Con el NO por delante

miércoles, 22 de julio de 2015

Como ya os había comentado, ya tengo en mi poder el libro Aprender a Educar. Nunca he sido partidaria de seguir este tipo de lecturas, pero dado que estamos entrando en una edad donde el carácter comienza a aflorar, he pensado que no está demás echar un vistazo al pensamiento de los expertos.

Me gusta mucho leer y aprovecho cada segundo para tomarme mi tiempo y dedicarme a los libros, así que cada mañana como llego media hora antes al trabajo me quedo leyendo y desconecto.

Así que, ya estoy puesta en materia. No quiero desilusionar a nadie pero cada día que pasa y cada hoja que leo me hace ser mas incrédula sobre las teorías y nuevas formas de educar. Soy de las que piensa que cada padre educa como quiere, puede o sabe pero acepto sugerencias.

Algo que estoy descubriendo poco a poco es la capacidad que tienen los niños de asimilar el NO. Mi hijo, con 20 meses entiende a la perfección las consecuencias de una negación.

El libro nos muestra una forma diferente de canalizar el enfado en los padres. Parece simple, pero yo que lo he intentado os aseguro que nada más lejos de la realidad.

Cuando después de recoger los miles de muñecos y juguetes que había esparcidos a lo largo y ancho del salón y llega el buen hijo y lo vuelca sin motivo aparente, tu ira y tu paciencia se desbordan y es entonces cuando el libro te explica que todo ese enfado debes interiorizarlo...Me hundo.

No grito ni nada por el estilo, pero es obvio que cuando estas cansado, estresado y te ocurre una situación similar a esa lo que menos piensas es en guardarte para ti ese malestar. Yo lo he intentado y es duro, difícil y sobre todo deber ser plenamente consciente de lo que haces para darle la 'vuelta a la tortilla' sin que se entere.
Pienso que tampoco pasa nada por mostrar nuestras emociones que son sanas. Sin gritos ni malas palabras, pero haciéndoles ver que estamos molestos ante esa situación.

¿Vosotros sois de los que van con el no por delate o preferís respirar mil veces y tragaros vuestro enfado?


2 comentarios:

  1. Siempre depende... Javi dice que mi paciencia es infinita, pero hay días y días!
    Hay situaciones donde el NO no tiene sustituto, cruzar la calle sola, jugar con bolsas, sacar la basura de la papelera, y un verdadero sin fin de cosas... pero hay que saber darle la vuelta a la tortilla!
    Os cuento el caso de ayer:
    - Oriana, recoge los juguetes antes de cenar, por favor,
    - No! (eso sí que lo tiene bien aprendido)
    (5 min después)
    - Oriana, si quieres que te ayude a recoger los juguetes, dímelo.
    - .....
    (justo antes de la cena y con la escoba en la mano)
    - Oriana, cariño, vas a recoger los juguetes? porque yo voy a barrer y si están en el suelo van a ir a parar a la papelera!!
    - No barras mami!!! (y juguetes recogidos en 0,5)
    Un beso grande guapísima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Estoy totalmente de acuerdo, hay muchas maneras de hacerle ver cómo se hacen las cosas correctamente sin tener que llegar a enfadarse, pero en otras, es inevitable. También hay que considerar el día o el momento en el que nos pille porque no siempre nuestro ánimo es el mismo y eso se nota. Creo que sobre todo con cariño, respeto y ayudando se consigue educar correctamente.
      Besos para ti y para la preciosa Oriana!

      Eliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground