrutar si no de descubrir su cuerpo, de tocar partes que antes ignoraba y de sobre todo, disfrutar al descubrirlas. Puede ser una manera muy placentera de acostumbrarse a los cambios del cuerpo.
Las relaciones sexuales no empiezan ni terminan con la penetración.
Para realizar correctamente este ejercicio, os animo a que dispongáis de tiempo, un lugar cómodo con un ambiente agradable y que hagáis turnos. Primero uno acaricia y el otro se deja acariciar y después cambiamos. También es algo genial si tenéis ese miedo a dañar al bebé ya que este ejercicio no tiene porqué incluir los genitales.

Llámamemamá: Es posible que el hombre nos vea más como madre que como amante y eso les haga estar reticentes al sexo, ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos ayudarles?

Raquel Martínez: También es posible, y hasta puede que vosotras también les veáis a ellos como padres. Para que esto no pase, es importante que sigáis manteniendo un tiempo y un espacio para vuestra relación de pareja. Aunque un bebé sea algo muy absorbente, es importante que saquéis ratos para vosotros.
En una pareja siempre debe haber tiempo para los dos, tiempo para uno mismo y tiempo para trabajo y familia.
Es fundamental que reservéis un espacio para vuestra relación, en el que no habléis de hijos, en el que seáis vosotros mismos y por supuesto aprovechéis para tocaros, abrazaros y besaros.
Tampoco beneficia mucho el que os empecéis a llamar el uno al otro papá y mamá, ya que puede reforzar el papel de padres.
Otra cosa que podéis hacer, es pillar desprevenida a vuestra pareja con pequeños 'ataques' sexuales, como meterle mano sin que lo espere...siempre viene bien para mantener el deseo.
Otro 'truco' es reservar directamente tiempo para las relaciones sexuales. Puede parecer que el sexo debe ser espontáneo, pero no tiene porqué. A veces, nuestras vidas nos empujan a tener que buscar los momentos en los que a los dos nos apetezca. No es nada malo, y si hay que hacerlo, pues se hace ¡Y punto!
En definitiva, lo importante es seguir cultivando la relación. Buscar tiempo para ello e intentar también que al hablaros mutuamente no os recordéis continuamente que sois padres.

Llámamemamá: ¿Qué postura puede ser la más cómoda/adecuada para practicar sexo durante el embarazo?

Raquel Martínez: Suele ser de lado, como haciendo la cuchara, ya que así la barriga molesta menos. Pero de todas formas sobre gustos no hay nada escrito. Es cuestión de comodidad.

Llámamemamá: ¿Se puede practicar sexo hasta el último día del embarazo? ¿Qué precauciones hay que tomar?

Raquel Martínez: Esto es algo a lo que no os puedo contestar con total fiabilidad, aunque creo que sí. De todos modos, os animo a que todas las consultas que tengáis de carácter médico, no dudéis en hacerlas a vuestro ginecólogo. A veces da vergüenza, pero seguro que él o ella tiene la respuesta y por supuesto, seguro no seréis los primeros en hacer esa pregunta.

Llámamemamá: Muchas mamás han notado que tras dar a luz la lívido ha disminuido. Se sienten cansadas y desmotivadas, ¿Qué consejos les darías?

Raquel Martínez: ¡Qué cultiven su deseo! Al sentirse desmotivadas pueden caer en una espiral de desgana y cada vez les apetezca menos. Si ignoramos cada vez más nuestra sexualidad, el deseo será menos.
Para evitar llegar a este punto lo mejor es añadir un poco de erotismo a nuestras vidas. Algunos ejemplos pueden ser:
- Leer una novela erótica. Leyendo un poco cada día, que nos despierte esa llama.
- Ver películas eróticas. Lo podéis hacer solos o con vuestra pareja.
- Daros un baño o ducha relajante en el que aprovechéis para recrearos en vuestro cuerpo y hacerle 'despertar'.
En definitiva empezar poquito a poquito con cosas que os vayan devolviendo el interés sexual.

Llámamemamá: Algunas mujeres sienten dolor cuando comienzan las relaciones después de la cuarentena. A veces ese dolor persiste durante meses y hace que teman al sexo, ¿Es algo normal? ¿Qué les puedes recomendar?

Raquel Martínez: Primero un ginecólogo debería revisar la situación, pero si todo está correcto, es muy posible que sea falta de lubricación. Esto tiene fácil solución, ya que existen numerosos lubricantes en el mercado. Pero si os dicen que tiene que ver con la cicatrización de los puntos...entonces es el médico quien debe ayudaros.

Llámamemamá: Fuera del propio sexo como tal, a veces, tras el parto, las hormonas nos revolucionan y hacen mella en las parejas. Nos gustaría que como psicóloga nos dieses algún consejo para gestionar sentimientos y para que las relaciones matrimoniales no se deterioren.

Raquel Martínez: Os puedo ofrecer varios consejos:
1. Prevenir. Hablar antes del parto. Es decir, comentad a vuestra pareja que esto puede pasar y debéis estar preparados.
2. Hablar abiertamente de todo. De los conflictos que surjan de vuestros sentimientos... No debéis temer el ser pesadas o cansar con el tema. Si no comentamos las cosas que nos preocupan se puede ir haciendo una bola y generándose rencor. Del mismo modo, dejad a vuestra pareja que se exprese y diga cómo se siente. Para ellos también es un gran cambio.
3. Tener en mente que estos conflictos pueden darse por la 'situación especial' en la que os encontráis y no darles más importancia de la que tienen.
4. Buscar tiempo que os permita realizar actividades gratificantes en pareja, aunque sea ir al cine, o salir a cenar una noche. Es importante que, además de ser padres, sigáis siendo una pareja.

Llámamemamá: ¿Qué métodos anticonceptivos recomiendas después del parto? Muchas mujeres se decantan por el DIU. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene?

Raquel Martínez: El DIU es un método anticonceptivo que eligen muchas mujeres porque es duradero. Hoy en día existen con y sin hormonas y lo coloca el propio ginecólogo.
Como ventajas tiene, la duración y que no tienes que estar pendiente de él. Una vez puesto, te olvidas.
Como inconvenientes tiene que en ocasiones puede producir dolor (en cuyo caso habría que retirarlo) o en alguna ocasión (aunque no es común) puede surgir un embarazo extrauterino.
Otro método anticonceptivo que se puede usar es el quirúrgico (ligadura de trompas o vasectomía) aunque para esto es necesario estar muy seguro de que no deseáis tener más hijos, y obviamente, es una decisión que se toma en común.
Los métodos hormonales más comunes suelen ser la píldora, el anillo, y el parche. Todos son muy seguros y pueden ser recetados por el médico.
La elección de un anticonceptivo es una decisión muy personal, y debe responder a las necesidades de cada persona o pareja.
En el blog de Qué placer de web he escrito un post sobre ello.

Llámamemamá: Por otro lado, algunas mamás que leen Llámamemamá, tienen hijos entrando en la adolescencia, ¿Cómo podemos hablar con nuestros hijos sobre sexo?¿A qué edad deberíamos tener esta temida charla con ellos?

Raquel Martínez: Parece que hoy en día el tema de la sexualidad en los adolescentes cada vez va más rápido y que es difícil decirles algo que ya no sepan.
Lo mejor en este tema es hablarles con naturalidad, que vean que en nosotros tienen a alguien con quien pueden compartir sus dudas sin que nos escandalicemos por ello.
Una buena opción para empezar una conversación puede ser cuando salga una escena de sexo en la televisión, o un anuncio de anticonceptivos.
También podemos iniciar la 'charla' cuando empiecen a estudiar la reproducción en el colegio. Podéis aprovechar el momento de los deberes y así que sepan que estáis abiertos a hablar de ello.
Para las que os sintáis perdidas y necesitéis un apoyo, os recomiendo el libro 'La educación sexual de los hijos' de Félix López.  Habla de lo más importante de la sexualidad infantil y adolescente y da consejos sobre cómo hablar de ello.

Llámamemamá: ¿Algún consejo final que te gustaría darnos?

Raquel Martínez: A lo largo de la entrevista os he ido dando pinceladas, pero creo que lo más importante es que recordéis que además de ser padres, sois pareja. Que os cuidéis y valoréis. Que si es necesario tener un momento 'sexo' en vuestras agendas, se tenga. Importante también es que os sigáis cuidando y arreglando para vuestras parejas.
El ser padres debe completar la relación de pareja, no sustituirla. Esto es fundamental recordarlo.

Desde Llámamemamá y en nombre de tod@s nuestros lectores/as queremos dar las gracias a Raquel, por haber hablado tan abiertamente de algo que nos preocupa a la mayoría, de dedicarnos un ratito de su preciado tiempo y sobre todo de habernos ayudado a conocernos a nosotros mismos un poquito más. ¡Bienvenida a la pequeña gran familia de Llámamemamá!

Os invito a todos a visitar su web Qué placer de web


6 comentarios:

  1. Felicidades x el post Irene!! Las dudas k tenia las tengo resueltas, muxas gracias, con tu ayuda en cada post nos lo haces mas facil! Gracias una vez mas y enhorabuena wapisima!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado todo las preguntas y respuestas ahora hay q. Llevarlas a la practica.Enorabuena. a las dos y felicidades por. Buestro trabajo besitooos

    ResponderEliminar
  3. Vamos Ire cada día te sales mas amiga.....
    besikos EVITA

    ResponderEliminar
  4. Que chulo este post me ha encantado sobre todo me ha aclarado dudas gravias guapa como siempre brillante.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu blog y desde ya te sigo. A mi marido no le gustaba yo mucho de embarazada y yo me sentí muy mal, suerte que al dar s luz la cosa a cambiado y volvemos a ser los mismos de antes con rspecto al sexo

    ResponderEliminar
  6. Hola Desire, bienvenida a la familia de Llámamemamá!! La verdad es que si se da esa situación debe ser complicado. Por un lado es de respetar la postura de la pareja, pero por otro...necesitamos cariño mas que nunca y sentirnos bien. Tambien es cierto que les pasa a muchas parejas y que despues del parto todo vuelve a la normalidad. A recuperar el tiempo perdido!! Un beso y gracias!!

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground