¿Cómo actuar ante una emergencia con nuestros bebés?

jueves, 19 de junio de 2014

Era sábado por la mañana. Había sido invitada por Madresfera a un genial evento. Lo cierto es que me apetecía muchísimo ir, pese a haberme pasado la noche en vela con mi pequeño. Lo consideraba esencial en mi mundo materno-filial. Agradezco un montón que nuestros amigos de Valle36 hayan decidido compartir este curso de primeros auxilios con mamás  y papás bloggers.

La mañana pintaba interesante. Siempre he dicho que deberían enseñarnos en la preparación al parto todo aquello que debemos saber sobre cómo reaccionar ante distintas situaciones de emergencia.

Las caídas, los golpes, las heridas, forman o formarán parte de nuestro día a día si o si. Así que, lo mejor es que estemos preparad@s para cualquier imprevisto, de estos que suelen aparecer en cuanto el bebé empieza a dar sus primeros pasos.

Como os iba contando, llegué al lugar. Simplemente perfecto. En el centro de Madrid y podía cerrar los ojos y sentirme en plena sierra. El sitio era genial, se respiraba paz. Muy amablemente nos fueron enseñando todas las instalaciones, y no dejamos de sorprendernos.


Foto: Llámamemamá


Valle36 es pionero en cuanto a preparación al parto y recuperación post parto. Ginecólogos de la capital llevan años confiando en la profesionalidad de sus fisioterapeutas, y no es de extrañar.

Disponen de una 'súper' piscina con agua sin cloro, únicamente con oxígeno, por lo que tanto bebés como embarazadas pueden ser tratados sin sufrir ningún tipo de infección.
Para las y los más coquet@s, debéis saber que también ofrecen tratamientos estéticos que van desde acupuntura en agua hasta recuperación de cicatrices de periné y cesárea.

Empezamos volviendo a la infancia. En un jardín preparado para los más peques, aprovechamos en grupo para plantearnos varias cuestiones. ¿Qué haríais si vuestro hijo se ha metido una canica en la nariz y sólo disponéis de unas pinzas de depilar y un pañuelo?

Tic tac, tic tac... Os dejo pensar...

Ante todo lo que os cuente, lo primero que debéis recordar es el monosílabo PAS. ¿What is this?
Son los tres puntos 'must' para ser útiles en una circunstancia de auxilio.
1. Proteger: Debemos encargarnos de no empeorar la situación. Proteger al herido y evitar daños mayores.
2. Avisar: Mientras protegemos, debemos avisar a emergencias, o bien a alguien que pueda ayudarnos en la primera intervención.
3.Socorrer:  Dentro de lo posible debemos aplicar todo lo que sabemos para socorrer al herido hasta que llegue el servicio médico.



Imaginaos que estáis en casa y os despistáis un segundo y vuestro bebé se voltea y cae de la cama o del cambiador (es una situación que pasa de una manera más habitual de lo que creemos).
Lo primero, debéis mantener la calma, siempre. Lo segundo debéis valorar tres cosas básicas y fundamentale. Estado de consciencia, respiración y pulso.

Lo siguiente es buscar heridas, hemorragias y aflojar la ropa que puede entorpecer la ayuda.
Algo muy importante y que puede incluso salvar vidas es colocar al pequeño en posición lateral (tal y como muestran las imágenes).

Foto: Llámamemamá

Dicha posición facilita la respiración, evita que ante un ataque epiléptico puedan atragantarse con la lengua y a la vez puede evitar hemorragias internas.
Si observamos que nuestro hijo sangra por un oído (dicho oído debe quedar pegando al suelo en la posición lateral) debemos estar alerta ya que eso puede suponer fracturas del cráneos.

Pero las caídas, afortunadamente no suelen ser tan impactantes como la anterior. Los moratones y magulladuras son el pan de cada día. Por ello, siempre vienen bien algunas recomendaciones. Si hay tierra en la herida lo mejor es meter el brazo o pierna debajo del grifo para que desaparezca la arena y después con una gasa (nunca algodón) limpiar de dentro hacia afuera.
Cuidado con usar alcohol. El alcohol es más bien desinfectante para instrumental, pero para el cuerpo lo mejor es agua oxigenada o Betadine.
Si hay mucha sangre, comenzaríamos poniendo gasas en la apertura (una encima de otra) hasta que disminuya la hemorragia.

Foto: Llámamemamá

Pero también podemos encontrarnos con un dolor abdominal. En este caso, si no sabemos de dónde puede proceder, lo mejor es NO medicarnos. Nada de tomarnos la justicia por nuestras manos y si el dolor es muy intenso, lo mejor es colocarnos en posición fetal y esperar a ser atendidos por los facultativos.

Otro de los 'sustos' prefes de los niños son los atragantamientos. Y es que, en cuanto comienzan a llevarse todo a la boca, nada está libre de ser engullido. Por este motivo tenemos que conocer cómo reaccionar. Si es un bebé (hasta un año) lo mejor es cogerlo con un brazo, inclinándolo hacia delante y golpearlo en la espalda con el otro hasta que salga el objeto.

Foto: Llámamemamá

Según iba pasando el tiempo, os imagináis que las situaciones se complicaban. Desde mareos hasta amputaciones, y acabando con el RCP porque no respondía a ningún estímulo. El RCP en bebés (hasta 1 año) debéis recordar que se realiza con el índice y el corazón presionando dos puños por encima del ombligo (a la altura del esternón) y hacer 30 repeticiones, 2 insuflaciones y 4 tiempos. Esta maniobra es la última que debemos realizar (si no está consciente, si no respira y si no tiene pulso).

Foto: Llámamemamá


Las quemaduras de algún modo u otro también son típicas en edades tempranas. Cualquier quemadura infantil es considerada de gravedad. Es importante no aplicar ningún tipo de crema, ni la famosa pasta de dientes milagrosa.


Lo cierto es que todos y cada uno de los consejos satisfacían nuestras dudas. Poco a poco empezamos a entender la importancia de mantener la calma y mostrarnos tranquilos y cooperadores.

¿Aún seguís pensando cómo sacarle la canica a vuestro pequeño?
Pues bien la solución es NO HACER NADA. Dirigirse rápidamente al centro médico más cercano. Nunca demos intentar sacarla nosotros porque por el contrario podemos ayudar a que se introduzca aún más en las vías respiratorias. Tampoco debemos hacerles sonar porque eso puede provocarles heridas en las fosas nasales. Por lo tanto la solución es clara: Dejar trabajar a los profesionales.

Después de pasar una mañana entretenida, productiva, práctica y en buena compañía, nuestros amigos de Valle36 nos dieron las gracias con unos ricos aperitivos en ese genial jardín. Allí, pudimos intercambiar experiencias entre padres que siempre sirven de ayuda. Además, nos despidieron con un dulce y original detalle: Estas deliciosas y apetecibles galletas de Mami Town y Valle36.


Para cualquier cuestión, o si os apetece recibir información sobre todo lo que Valle36 ofrece, no dudéis en poneros en contacto conmigo.







 

3 comentarios:

  1. Muy buenos consejos sobre todo a las mamas primerzas pero el teorico es facil la practica cuesta mas por los nervios y la preocupacion pero nunca biene mal estar preparado un beso muy grande Irene eres genial y lo esplicas muy bien

    ResponderEliminar
  2. Que bueno saber que hacer en situaciones de ese tipo!!!! Gracias por compartirlo con nosotros, guapi! Un besote

    ResponderEliminar
  3. ¡¡No me había pasado todavía a leer tu crónica del evento!! ¡¡Genial...!! Yo lo tengo pendiente... (como taaaaaaantas cosas...)
    Pues aunque ya tenemos las cosillas un poco más claras... lo que sigo teniendo más claro después de aquello es que... ¡¡¡espero no tener nunca la necesidad de hacer o probar estas cosas!!! Jajaja...

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground