Cólico del lactante: El terror de cualquier padre

jueves, 18 de septiembre de 2014

Tengo muchos temas pendientes en mi cabeza y en mi escritorio para contaros, entrevistas, ¡Vuelven los partos!, tendencias, próximos workshops...Pero una lectora, fiel lectora y amiga, hace unos días que comentaba que su bebé tenía cólicos.

Era la segunda mamá en menos de un mes que me consultaba por ello. ¿Tú qué le disté al tuyo? ¿Cuál fue tu secreto para sobrellevarlo? A lo que yo, me encogía de hombros, ilusa, y respondía, 'es que...mi niño no los tuvo' no tuvo cólicos, ni gases, ¡Qué suerte la mía! Porque debe de ser entre horrible y desesperante.

Mi amiga me propuso hacer un post sobre ello y no me lo pensé. Esto es Llámamemamá. ¿Queréis qué se trate algún tema? Yo encantada, porque además se que cada vez sois más los que formáis parte de esta familia y seguro entre todos nos podemos ayudar (aunque sea contándonos las penas y noches tirándonos de los pelos, nos desahogamos, y listo, Calisto)

El caso es que decidí ponerme manos a la obra e investigar un poco.

A priori sales del hospital con un 'desconocido' (pero lindo) bebé en los brazos que sólo sabe llorar. Llorar para comer, llorar por sueño, llorar para avisarnos de que está sucio, llorar porque está malito... Por que los bebés, no lloran por llorar, lloran porque algo les inquieta o necesitan y es su forma innata y única de captar nuestra atención.

Hasta ahí, todo lo que esperamos de un recién nacido. Pero, se aproxima la noche... Normalmente los cólicos suelen aparecer durante unas horas determinadas y no varían demasiado. Empieza la 'juerga'. El bebé llora desconsoladamente, se pone rígido o se retuerce. Es imposible calmarle. Ni boca abajo, ni de lado, ni con el pecho, ni con el bibe, ni meneándole. Nada. En este momento quieres morir de desesperación, ¿Qué hacéis? ¿Llevarle al hospital? ¿Esperáis a ver si se calma? ¿Son estos los denominados cólicos del lactante?

Para reconocerlo hay que tener en cuenta la regla del los '3 de Wessel'. ¿Y esto qué eeeees? 
1. Este suceso suele darse durante los tres primeros meses de vida y no antes de los 15 días desde el nacimiento.
2. Dura dos o tres horas y suele ser más o menos en la tarde-noche.
3. Esto ocurre varios días a la semana.

Amalia Arce, pediatra y autora del blog 'Diario de una mamá pediatra' asegura que "la mayoría de los expertos piensa que puede estar causado por estrés o cansancio del lactante en un momento de inmadurez neurológica y fisiológica".

Para los adultos es muy sencillo tomar decisiones cuando estamos tremendamente cansados y no es posible dormir. Buscamos una distracción o simplemente asumimos la situación, nos resignamos. Pero para un bebé es imposible esa resignación, y expresa de la única manera que sabe su cansancio, llorando. Es por eso que dicen que dicha inmadurez puede ser la causa de los llantos, y de ahí que los múltiples remedios homeopáticos, farmacéuticos y caseros, en ocasiones, no tengan el efecto que deseamos. A mi parecer, tiene sentido.

Lo primero que tenemos que hacer es no frustrarnos. No tener en mente la idea de que algo no estamos haciendo bien, porque no es así. El bebé está comido, limpio, ha pasado un buen día, simplemente llega la noche y comienza el llanto. Nuestro nerviosismo tampoco ayuda, por lo que debemos mantener la calma, que no nos noten alterados o irritados.

Intentad darles un baño. No a todos, pero para muchos el baño es una manera de relajarse, de descansar, de evadirse del estrés mundano. Tras el baño, y aunque continúe con el llanto tratad de masajearles el cuerpo entero, no sólo la barriguita. (Al final os muestro los aceites que yo suelo usar, Johnson's y Klorane)


Deteneros en su barriga, colocando los dedos de la mano derecha justo debajo de su esternón empezad suavemente a masajear en círculos en sentido de las agujas del reloj.

Todo esto lo aprendí en las clases post parto (que en todos los centros de salud públicos deberían hacer).

Después, podéis sujetar las piernecitas con vuestras manos y doblarlas despacio contra su pecho. Repitiendo la secuencia varias veces. Este ejercicio facilita la expulsión de gases y ayuda al estreñimiento.

Probablemente os indiquen la necesidad de acudir a un especialista, físioterapeuta, homeópata, e incluso reflexoterapia, ya que el reflejo del estómago y el duodeno lo tenemos en el dedo gordo del pie (no te irás a la cama sin aprender algo nuevo) El caso es que eso ya es decisión propia de los padres.

Pero lo cierto es que muchas de mis mamis han acudido al pediatra y han compartido el mismo método, Colikind, Reuteri, e incluso Aerored, pero todo esto por supuesto bajo prescripción médica.







Recuerdo que durante varias semanas mi bebé estuvo algo estreñido. Un remedio casero que por lo menos a mi nunca me ha fallado, ha sido darle un poquito de zumo de naranja natural. Mano de santo.
He de decir que también contaba con un aliado que os recomiendo y que a muchas mamás que me conocéis os he aconsejado, es la gama de Ordesa de Blevit infusiones. 

Tanto Digest como L, facilitan la digestión del bebé y ayudan a mejorar el estreñimiento. Blevit sueño, pueda ayudaros también a la hora de que vuestro pequeño se relaje y el llanto se reduzca.




Después de leer muchos blogs, de aplicar la lógica y de aconsejaros, dentro de mi humilde opinión, creo que he llegado a la conclusión de que no hay un remedio absoluto (lo siento mucho amig@s) contra los temidos cólicos. Kilos de paciencia, de relajación, de ayudar al bebé a tranquilizarse, a descansar. Se que muchos estáis pasando o habéis pasado por ello, por eso, si tenéis recomendaciones, trucos, consejillos o remedios, ¡No os lo guardéis! Compartidlos porque estoy segura de que les serán muy útiles a muchos papás.



4 comentarios:

  1. Muy buenos consejos sobre todo a las mamas primerizas q siempre te asustas por todo lo q le pasa al bebe siempre hay algo q aprender besitos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el post. Es verdad que de repente se ponen a llorar y tu te vuelves loca intentando saber que le pasa..
    A mi la pediatra me dijo q mi nena tenia colicos pero q hasta el mes y medio no le podia dar colimil que era lo que ella me pautaba para darle.. yo intentaba darle blevit pero no hay manera de que lo tome.. dicen q suele gustar a los bebes.. pues a la mia no :(
    Asi q yo solo puedo decir q el colimil algo hace xq la peke los gases los expulsa.
    Tambien lo de subir las piernas hacia el pecho, mano de santo!
    Tambien he probado durante la tarde llevarla en la mochila portabebes asi va recta en vez de tumbada y parece q le va bien.
    Animo a tosas son unos meses malos solamente..

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! Todos esos consejos van genial para aliviarlos y desestresarlos :-) Yo diria que no duden en dormir con ellos durante el tiempo que duren los colicos porque el bebe se siente reconfortado teniendo a su mama al lado, los colicos duelen mucho, pobres!!! El osteopata va muy bien porque pone el esqueleto del niño en su sitio, no olvidemos lo que sufren para nacer....y muchas veces los gases y estreñimiento vienen de ahi. Besitos y animo que, como ya han dicho, pasa volao!!

    ResponderEliminar
  4. El cubo de tummy tub va muy bien ya q al estar en esa posición y el calorcito del agua, les ayuda a expulsar con más facilidad los gases.
    Nena eres la mejor muaaaaaaa

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground