Porque la vida no es rosa o azul

jueves, 25 de junio de 2015

Hace un tiempo, una buena amiga me envió el enlace a un artículo sobre un tema que tenía en mente compartir.

Cuando te quedas embarazada lo único que te pasa por la cabeza es si estará sano, si será niño o niña...qué nombre ponerle...cuestiones que poco a poco se irán resolviendo. Como siempre he dicho, tendemos a crearnos expectativas que algunas veces se cumplen y otras no.

Conocer el sexo del bebé es de lo más emocionante, ¿Os acordáis de ese momentazo? Pronto elegísteis el nombre y el azul o el rosa empezó a formar parte de la decoración de vuestra casa.

Pero, ¿Os imagináis que un buen día vuestro hijo os desvela que se siente niña? ¿O vuestra hija quiere llamarse con un nombre masculino? Nunca lo pensamos, pero entiendo que, cuanto menos, puede resultar desconcertante. Mucho.

Me vienen varios casos mediáticos a la cabeza que seguro recordáis, pero quizá el más representativo y que por supuesto a entreabierto la puerta del respeto es Shilou, la hija de Brad Pitt y Angelina Jolie.

    (Foto Google)

Se que siendo alguien famoso es mucho más sencillo ganarse la aceptación de la sociedad, (aunque lo primero es aceptarnos nosotros) pero se que esta revelación ha supuesto un gran paso para muchos padres con hijos en esta situación.

Algo que ellos han hecho y que los papás debemos tener presente en la vida de nuestros pequeños es APOYARLES.Siempre. 

No debe ser nada fácil que un buen día tu mundo se transforme, que tengas que autoconvencerte de que tu hijo no se siente como tal. Que ni si quiera quiere llevar el nombre que con tanta ilusión elegiste. Además, estoy segura de que piensas cómo explicar al mundo el cambio que vuestro entorno está sufriendo, y lo que es peor, no paras de torturarte por miedo a que le hagan daño, a que no lo entiendan, a que sufra.

Sin embargo, creo que por un momento debemos olvidarnos del mundo y pensar que lo que realmente queremos es su felicidad. ¿Qué más da lo que los demás piensen si su sonrisa alumbra cada día? 
Algo que los Pitt-Jolie han hecho ha sido llevarlo con la mayor naturalidad posible, y sobre todo dejándole vestir, peinarse y llamarse como quiera. Le han dado libertad y eso se traduce en vida y felicidad.

Podrán ser criticados por muchas otras cosas, pero considero que como padres, son todo un ejemplo. Los valores que les inculcan son muy acertados y como antes decía, suponen allanar un poco el camino de piedras.

En España, no hace mucho, hubo un caso similar, en el que unos padres lucharon con uñas y dientes porque dejasen a su hija en el colegio utilizar uniforme y baños femeninos, porque así se sentía. Me enorgullece saber que existen personas con esa forma tan coherente de pensar y que anteponen la felicidad de sus hijos al mundo.

¿Os habéis planteado alguna vez esta situación?

3 comentarios:

  1. Hola!! pues la verdad es que si me lo he planteado y el tema de que sea mi hija lesbiana, también, pero la verdad que son dos cosas que no me preocupan, mientras sea buena persona, da igual su condición.
    Saludos y feliz día!!

    ResponderEliminar
  2. No me lo he planteado. Pero estoy segura de que lo aceptaría. Lo que todos los padres quieren es que sus hijos se encuentren bien consigo mismos y sean felices, cada uno con sus características.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa. Yo lo del cambio de sexo no me lo he planteado pero que el día de mañana le gusten las chicas alguna vez sí. Tengo dos amigos que les costó bastante aceptarse a sí mismos y desde que lo hicieron son mucho más felices, tanto ellos como sus familias. Lo importante es aceptarte a tí mismo y ser feliz.

    ResponderEliminar

Commons Attribution 4.0 International license.

Commons Attribution 4.0 International license.
Proudly designed by Mlekoshi playground