Inseminación artificial e In Vitro: Dos caminos hasta la paternidad

jueves, 3 de julio de 2014

El lunes, con el genial y especial testimonio de María, se abrió un tema complicado al mismo tiempo que común.

Habéis sido muchas las personas que os habéis puesto en contacto con Llámamemamá para darme las gracias por haber hecho ese post. Se que muchas estáis o vais a empezar con este proceso tan mágico de búsqueda y os reconforta saber que pese a todos los obstáculos que os podáis encontrar, nada es imposible.

No sabéis lo feliz que me hace saber que con estas entrevistas podemos allanar un poco el camino y dar luz al final del túnel, ¡Por que haberla, hayla!

Por eso, me he puesto manos a la obra con algo totalmente desconocido para mí.

Hace algún tiempo, y mujeres diferentes, me mostraban su deseo de ser madres, pese a ser solteras. La verdad es que en lugar de prejuzgar, decidí escuchar ( a veces viene muy pero que muy bien). Estaban dispuestas a, si llegada una edad considerable no tenían pareja, recurrir a la inseminación.

Nunca me lo había planteado. ¿Y yo qué hubiese hecho? No es que sea especialmente niñera, pero tenía claro que hijos, al menos uno, quería tener. No podía irme de este mundo sin dejar un pedacito de mí. Así que, ahora que lo pienso, probablemente también hubiese recurrido a esta opción (nosotras que tenemos la posibilidad)

Así que, dada la aceptación e importancia de este tema, he decidido dedicar este post a explicar en qué consisten dichos métodos.

Inseminación artificial

Suele ser la opción principal ya que es una de las menos agresivas. En primer lugar, se seleccionan los espermatozoides, ya sean de tu pareja o de un banco de semen y se introducen en el útero en el momento de la ovulación.
El proceso en sí, apenas dura diez minutos, y no sientes dolor.
Lo cierto, es que antes de llegar a la introducción de los espermatozoides, se estimulan los ovarios mediante progesterona, y hormonas que facilitan la concepción.

Los especialistas controlan en todo momento, mediante ecografías que el tamaño y el número de funículos es el adecuado. Cuando el óvulo comienza su descenso y queda liberado, se produce la inserción de los espermas.

Normalmente, este proceso, a las parejas que tras pasar distintas pruebas de fertilidad, se les aconseja realizarlo, se les da la posibilidad de un máximo de tres intervenciones.

El precio de la IA va desde los 400 hasta los 3.000 euros, dependiendo de si el semen es de la pareja o de un banco de la clínica ( creo que lo lógico es comparar clínicas porque pueden existir notables diferencias)

Si después de esos intentos aún no se ha conseguido concebir, entonces es cuando quizá la mejor opción sea pasar al plan B; La Invitro.

¿Qué es la In Vitro?

La principal diferencia consiste en que la introducción del espermatozoide en el óvulo se produce fuera del cuerpo de la mujer.

En este caso, los médicos lo que intentan es producir una gran cantidad de óvulos (entre 10 y 12). Como en la IA los profesionales controlan el proceso mediante ecografías vaginales y análisis de sangre.

Cuando los folículos maduran, se extraen, aunque hay que tener cuidado de no tener un exceso de folículos porque sería contraproducente.

La intervención puede durar unos quince minutos y se hace mediante una punción ovárica. El mismo día de la extracción se produce la unión entre el óvulo y el espermatozoide. Lo normal es que se fecunden entre siete y diez óvulos. Una vez comienzan a dividirse, los profesionales seleccionan aquellos embriones viables para días después ser implantados en el útero de la futura mamá.

Es conveniente saber que legalmente pueden ser transferidos un máximo de tres embriones. Lo normal es que sean uno o dos, pero por supuesto todo ello depende de la situación personal de cada mujer (veces que haya intentado la IA, incluso la In Vitro).

La In Vitro, dado el complejo proceso y sobre todo el aumento de posibilidades es más caro que la IV. Entre 3.000 y 6.000 euros es lo que viene costando. Como antes os comentaba, seguramente merezca la pena comparar clínicas y precios, porque seguro existen considerables diferencias.


La verdad es que son procesos relativamente largos, y sobre todo requieren de paciencia y optimismo. El poder de la mente juega un papel básico y fundamental. Hay que dar tiempo al tiempo y sobre todo nunca perder la esperanza.
Ser padres es una meta que para unos es más fácil y para otros quizá haya que sortear algún obstáculo, pero de lo que no hay duda es de que para todos es el objetivo que siempre merece la pena y la recompensa es lo mejor que la vida te puede dar.

¡ÁNIMO, ÁNIMO Y ÁNIMO!

Foto: Google.es


6 comentarios:

  1. Muy bien explicado pequeñaja. Todo el mundo tenemos derecho a ser papas y aqui da igual tu estado civil , si tienes pareja o condicion sexual. Es una experiencia unica que nadie se debería perder. Es el regalo de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post Irene!!! Es bueno conocer todas las opciones y es verdad k da igual el estado civil. Yo si no tubiera pareja y pudiendo permitirmelo tb lo hubiera hecho. Ahora k soy madre, es lo mejor k me pudo pasar en la vida!!! Mi pekeña Daniella es el mejor regalo del mundo entero!! Animo a todas esas mujeres y familias!! Muxas felicidades irene. Besitos de parte nuestra.

    ResponderEliminar
  3. Ay, menos mal que lo explicas todo tan bien porque siempre me he hecho un lio entre los dos tratamientos. La verdad es que yo también hubiese accedido a alguno de estos tratamientos si no hubiese tenido pareja... El deseo y la ilusión de ser madres puede con todo y...por qué no!? Deberían legalizar alguna práctica para que los hombres que quisiesen, pudieran hacer lo mismo! ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola! Muy buen post, me encanta. A mayores de lo que comentas me gustaría decir que normalmente la inseminación artificial se suele hacer entre los días 12 y 14 del ciclo menstrual.

    Saludos! Me encanta tu Blog!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!
    Muy buena información, hay cosas que a veces la gente no suele entender pero esta muy bien explicado, yo creo que todas y todos tienen el derecho a ser padres y que aunque a veces parece que eso no es posible,existan métodos alternativos para poder lograrlo y que con paciencia, apoyo y sobre todo decisión se pueda lograr y que si no se puede con uno se pueda tener la alternativa de elegir otro tratamiento, ojala la gente que no puede tener hijos se pueda dar la oportunidad de tomar algún tratamiento y no tengan miedo al tomar esta decisión.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  6. Gran artículo que explica a la perfección tanto la inseminación artificial como la fecundación in vitro. Gracias y saludos :)

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground