La decisión es nuestra: ¿A favor o en contra de las vacunas obligatorias?

jueves, 4 de junio de 2015

Como no podía ser de otra manera, hoy toca analizar un tema de actualidad que por supuesto, nos afecta a todos, pero en especial a los niños; las vacunas.

De unos años para acá parece que existe una oleada de críticas y renuncias hacia la vacunación infantil. Que si es contraproducente, que si son caras, que si es todo una estrategia de marketing elevada al máximo exponente por las farmacéuticas, etc, etc...

Reconozco que en más de una ocasión he creído estar de acuerdo con estas teorías conspiratorias, pero nunca he dudado acerca de la necesidad de proteger a mi hijo y también a su entorno.

La verdad es que últimamente y por desgracia, día si y día también, bien por discrepancias políticas o como en este caso, ideología extrema, siempre tenemos en cuarentena la salud de nuestros pequeños.

La tendencia de lo natural, de hacer todo lo más ' a la viaja osanza' parece estar de moda, y para ser francos, ahora sí que me preocupa.

Las vacunas no son malas, las vacunas existen por algo y por supuesto, a lo largo de la historia han tenido el cometido de salvar vidas. Si, salvar muchas vidas.
Detrás de una vacuna hay cientos de profesionales que pelean día tras día por buscar la mejor solución a nuestros problemas de salud. Gracias a ello, muchas enfermedades han ido erradicándose y prácticamente están extinguidas.

Hoy hay un niño de seis años, indefenso y a merced de las decisiones de sus padres, debatiéndose entre la vida y la muerte por no haber sido vacunado. ¿Somos conscientes realmente de lo que esto supone cuando decidimos prescindir de la vacunación obligatoria?

La medicina alternativa puede ser un buen recurso para cualquier otra variante, pero creo que no lo es cuando se trata de la salud de un menor. 

Además, como madre no puedes evitar sentir miedo. Yo he vacunado a mi hijo, pero, ¿Qué pasaría si el pequeño infectado está en contacto con un recién nacido o con una persona anciana? Obviamente cundiría el pánico, y no es para menos.

Con esto no quiero decir que exculpe a las farmacéuticas de los excesos de comercialización, y a los políticos de jugar con la salud de los niños (primero fue dejar fuera dos vacunas del calendario gratuito para pasar a ser de pago y segundo, eliminando la vacuna de la varicela, convirtiendo a los padres en locos buscadores de la misma fuera de nuestras fronteras), sino que los primeros responsables de evitar llegar a esto somos los padres.
En este caso está clarísimo, ellos han decidido no vacunarle y ahora hay que asumir consecuencias.

Se que son palabras y reflexiones quizá duras, pero repito, como madre me siento responsable de cuidar de la salud de mi hijo, dentro de mis posibilidades, y también de salvaguardar la salud de quienes le rodean, en su mayoría niños también.

¿Qué opináis vosotros?¿Estáis a favor de seguir el calendario de vacunación?

     Fuente imagen: Google



2 comentarios:

  1. Por supuesto a favor de vacunar a los niños. Me parece una irresponsabilidad maternal y social no hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola soy Raquel y soy mamá de dos princesitas yo sí estoy a favor de las vacunas pero en mi casa trabajamos mamá y papá con lo cual económicamente me lo puedo permitir por eso mis hijas se han vacunado mi pregunta es las familias que económicamente no se lo pueden permitir no tienen derechos los niños a tener buena salud?? porque hay que privarLes de ello??? No lo entiendo.
    por otro lado tampoco entiendo a las familias que no están de acuerdo con las vacunas( pero las Respeto) cuando sus pequeños enferMen por no haber sido vacunados lo lamenTaran no??? Alomejor ya es tarde.
    Solamente es mi opinión espero no haber molestado a nadie con esta me despido Irene un post fantástico como siempre.

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground