Una semana sin él

miércoles, 20 de julio de 2016

¿Sabéis eso de que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes? Pues bien, en ese punto estamos Papá Manuel y yo. 

'Disfrutad de vuestro tiempo' 'Descansad' 'Aprovechad a dormir' llevo exactamente una semana escuchando una y otra vez frases parecidas.

Hace siete días que los geniales abuelos se fueron al pueblo con mi Petit Manuel. Él estaba emocionadísimo. Quiso hacer su maleta, metió un poco de todo y no durmió deseando que llegase el momento de ir al tan famoso: Pueblo. 

Reconozco esa sensación de deseo cada verano. Mis abuelos nos esperaban a mis primos y a mi para pasar tres inolvidables meses. No había muchas normas, lo pasábamos en grande y por supuesto, jamás de los jamases queríamos volver a la capital.

Pero ayyyy ahora. Ahora que soy yo la madre, la perspectiva cambia por completo. 

Empezaré confesando que me he convertido en una madre histérica que whatsappea y llama sin parar a cada hora para ver qué tal está su cachorro. Huelga decir que el cachorro en cuestión no quiere ponerse al teléfono porque está living la vida loca en el pueblo.

Estos días nuestro ánimo ha decaído. Tanto Papá Manuel como yo nos sentimos inmensamente vacíos. Llegar a casa y que no esté. Sus risas, sus llantos, sus payasadas. Creo que esta vez lo estamos viviendo más intensamente porque nos falta él.

Y lo notamos. Nos sentimos incapaces de disfrutar al 100%. Cada cosa que hacemos le recordamos. Entrar en su habitación nos angustia, porque no está.

Contado así, cualquiera diría que hace apenas tres meses pasábamos diez días por EE.UU  en pareja. Pero es que es cierto, cada día le añoramos más. Está siendo difícil y de verdad que lo notamos en nuestro estado anímico.

Ahora es cuando nos estamos dando cuenta de que ya es imposible mirar atrás e intentar recordar nuestra vida sin él. Poco a poco cada día les quieres mas, les conoces mas y por supuesto tu vida se centra en ellos.

Está pasándoselo bomba. Piscina, parque, abuelos, él está feliz. Yo también de saber que están siendo unas buenas vacaciones, pero le necesito. Necesito sus abrazos y sus besos y su olor y su cariño.

No se si alguna vez habréis vivido lo mismo que yo estoy viviendo, pero de ser así entenderéis mi angustia y mi desazón. Cuento los días, los minutos y los segundos para tenerle entre mis brazos. Mientras, soy feliz sabiendo que él también lo es, disfrutando de su Pueblo.

    Foto: Llámamemamá



1 comentario:

  1. Ánimo guapa!! Seguro que dentro de nada está con vosotros!! La nuestra este año no ha ido a la playa pero el año que viene no creo que se escape y me pasará lo mismo..Muchos besos!!

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground